Un campesino filósofo y sabio

sobriedad feliz

Unas escogidas frases de un libro muy especial, Hacia la sobriedad feliz, de Pierre Rabhi, un sabio filósofo que nació en Argelia en 1938, que aprendió a cuidar de la tierra, y que empezó a pensar en lo que hacemos con la Tierra, nuestro planeta:

¿Qué planeta vamos a dejar a nuestros hijos? ¿Qué hijos vamos a dejar a nuestro planeta?

El planeta Tierra es, hasta ahora el único oais de vida que conocemos en el seno de un inmeoso desierto sideral. Cuidarlo, respetar su integridad física y biológica, aprovechar sus recursos con moderación, instaurar en él la paz y la solidaridad entre los humanos, en el respeto  de toda forma de vida, es el proyecto más realista y magnífico que pueda haber.  

De la Introducción al Movimiento por la Tierra y el Humanismo

Para que los árboles y las plantas puedan florecer,

para que los animales que se alimentan de ellas crezcan,

para que los hombres vivan,

hay que honrar la tierra.

Si queremos garantizar la perennidad y el florecimiento de la especie humana en el planeta, debemos construir nuevos modelos de sociedad que pongan al ser humano y la naturaleza en el corazón de las prioridades. En primer lugar, esta sociedad perenne debe alimentar de forma sana a su población, preservar y regenerar el medio natural y volver a crear un vínculo entre los seres humanos y la naturaleza, con el interés que impone a nuestra conciencia, de la forma más rigurosa, la suerte de las generaciones futuras.

Pierre Rabhi