Sin noticias del cuarto mundo.

quemando-coches.jpg
Altercados en Francia

Ultimamente vemos asomar cada vez con mas frecuencia la cara de un mundo pobre y deprimido desde dentro del mundo rico. Sucedió con las revueltas callejeras de los suburbios de las principales ciudades de Francia y durante las inundaciones de Nueva Orleans.
Las imágenes de la tragedia de Nueva Orleans impactaron en más de un sentido: por un lado, por la magnitud del daño causado por un fenómeno natural que pudiera ser un anticipo de lo que está por venir como efecto del cambio climático; por otra parte, porque las escenas de cientos de personas desamparadas parecían casi idénticas a las de un país africano en situación similar, impresión reforzada por el hecho de que gran mayoría de las víctimas abandonadas a su suerte son afroamericanas. Una imagen del país muy diferente de aquellas a las que nos tienen acostumbrados. ¿Qué está pasando en las sociedades de los países ricos?

Parece que dentro del primer mundo se gesta silenciosamente un drama al que no se le presta apenas atención. Pero unos pocos años mas con las actitudes políticas actuales y las bolsas de pobreza del mundo rico podrían aumentar hasta alcanzar cotas propias de los países en vías de desarrollo. Los motivos: la quiebra de la clase trabajadora (aquella que no existe) debido al creciente desequilibrio entre la oferta y la demanda de empleo que reduce los salarios, por un lado, y por otro lado por los altos precios de los bienes de 1ª necesidad, impulsados por la restricción natural de la oferta, el control de precios de los oligopolios, y la “equivocada” intervención estatal; el constante ritmo de inmigración de personas pobres, la privatización de sectores socialmente estratégicos como son el transporte, la salud y la educación que dificultan el acceso a los más desfavorecidos a estos servicios fundamentales; y como no, la deslocalización empresarial y la absoluta libertad de movimiento del capital, entre otros.
Pero no se trata de que la globalización nivele la riqueza, sino de que la riqueza o la pobreza ya no serán signos distintivos de los países. El tercer mundo se instaura entre nosotros, a la vez que en éste nace una nueva clase rica, tal como ilustra el ejemplo la nueva Rusia capitalista. Según que barrio visitemos podemos sacar conclusiones totalmente diferentes sobre el nivel de vida de éste y otros muchos países. No está muy claro que varíe la riqueza global, pero sí que se produce una clara polarización entre ricos y pobres.
Aparte de la pérdida de calidad de vida, evidente para una gran mayoría de personas, esta nueva distribución de la riqueza produce el efecto de hacer ineficaces – más si cabe- los medios de control económico de los estados; la impotencia de estos propiciará más privatización como engañosa tabla de salvación al reducir los déficit públicos. Los estados pueden acabar cediendo parcelas de control – y de creación de empleo- a entidades privadas de muchos ámbitos; de hecho, esto es lo que ocurre incluso con las ONG’s y con el voluntariado.
La debilidad de una clase trabajadora en declive permitirá el resurgimiento de partidos políticos extremistas, ya sean de izquierda como de derechas y nacionalistas. Los representantes políticos se alejaran del pueblo conforme éste pierda la fe en la democracia. Por desgracia se alejarán para acercarse a la oligarquía económica y trabajar a su favor, eso sí, recibiendo un salario y una legitimación de origen popular.
Si todo esto ya está gestándose, ¿por qué no se reacciona? Quizá porque nos engañamos al creer que perteneceremos de por vida al primer mundo. Como creemos que la democracia es algo sólido y de desarrollo irreversible. Que las imperfecciones no son más que eso: anomalías excepcionales. Y sobre todo nos engañamos creyendo en el crecimiento económico indefinido, cual fantástica máquina de movimiento perpetuo.
En definitiva, el cuarto mundo puede dejar de ser una excepción a la regla y pasar a definir la normalidad. Y puede ocurrir antes de que nos demos cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s