En verano no sólo se funde el asfalto.

el-despacho-ideal.jpg
Oficina a prueba de SIESTAS

El calor no es bueno para aclarar las ideas. Si es excesivo pasamos de la apatía hacia el nerviosismo y de este podemos pasar hacia estados emocionales alterados de consecuencias incluso muy graves.
En veranos se gestaron revoluciones, batallas y guerras. En verano se disparan los divorcios, los robos con violencia, los accidentes de circulación, los cracks bursátiles… En verano los periódicos inventan noticias cuando no las hay y mienten sobre las causas de las verdaderas noticias (y quizá el resto del año también). Y ya no es noticia destacable es que se quemen cientos de hectáreas de bosques. Pero de momento todavía son noticia los grandes apagones, si bien no lo serán por mucho tiempo, ya que parece ser que nos iremos acostumbrando a ellos igual que nos vamos acostumbrando a los excesos climáticos de los últimos años. Quizá, en unos pocos años, los apagones sean el pan nuestro de cada canícula estival.
Quizá, en unos pocos años, los índices bursátiles sean un problema menor (y no precisamente por la recuperación de las bolsas). Quizá nos preocupemos por una insólita e inesperada carestía, por una inflación extrema, o por el desabastecimiento de gas para la calefacción en pleno invierno. Quizás veamos signos de todo ello muy pronto.
O quizás sólo es que no debería ponerme a escribir a la hora de la siesta una tarde de finales de Julio. Ojalá sea eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s