Sobre reyes, reinados y bufones.

bufon.jpg

Se han sucedido una serie de hechos involucrando la imagen de la monarquía de España que han levantado ampollas en más de uno. Entre los más destacables y recientes la famosa portada de El Jueves y la quema del retrato de los reyes en Girona.

Acerca de este último se ha dicho que a pesar de la libertad de expresión una manifestación así contiene un mensaje demasiado “violento” y provocador… Lástima que algunas personas sólo son sensibles de forma muy selectiva. A otros en cambio nos impresionó mucho más otra quema muy diferente, la de un ciudadano inmigrante que se quemó a lo Bonzo para llamar la atención sobre la precaria situación en que se encontraban él y su familia en nuestro reino.
En el caso de la foto de los reyes, por otra parte, el malentendido puede producirse al identificar el rechazo a la institución de la monarquía con una amenaza física contra las personas que representan dicha institución. Debería dejarse claro que no se trata de esto segundo, pero claro, el público de los informativos y revistas no quedaría tan impactado, o simplemente no entendería otro símbolo diferente. Cuestión de marketing a fin de cuentas.
Respecto a la portada del semanario cómico, aunque entiendo que provocar la risa no debería ser motivo suficiente para ridiculizar a nadie, por otra parte no son los supuestos retratados o su familia quienes parecen haberse ofendido mas por sino otra vez quienes ven en ellos un símbolo de la monarquía. Estos ciudadanos pro-monárquicos parecen creer que todos, por el hecho de haber nacido en el reino de España, ya deberíamos rendir respeto a los reyes y príncipes, incluso sólo por el hecho de serlo.
Parece que olvidamos que los monarcas de hace algunos siglos, se tenían que valer del temor provocado por la fuerza de los ejércitos para mantener cohesionados sus reinos. Pero hoy los súbditos reales temen más a los banqueros de los bancos centrales subiendo los intereses y por tanto afectando a las desmesuradas hipotecas que se han visto obligados a contraer. Se teme mas a los jeques árabes que pueden decidir no aumentar una vez mas la cuota de producción de petróleo y empujar el precio del barril a la estratosfera haciendo inviable volver a llenar el depósito del coche. Se teme mas a los políticos incompetentes que permiten que las empresas y el capital emigren con absoluta libertad a países con manos de obra mas barata y mayor rentabilidad, a la vez que la mano de obra de otros países en peor situación son recibidos aquí con los brazos abiertos. Se teme más al gobierno de los tecnócratas de Bruselas, ciegos ante otra cosa que no sean los informes de los “expertos” en macroeconomía y finanzas internacionales.

Definitivamente el miedo es un arma que fue arrebatada hace mucho tiempo a los reyes. Durante algún tiempo más el respeto y la inercia pueden mantener su influencia, pero dada su poca utilidad real, cabría plantearse seriamente su legitimidad. Incluso algunos políticos, como Iñaki Anasagasti, ya lo hacen. Ver en su Blog “El Bribón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s