Una deuda muy digna

agudeza-visual.gif

Publicado por Alberto Montiel el 26/11/2007

Según la constitución española todo ciudadano español tiene derecho a una vivienda digna. Claro que las viviendas de promotores inmobiliarios y banqueros han de ser aún muchísimo mas dignas.
Admitamos antes de seguir atacando que 30 metros cuadrados bien apañados dan para un pisito muy digno y que una hipoteca de doscientos mil euros se pueden pagar en cómodos y dignísimos plazos a 40 años…si se sobrevive tanto tiempo a base de bocadillos de mortadela en oferta, claro

No hay rubor ninguno en poner como excusa el precio del suelo, cuando incluso el presidente de una promotora admitió – lo cual le honra – que el único factor realmente determinante en el precio de la vivienda es el precio máximo que podían pagar los compradores, teniendo en cuenta los tipos de interés, las condiciones de los préstamos y su renta media. Y el precio se ha disparado gracias a la colaboración de los socios de los promotores, los banqueros. En los últimos 10 años pasamos de plazos de amortización máximos de 15 años a 40 años a la vez que bajaban los intereses y subía la demanda de pisos en parte por el auge de la construcción pero también por la pirámide de edades y la inmigración.

Ahora algo está cambiando, pues los pisos no se venden ni de lejos con la misma facilidad que hace un año. Parece ser que los potenciales compradores están bastante convencidos de que los precios no van a aguantar así por mucho más. Claro que si hacíamos caso a los informes de los expertos – interesados siempre – hace unos años pronosticaban una absoluta imposibilidad de que bajaran los precios y hace algo menos aclaraban que en el peor de los casos tendríamos un aterrizaje suave. Pues bien, parece que como mínimo nos encontramos aterrizando, con cierto riesgo de turbulencias, eso sí.
Las salidas a este atolladero típico de previsión política y empresarial chapucera parecen oscilar entre dos posibilidades: 1- se reduce la tasa de construcción y se manda al paro a muchos empleados del sector, con lo que cae la demanda interna y se compensa con creces el pretendido mantenimiento de los precios; o 2- se sigue construyendo a ritmo frenético para proteger el empleo de la construcción con lo cual los precios podrán caer aún más… A saber, pero lo que está clarito es que los inversores inmobiliarios ya pusieron pies en polvorosa.

interroganteinmobiliario.jpg

Anuncios

3 comentarios el “Una deuda muy digna

  1. Pingback: Motines carcelarios y chapuzas políticas de ayer y de hoy « Utópicos sin complejos

  2. Pingback: Un lugar donde vivir dignamente. Consideraciones estéticas « Utópicos sin complejos

  3. Pingback: Despistando al personal « Utópicos sin complejos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s