Una pesadilla de petróleo infinito

marea-negra.jpeg

Es totalmente correcto afirmar que el petróleo no se acabará de extraer jamás. Desde luego no porque sea inagotable sino porque conforme se va agotando es progresivamente mas complicado y caro de extraer, de tal manera que de insistir se llegaría al punto en que se debería gastar mas energía para extraer un barril de la que se obtendría a partir de su combustión. Como, desde luego, ello no resultaría rentable, no es económicamente sensato el pensar siquiera en que se dispone de tanto petróleo como auguran las reservas “conocidas” bajo tierra. Pero para mantener el entusiasmo no faltan “expertos” dispuestos a proporcionar nuevos argumentos para el optimismo petrolero.

Se lanzan rumores de tecnologías “cuasi-secretas” para extraer crudo de profundidades inauditas, (y absurdas para muchos geólogos) a la vez que se expone la “teoría” del crudo abundante en superprofundidad, e incluso de crudo “renovable”. Teorías cuyo fundamento científico alberga muchos puntos confusos y algo de disparatada “ciencia”.
El último de estos rumores se inicia por una “incorrecta” traducción del titular de una noticia de la NASA, hecha por cierto diario español, acerca del descubrimiento hecho mediante la sonda Cassini de enormes cantidades de hidrocarburos líquidos en una luna de Saturno de nombre Titán. Hay tanto hidrocarburo que hasta hay lagos de superficie que en lugar de agua tienen estos preciados combustibles. Leer Noticia original.

Pero tampoco es algo tan, tan extravagante; se exagera continuamente sobre el potencial de la energía nuclear, del gas natural, e incluso de las energías renovables: precisamente Greenpeace exageró como nadie al afirmar que España podría obtener toda su energía – y más- a partir de renovables sin necesidad siquiera de reducir su consumo de energía. Al margen de consideraciones puramente técnicas, añadiría que de ser esto posible no me parece que tenga mucha relación con la ecología ni la sostenibilidad, ya que por muy limpia que pudiera ser la energía (y las renovables presentan algunos inconvenientes de consideración) el fin para el que se emplea la energía actualmente tiene mas que ver con la destrucción medioambiental que con la conservación. Claro que algunos ecologistas lo son sólo parcialmente, y siempre y cuando no se toquen los negocios de los de siempre: se ha de permitir una transición suuaaave para que las petroleras puedan diversificar su negocio antes de la debacle de los combustibles fósiles.
Por otro lado se exagera también al presentar como salvadora a la eficiencia energética, tal como se comentaba en un post anterior en el que trataba de divulgar el concepto de la “paradoja de Jeavons”.
Pero lo mas grave es que si la energía abundante y barata fuera realmente casi infinita, o fuera lo suficientemente abundante para continuar con otros 50 años de consumo creciente, ello significaría que no cabría la mas mínima duda sobre la destrucción próxima de la humanidad ( y del resto de los seres vivos quizá) en tan sólo ese medio siglo de tiempo. No parece mucho ni siquiera para aquellos que no ven mas que su propio ombligo.
¡Ah! Tampoco una hipotética fuente de energía abundante, baratísima, homogéneamente distribuida y fácil de obtener, medioambientalmente limpia y sin riesgos derivados de su uso, sería nuestra salvación. A fin de cuentas no vivimos sólo de energía. El problema es que la energía nos permite obtener mas fácilmente otros bienes, permite el crecimiento demográfico y la distribución por un amplio abanico de climas, muy por encima de las posibilidades naturales. La energía nos permite arañar la superficie de la tierra en busca de sus valiosas materias, nos lleva de acá para allá, nos lleva a crear montañas de residuos y acumular tóxicos…,etc. En definitiva, dado que no puede hacer nada por aportar algo de sentido común a nuestras vidas, nos lleva a una forma de vida en la que literalmente destruimos nuestro entorno a un ritmo muy superior al que este se recupera, llevando al planeta hacia la destrucción y al Ser Humano hacia su decadencia moral, espiritual y su total desconexión con la Vida.

Como optimista irreductible, aunque pueda no parecerlo a los lectores, creo ver que la era del petróleo y gas baratos tocó ya a su fin. Quizá tengamos algo de suerte después de todo. Pero si estoy equivocado y nos quedara petróleo para muchos años, tal como predicen alegremente algunos pobres imbéciles, espero que despertemos a tiempo de descubrir el Gran Engaño del que los políticos son algo mas que simples cómplices.

Anuncios

2 comentarios el “Una pesadilla de petróleo infinito

  1. Pingback: Los pilares de la Tierra | utopicosincomplejos

  2. Pingback: Perdidos entre cuestiones | utopicosincomplejos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s