Lo malo y lo peor

extraterrestres1.jpg

Publicado por Alberto Montiel el 2/3/2008

¿Recordáis un capítulo de Los Simpson en el que dos extraterrestres suplantan a los dos candidatos a la presidencia de los USA justo antes de las elecciones? Resulta que como los dos candidatos extraterrestres eran idénticos en cuanto a “proyecto político”, aunque se habían transfigurado en los cuerpos de los dos candidatos terrícolas, la gente los llevó al poder aún a pesar de lo pésimo de sus discursos y las malas vibraciones que transmitían. En la escena final, el país queda bajo el poder de ambos tiranos, que gobiernan conjuntamente, y los Simpson – Homer y Marge -se recriminan uno a otro haber votado demócrata o republicano, como si eso hubiera cambiado algo.

Me parece una imagen perfecta de lo que está ocurriendo en España ante las elecciones generales; el “Partido Popular” apela a los sentimientos viscerales de repulsa a todo lo que huela a “Partido Socialista” y a responsabilizar al Gobierno de todos los males del mundo; el partido Socialista, por su parte, nos pretende atemorizar con una imagen temible de la oposición, que explota incluso en sus carteles electorales, que recuerdan fotogramas de películas de terror.

A pesar de tanta saña y temperamento, no hay propuestas novedosas, creativas, valientes, ni tan sólo decentes. Ni por parte de estos partidos ni tampoco de otros con representación parlamentaria y que por tanto tienen mayor acceso a los medios y a la difusión de sus propuestas e ideas. Parece que la lucha es por las pagas y el poder que conllevan los escaños y no por el anhelo de mejorar el panorama social, político y económico, que es muy mejorable, y que debe mejorarse.

Pero tampoco los partidos que se llaman a sí mismo progresistas (puede que todos) se esfuerzan lo mas mínimo en tantear el pulso de la gente real, del mundo real. Todos, incluso los de mas a la izquierda, coinciden en que la economía deber crecer, que debe investigarse mas para ser más competitivos, que se debe invertir en desarrollar tejido industrial, o que los empresarios son los únicos capaces de crear empleo y proporcionar riqueza a las naciones.
Los de izquierdas proponen subir los impuestos a los ricos, pero no dicen que vayan a bajarlo a los del montón, porque somos los que en conjunto aportamos mas, y no pueden hacerlo significativamente. Defienden un Estado fuerte que controle amplios sectores de la vida social. Pero el Estado, lamentablemente, terminará escuchando mas a los poderosos que a los más débiles.

Luego están los nacionalistas; los grandes y los pequeños. Que básicamente se sienten orgullosos de haber nacido en un determinado rincón del mundo, hablar una determinada lengua y tener una bandera que los representa; algunos incluso de lucir ciertos apellidos. Realmente el comportamiento del ser humano es fascinante y todo un enigma. Lástima que el nacionalismo pueda derivar en algo tan peligroso y sea utilizado por los poderosos para controlar su parcela frente a los de “fuera”. Y lástima que los nacionalistas no comprendan que las verdaderas diferencias son de carácter económico y no nacional ni incluso racial: cualquier atisbo de xenofobia y racismo se diluyen cuando los foráneos vienen con un buen fajo de euros.

Anuncios

Un comentario el “Lo malo y lo peor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s