El Secreto, en su sítio

el-secreto.jpg

El Secreto, la Espiritualidad del Narcisismo

Por Stuart Davis
Traducido por jcarlos.j@gmail.com
de www.fragmentoskosmicos.blogspot.com

El Secreto. Es lo último. Tanto el libro como la película han acumulado el entusiasmo de millones. Cada uno, desde Oprah hasta Montel, está elogiando el impacto espiritual de Rhonda Byrne. La premisa de El Secreto es simple: El Poder de Atracción. Lo que pensamos, lo que sentimos, actúa como una señal magnética, atrayendo su correlato en el Universo. El Secreto dice que nuestros pensamientos y sentimientos originan aquello que deseamos. De hecho, de acuerdo con los maestros de El Secreto, esto funciona el 100% del tiempo para el 100% de las personas que lo usan. El Universo responde a nuestros deseos, proveyendo lo que sea que deseemos. Esto es debido a que “nosotros creamos nuestra propia realidad”, y El Secreto dice que la ciencia confirma esto.
Como en la mayoría de las casos, El Secreto es un Buen/Mal escenario.

Primero lo bueno. El Secreto es (en parte) verdad. Nuestros pensamientos y sentimientos tienen consecuencias, y el pensamiento y emociones positivas permean nuestra experiencia de la realidad, incluso influyen en la manera como la realidad se desarrolla. El Secreto menciona a muchos, desde Luther King hasta Einstein como ejemplos de personas que conocían -y empleaban- El Secreto. Martin Luther King tuvo un sueño. Einstein dijo que Dios no jugaba a los dados. Y así continúa.

El Secreto usa suposiciones válidas (parcialmente) como:

Nuestros pensamientos y sentimientos son poderosos

Y los infla a una (falsa) escala Kósmica, diciéndonos: Nuestros pensamientos son las cosas más poderosas sobre el planeta.

El Secreto toma una aseveración como

El pensamiento puede influir en la realidad

y lo amplifica a “El pensamiento crea la realidad.” No sólo cualquier pensamiento, sino Tus pensamientos.

(Por cierto, ¿eres la víctima de una violación? Supongo que tú creaste esa realidad con tus pensamientos. ¿Fue un miembro de tu familia muerto en Irak? Supuse que crearías esa experiencia para tí mismo para que aprendieras. Wow. Eres un gato sádico.)

El Secreto toma una verdad como

El Yo es uno con el Universo,

y entonces inmediatamente metes al yo equivocado; El Ego.

En toda su extensión, El Secreto mezcla el ego (la personalidad, la estructura frontal) con el Yo (una ilimitada realidad que todo lo trasciende e incluye). Y al hacerlo así da lugar a un desvergonzado Narcisismo Espiritual. El Ego es Dios. Las viscicitudes de tu ego, sus preferencias, sus antojos, se convierten en los ropajes de un ritual regresivo. ¿Lo ves? Es MAGIA. Pronuncias un hechizo y, voila, el Universo responde. Porque tu eres Dios. Exactamente el por qué una entidad QUE LO ES todo necesita algo más no está claro, el por que un Ser Divino que es todo poder necesita invocar a otro poder es desconcertante, pero… Para fundamentar este Engaño Kósmico, El Secreto hipnóticamente repite “El Universo” y “Tus pensamientos, tus sentimientos” hasta que los dos son trenzados dentro de un fantasma que coloca a tu Ego justamente en el Centro de la Realidad, en control de todo lo que exista o deje de existir. ¿Qué quieres hacer con tu Poder Divino? ¿Liberar a todos los seres sintientes? ¿Despertar a todos los hermanos y hermanas del Sueño? ¿Disolver la fuente del sufrimiento? No. Lo que quieres son autos. Y novias, y novios, y una nueva bicicleta roja, y una gran casa nueva.

El Secreto engaña al yo y lo hace pasar como el Yo. Como un egomaniaco que soy, puedo atestiguar la eficacia de esa estrategia. Y también sus desastrosos resultados.

Permítanme hacer una pausa para confesar algo. Antes de que piensen que me estoy presentando a mí mismo como un fundamentalista espiritual que piensa que el materialismo es malo y la “espiritualidad” es buena, déjenme poner las cosas en claro. ¿Yo, Stuart Davis? AMO al dinero. AMO al sexo. Quiero una casa nueva. Me haré de una lustrosa bicicleta roja. Quiero ser rico, poderoso, y exitoso. Y no me disculpo por nada de eso. Pienso que el ego es bueno, creo que sus juegos son legítimos y debemos asumirlos. ¿Y saben algo más? Yo quiero que ustedes sean ricos. Que sean exitosos, poderosos, y que todos los deseos en el circo de su imaginación se hagan realidad. Mientras no hagamos daño a nadie, yo digo que sigamos. Soy el primero en ponerme al frente y gritar “¡EL EGO NO ES MALO! ¡EL EGO NO ES MALO! ¡HA HECHO UN CANIJO PACTO CON LA ESPIRITUALIDAD! ¡DEJEN AL EGO SER LO QUE ES!” De hecho, el ego es literalmente uno de los más asombrosos milagros ocurridos en el Universo. Sin bromas. Celebrémoslo. Es tiempo de que terminemos la guerra espiritual contra el ego, incluyámoslo como otra faceta de la Belleza en nuestro Ser. ¿Por qué deberíamos dejar algo afuera? El yo cuenta. El ego importa.

También debo decir algo: El ego no es el Yo.

El Secreto está vendiendo métodos que supuestamente colma los deseos, los sueños. Pero ¿los deseos de QUIEN? ¿Qué NIVEL de deseos? ¿Qué PROFUNDIDAD de sueños?

Bueno, aquí está lo chocante de El Secreto: Hay muchos niveles de yo, pero sólo uno que PIENSA, y ese es el Ego. Pensar, sentir, pensar, sentir, estos son los dos ejes a los que El Secreto se adhiere, y tristemente pensamientos y sentimientos (aún cuando son importantes y válidos) provienen de una dimensión extremadamente superficial del yo. Debido a esto, El Secreto, tristemente nos enreda aún más en el sufrimiento en lugar de liberarnos de él. La fuente del sufrimiento es la ilusión -la ilusión de separatidad. Es lo que origina el anhelo, el deseo. Es la ilusión de que nos falta algo lo que nos arroja a la Odisea de la Adquisición.
El Secreto nos da una cura que empeora la enfermedad. Su cura para el deseo es manejar el deseo. Su solución para el hambre es la hambruna. El Secreto habla de materialismo, narcisismo, y otras aflicciones del yo, santificándolos, exaltándolos. En lugar de liberarnos de la Fuente del Sufrimiento, El Secreto la refuerza. Nos ancla en el nivel más superficial del yo (el Ego) y consagra sus preferencias, sus fantasías.

Cuando alguien te pregunte qué es lo que quieres, pregúntate a tí mismo ¿A que Nivel le están ellos preguntando? ¿Desde qué nivel en mí les voy a responder? Si yo tuviera la oportunidad de pedir cualquier cosa en el Universo, ¿qué escogería? ¿Quién soy “Yo” al final de cuentas?

Es peligroso colocar al ego en el lugar del Yo -el más alto Yo, el más profundo Yo, el que no tiene comienzo ni final. El ego -el sujeto- es una frontera. Se identifica a sí mismo por lo que está dentro o fuera de él. Lo que sea que esté fuera del sujeto es un objeto. El pequeño yo es un agregado dinámico de cualidades y preferencias, se localiza a sí mismo a cada momento a través de estas distinciones sujeto/objeto (yo soy esto, yo no soy esto, me gusta esto/no me gusta esto, quiero esto/no quiero esto, esto es yo/esto no es yo). El yo depende enteramente de fronteras.

El Yo, por otro lado, no tiene fronteras. El Yo no tiene “otro”. No puede ser reducido a ninguna clase de cualidades o características, porque todas las características surgen dentro de él. El Yo incluye todas las coordinadas verticales y horizontales que cubre la profundidad y amplitud del mismo Universo. Lo que es verdad es que la Realidad surge y se disuelve en el Yo. No el Ego, no la personalidad, no un individuo, sino el Yo -el Fundamento de toda la Realidad.

El ego se define por preferencias, por deseos, determinado por fronteras.

El Yo no tiene preferencias, ni deseos, ni carencias, no fuera, no dentro. Incluye todas las preferencias pero no se define por ellas. El deseo aparece dentro de él, pero no se le identifica por ello. Cada frontera imaginable se forma y se disuelve dentro del Yo, pero nunca afecta su no-dos no-una Naturaleza. Este Yo-enteramente visible y no visible Kosmos- es el nativo don de cada ser humano. Nuestra mayor profundidad no tiene fondo.

La buena noticia: Puedes tener tu pastel y también comértelo. No tienes por qué desconocer a tu yo para ser tu Yo. Tú tienes un ego. Tú eres el Universo. Pero no confundas los dos, y no permitas que alguien más los confunda para tí.

Yo tengo un ego, y él tiene deseos, y es saludable y apropiado para ese nivel de mi ser que busque saciarlos. Mis pensamientos son poderosos, y mis sentimientos importan. Pero el Universo no reconfigura la Realidad para acomodarse a las particulares preferencias de mi ego, mi estructura frontal, cada vez que un impulso viene de mi cerebro reptílico. Eso no es sólo narcisismo sino Narcisismo Kósmico, materialismo espiritual de la PEOR clase. Primero, por encadenarme al ego con la promesa de liberarme, liberación del deseo (mientras me hace adicto a él) y segundo por cambiarme el Yo por el yo. Y así, desde el momento en que mi ego es ahora Divino, desde que mi estructura frontal es ahora Infinita -Stuart Davis es Dios- ¿Por qué motivo me molestaría en encontrar mi Yo? Real despertar requiere real desarrollo, años, décadas de de práctica y evolución. Transformar contínuamente el Sujeto hacia toda-expansión, toda-inclusión toma TIEMPO Y PROBLEMAS. Por supuesto, no hay tal cosa como “tiempo”, pero darse cuenta de ello toma tiempo, no hay tal cosa como “sufrimiento”, pero reconocer eso es exquisitamente penoso.

La auténtica espiritualidad no es una máquina expendedora que reparte autos, amantes, lustrosas bicicletas rojas. No es una varita mágica que podamos agitar para desaparecer molestias o adquirir poder. Real despertar incrementa nuestra intimidad con todo sufrimiento (y felicidad), en cualquier lugar, sin excepción. No elimina la lucha, sino que aumenta nuestra devoción y compromiso con toda Realidad.

De nuevo, para ser claros: yo, Stuart Davis, quiero ser rico. Quiero estar cómodo. Quiero montones de zapatos Prada. Y tanto como quiero saciar mis deseos, lo quiero para todo mundo. Eso no está mal. No hay necesidad de pedir perdón por ello, y ésto no es hiperbole.

Pero llamemos al pan, pan. Funciono con mi ego, pero no me atrevo a decir que el Universo se reinventa a sí mismo momento a momento para complacerme con cualquier minucia de mi insaciable personalidad. Hay un yo, y hay un Yo. Voy con el terapista para uno, y voy al Centro de Todos los Lugares para el otro.

El Yo, que incluye a Stuart pero que no se define por él, estaba aquí antes de que Stuart naciera, y estará aquí después de que muera. El Yo es el fin del sufrimiento, y opera a través de agentes discretos como un medio para Despertar a la Realidad tal como es. Yo soy ese Yo. Soy radical, absoluta libertad. Incorruptible, Inmutable. Cualquier cosa imaginable es ese Yo, igualmente y sin excepción. Pero no todas las cosas por igual se dan cuenta de ello. No todos los seres están igualmente despiertos. Hay un desarrollo. Hay una evolución hacia lo que realmente Es.

El Yo es absoluta libertad. El yo es relativa ilusión. El Secreto está invocando al yo relativo pretendiendo que es el Yo absoluto.

El Secreto corona al Ego como Dios (Tú creas la Realidad, ¿no es asombroso? TUS PENSAMIENTOS son INFINITAMENTE influyentes), y entonces hace dos desastrosas conclusiones.

#1, Ahora que sabes que TU creas tu propia realidad a través de la sociedad espiritual que es “pensar, sentir”, ¿Qué vas a querer crear, tú, el CREADOR, con tus pensamientos? Riqueza, Dinero, poder, influencia, status, y los lujos que puede pagar la élite que amasa fortuna. El Secreto te enseñará como. Extraño, ¿no?, que tu yo sea tan espiritual y poderoso pero lo que escoge Atraer es con su Ley es dinero, casas, amantes. No la liberación de todos los seres sintientes, no el alivio para cada criatura, no la cesación de lo que es la Fuente del Sufrimiento (apego, deseo, codicia que surge de la ilusión de que existe un “otro”), sino un refinamiento de la Fuente del Sufrimiento. Una manipulación de ella. El Secreto convierte el Deseo y Codicia en una tecnología que puedes ejercer, ¡Y es Espiritual! La cura es peor que la enfermedad.

#2, Puesto que tú creas tu propia Realidad (Oprah enfatiza este punto y Rhonda explícitamente confirma la frase “nosotros creamos nuestra propia realidad”) tu eres responsible como la Fuente que eres, de todo lo que aparezca en tu realidad. Cada cosa en tu experiencia, tú la creaste (¡meramente usando pensamientos y sentimientos! Wow). Muchos de ustedes que están leyendo esto justo ahora estarán perplejos al entender finalmente que fueron ustedes mismos quienes se provocaron cáncer. Ustedes se causaron a sí mismo el haber sufrido violación, robo, asesinato, afectación con toda calamidad en la lista de enfermedades, acoso por toda amenaza imaginable. ¿El Holocausto? Simplemente se lo provocaron los Judíos a sí mismos, puesto que crearon su propia Realidad. ¿La masacre de Nanking? Chinos malos, con sus malos pensamientos y sentimientos, simplemente crearon su propia realidad y por ello el indescriptible asesinato de 350,000 niños inocentes, mujeres y hombres. Rara la Realidad que la gente crea para sí misma, ¿o no?

Por supuesto, es difícil exagerar lo cruel e insultante que es esa noción. La enferma e imposible premisa de que la gente en tales situaciones crea su propia Realidad es tan obviamente equivocada, tan autoevidentemente falsa a nuestra básica intuición, que casi nos reímos de ella. Lo haríamos si Oprah -tal vez la mujer más influyente en el mundo Occidental- no la estuviera machacando y confirmándola repetidamente junto con Rhonda Byrne frente a una audiencia de decenas de millones. Decenas de millones de personas que orientan sus vidas literalmente de acuerdo a esta clase de “descubrimientos”

No solamente hay varios niveles de pequeños yoes (el ego es uno de ellos), sino diferentes esferas, o dimensiones. El Secreto no sólo está vendiendo una superficial dimensión del yo, sino que sólo reconoce un aspecto de él.

El Secreto está trabajando en un reino (interior individual). Y de hecho hace algo útil en ese reino. El Pensamiento positivo es importante. Nosotros podemos cambiar la manera como nuestros pensamientos y sentimientos producen una saludable conducta. Eso está bien. Pero hay mucho más en esta historia. Tenemos un dentro y un fuera. Somos individuos, y somos también entidades sociales. Estos reinos son parte de lo que somos. Pero los cuatro reinos se dan juntos al mismo tiempo, ellos tetra-aparecen como Realidad. Cada uno de ellos es indispensable. El interior de un individuo (donde ocurren los pensamientos) tiene correlatos en el exterior de ese mismo individuo (manifestado como un medible cambio biológico). Somos seres con un mundo interno y uno externo. Pero la Realidad no está compuesta de individuos. Nosotros somos también seres colectivos, con interiores compartidos o dominios inter-subjetivos. Como una cultura, la conciencia colectiva y todo eso va con el mundo interior del Nosotros. Ese mundo interior es complementado con el mundo exterior, el dominio inter-objetivo de la Naturaleza, la Biósfera, y todo eso que puede ser visto y observado como una forma corporal. Estos CUATRO dominios:

El Interior de un Individuo (donde ocurren los pensamientos, por ejemplo).
El Exterior de un Individuo (el cuerpo, que puede ser medido y observado objetivamente).
El Interior de lo Colectivo (Cultura, aspectos invisibles de lo socialmente inter-subjetivo).
El Exterior de lo Colectivo (Biósfera, planeta, infraestructura, reino de lo inter-objetivo).

Mientras El Secreto se promueve a sí mismo como la varita mágica para cualquier cosa, de hecho lo hace para un solo reino, y además lo desvirtúa al hacerlo (al sustituir al Yo por el yo).

Decir que uno de ellos “crea” al otro es un desastre, e infortunadamente es una extendida ocurrencia. Cada vez que encontramos una disciplina que se ENFOCA en un particular dominio (lo que es bueno), vemos que es tentado o seducido a proclamar que es el UNICO cuadrante, el único “real”, el único “verdadero”, o el único importante (lo que es malo). Este es otro de los defectos de El Secreto… toma un reino, una perspectiva (el Interior de un Individuo) y proclama que ese crea a los otros. Wow. Tú, tus pensamientos, crean tu cuerpo. Y la biósfera, y la cultura entera, y la historia del planeta, origina las especies, todas las ciudades que hemos visitado, todos los planetas de la Galaxia, todos los… y así y así. Y esto es equivocado. Lo siento. Tus pensamientos, tus sentimientos, aún cuando son importantes y valiosos, no son sino dos coordinadas de un solo Cuadrante.

Tus pensamientos y sentimientos no son la Fuente de la Realidad, sino dos de sus aspectos. Tú no “creas” tu realidad, tú participas en ella, y bajo ciertas circunstancias, bajo particulares condiciones, puedes influir en ella.Y es bueno y útil el cultivar esa influencia, y nutrir esa porción tanto como sea posible, en interés del amor.

El Secreto de Rhonda Byrne es mala Auto-ayuda disfrazada de misticismo. En general, “espiritualidad” puede significar cualquier cosa. Por lo tanto, cuando decimos “espiritualidad” ¿de qué nivel de espiritualidad estamos hablando? ¿Desde que altitud lo decimos, a qué nivel de “espíritu” nos referimos? Yo no estoy diciendo que El Secreto no es espiritual, lo que digo es que se trata de un nivel muy bajo de espiritualidad disfrazado de muy alto. Lo que usa para atraer (vuélvete rico, consigue un mejor empleo, consigue un amante) es muy revelador. Apela a los deseos de una persona por conseguir, alcanzar, mejorar su posición personal. Promete una mejor HISTORIA. Y eso es, de hecho, una altitud de espiritualidad. Pero es la más baja, y al inflarla puede terminar haciendo que las personas terminen estancadas por un tiempo más largo en el ciclo del sufrimiento. Esto debido a que el yo es adicto a su propia HISTORIA. El Yo es la terminación de todas las historias.

Ahora contrastemos El Secreto con El Misterio. El Misterio, para mí, incluye los cuatro cuadrantes (interior, exterior, individual, colectivo)) y no privilegia a ninguno de ellos sobre los demás. Los toma juntos como tetra-emergiendo. Los incluye todos como inextricablemente entretejidos en diferentes formas. El Misterio incluye la altitud en cualquier dominio, y los valora a cada uno de ellos pero también entiende sus diferencias. El Misterio incluye toda metodología, toda ontología o Modo de Conocimiento, y al hacerlo entiende lo que hacen y lo que no pueden hacer. El Secreto es sólo un método, y no te liberará de La Historia. De hecho, te hundirá más prfundamente en él. Te promete dinero, poder, más atractivo, y te dice que eso es práctica “espiritual”. Tu historia se volverá tan agradable, ¿por qué habrías de renunciar a eso?

Ahora, esto es lo que siento que sería una aproximación saludable. Usar la correcta herramienta para la tarea correcta. Yo creo que es BUENO mejorar nuestra situación financiera. Yo creo que es BUENO tener una exitante vida amorosa. Es por ello que tengo un asesor financiero. Es por eso que tengo un terapeuta. Necesito trabajar con mi yo. Deseo mejorar mi realidad relativa. Pero no necesito invocar “al Universo” o la mentada “mecánica cuántica” o misticismo mágico-narcisista para hacerlo. Eso es una MENTIRA y desorientación tal cual. Carajo. ¿Quieren encontrar al Yo? Vean a Swami Sally. ¿Quiéren una casa nueva? ¿Sexo oral? Vean a Susy Ormand y Sue Johansen. Basta con esta mierda de El Secreto. Es ofensivo y en detrimento de nuestro trabajo en el Misterio.

Tal vez lo peor de todo, hasta que no seamos verdaderamente libres -libres de la Fuente de Sufrimiento, libres del deseo, apego, del asalto de nuestras falsas identidades y todas sus Historias- hasta que seamos así de LIBRES, no podremos realmente ayudar a otros a que sean LIBRES. Y eso, mis amigos, es la clave.

Stuart Davis

Anuncios

3 comentarios el “El Secreto, en su sítio

  1. Cuando somos “Libres” no tenemos limitaciones, y cuando nos concentramos en algo que deseamos, estamos buscando paz y armonía que nos proporcionan tener “eso de deseamos”, esa paz y armonía es lo que nos hace libres.

  2. A mi todo lo anterior me parece una obstinacion al pesimismo. Solo porque no profundice en conceptos mas profundos filosoficamente y metafisicamente no deberia de ser descartado. Hay muchos elementos muy inspiradores en el secreto que no a tenido en cuenta el autor del texto en absoluto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s