El último aviso.

Quizá no tengamos otra oportunidad mucho mas allá de donde nos encontramos, por lo que deberíamos aprovechar ésta. Hemos de cambiar, sí , pero cómo y hacia dónde nos dirigiremos a partir de ahora es una cuestión no resuelta.
Por fin se llenaron los espacios televisivos y las páginas de los diarios de imágenes y palabras acerca de los peligros que nos acechan: nos tratan de tocar la fibra sensible con el amenazador cambio climático y asustan a los mas fríos y calculadores con el problema del declive del petróleo, pero apenas unas palabras sobre la superpoblación y mucho menos, o sea nada, sobre el verdadero origen de estos males: permitir que el dinero sea la vara de medir la riqueza y la prosperidad humanas.
Todo lo contrario; últimamente asistimos al curioso espectáculo de la salvación de grandes bancos en gravísimos apuros financieros por su mala gestión, por no decir por un exceso de codicia y falta de visión a medio plazo. Y en lugar de permitir que el “libre mercado” engulla a estas instituciones poco eficaces, se les trata con la misma indulgencia y paternalismo que recibiría un hijo tras una leve y simpática travesura. La misma indulgencia que reciben los gobiernos -que protegen y defienden al sistema financiero y a las megacorporaciones- por parte de la ciudadanía, a pesar de que esta opción supone ponerse en contra del ciudadano de a pie. Y, sin embargo, siguen recibiendo un considerable apoyo popular en las urnas. Aunque no nos confundamos; la gente últimamente vota mayoritariamente contra un partido y no a favor de otro. Se vota porque se nos adoctrina en que es lo menos perjudicial que podemos hacer. Y porque no votar significa – según la desinformación mediática- estar de parte de los antidemócratas, sentimiento magnificado perfectamente en la célebre frase “ o estáis con nosotros o contra nosotros”, pronunciada por un emperador contemporáneo. Pero votar significa en realidad seguir apoyando la “demosgracias” en lugar de una democracia auténtica. Seguir diciendo que sí a todo lo que no nos gusta, como niños dóciles, no nos hace mejores personas ni hacen del mundo un lugar mejor.
La mayoría intuye de alguna manera que las cosas no van bien, pero no puede señalar a nada ni a nadie como último culpable. Algunos ingenuamente acusan a las religiones, pero estas son muchas veces otra manifestación más del ansia de dominación humana.

Y ahora resulta que “la mano invisible” que describió Adam Smith está resultando no ser tan invisible y que se puede entrever el brazo que la sostiene; nada menos que seres de apariencia humana cargados de una ambición psicopática que les impulsa a estar absolutamente ciegos ante el dolor humano. Seres que no sienten nada parecido al amor o la compasión y que hablan un lenguaje críptico para la mayoría de sus congéneres. Una jerga de aspirantes a intelectuales que en el fondo contiene apenas unas pocas palabras con auténtico significado, pero que les sirve para ocultar sus verdaderos sentimientos y propósitos: apoderarse de toda la riqueza de la Tierra aún a costa de matar de hambre a millones de seres y de esclavizar al resto de la humanidad.
¿Permitiremos que nos sigan engañando? ¿viviremos el resto de nuestras vidas según las directrices que han diseñado para nosotros o aprenderemos a decidir por nosotros mismos?

Anuncios

Un comentario el “El último aviso.

  1. Ahora quieren que podamos trabajar hasta 60-65 horas a la semana.
    Lo dicho que nos quieren convertir en putos esclavos. Los paises como entidades con derechos soberanos y sus individuos hemos perdido la libertad. ¿O no?
    Los dirigentes de las elites mundiales se tienen que estar partiendo de risa. ¡Viva el NUEVO ORDEN MUNDIAL!
    ¿Cuánto estaremos dispuestos a permitirles? ¿No han llegado demasiado lejos ya?
    Secundemos la protesta pacífica mundial convocada para el 4 de julio por la libertad, la paz y la justicia.
    http://worldtv.com/despierta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s