El mercado se derrumba, celebrémoslo.

faro

No quieren que entendamos algo fundamental, algo que está ahí, a la vista de todos: el sueño de un mundo justo y equilibrado, en el que las personas se respeten y ayuden por encima de cualquier otra consideración, no llegará jamás de mano del libre mercado ni del sistema financiero. La utopía será -algún día- el fruto de una evolución de la conciencia humana, que posibilitara por fin el aprovechamiento sano de los desarrollos tecnológicos y avances en el conocimiento científico que de otro modo no producirán sino frutos podridos, como sucede hoy. Por supuesto, antes de ello deberemos ponernos al día en cuestiones como la conciencia ecológica y, con algo de suerte, a partir de ahí en la cuestión espiritual.

Pero el camino se empieza con el primer paso, y este debería ser reconocer los grandes errores. El primero: creernos las absurdas declaraciones sin fundamento lógico ninguno que realizan continuamente los políticos de turno en defensa del crecimiento y el desarrollo sostenible (entre otras muchas que prefiero no tener que enunciar porque me harían daño los dedos de tanto escribir) o las de los gurús del sistema financiero, maestros a su vez de los políticos con formación en leyes (que son la mayoría). Unos y otros forman un panorama intelectual desolador, si bien los economistas pretenden que su disciplina (por llamarlo de alguna manera) es nada menos que una ciencia (la ciencia del absurdo, en todo caso). Los expertos en leyes, por su parte, tratan de ordenar el mundo según códigos de conducta que tienen poca relación con la idea “platónica” de la justicia. Peor aún, cuando se convierten en políticos hacen de la economía su herramienta de interpretación del mundo para elaborar nuevos códigos de conducta sociales que resultan aún más disparatados que los anteriores.

Y como entre los políticos y los financieros anda el poder y los grandes medios de comunicación y los profesionales que en ellos se ganan la vida hacen el máximo uso de la libertad de expresión que les permite su situación, y los ingresos de sus anunciantes, pues resulta que andamos entretenidos con zarandajas varias de lo más variopinto e insustancial que uno se pueda imaginar. No hay en todo ello nada de conspiratorio, aunque pueda parecerlo, es sólo la mano ciega del libre mercado. Hay, todo lo más, muchas pequeñas conspiraciones, pero no hay seguramente un control que dirija el resultado de todas ellas hacia unos objetivos planificados. La cosa es mucho mas sencilla: las reglas del libre mercado producen inevitable, inexorable y constantemente una redistribución de la riqueza desde los mas pobres hacia los mas ricos, de modo que el objeto supuesto del mercado, que es el de distribuir la riqueza del modo mas eficiente, se cumple hasta sus ultimas consecuencias. Claro que algunos no estamos de acuerdo con que todo sea tan eficiente.

Para acabar una de Perogrullo: los ricos son buenos acumulando dinero. Por ello son ricos, desde luego, no porque sean muy listos, sino porque son extremadamente ambiciosos en cuanto a lo material, y porque no se avergüenzan en absoluto de ello; todo lo contrario, es un gran estímulo para ellos ostentar mayor y mayor riqueza.

Pero igual que ellos no son tan listos, nosotros no somos tan estúpidos -¿o sí?- como para creernos que debemos intentar salvar sus bancos con el dinero de nuestros impuestos para que continúen chupándonos la sangre y vuelvan a arruinar otra vez a millones de familias dentro de cuatro o cinco años. (suponiendo que el rescate sirva de algo).

Anuncios

Un comentario el “El mercado se derrumba, celebrémoslo.

  1. Dicen que el dinero llama al dinero, así que los ricos lo serán cada vez más. Tal vez no consigamos impedirlo, pero me pienso ganar el estatus de mosca cojonera a pulso. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s