AuTos CuTres

Un presioso capricho

Un presioso capricho

Ya he dicho en más de una ocasión que hoy todo es justificable por el empleo, cuando no por el dinero; acabo de comprobarlo de nuevo. Los noticieros de por aquí “celebran” estos días que cierto fabricante de coches ha decidido fabricar en su planta de Martorell (Catalunya) un nuevo modelo de vehículo que salvaría provisionalmente a sus trabajadores del desempleo, del que parece ser sólo ellos hubieran sido responsables, de no haber aceptado reducir sus pretensiones económicas.

La noticia me haría francamente feliz, si no fuera por mi manía a pensar por mi cuenta y a procurarme retorcidas explicaciones, opuestas a las evidencias que exponen las telecutreces.

Partiendo del hecho incuestionable ( quizá sólo para los políticos ) de que nada sale gratis, puedo imaginar sin demasiada dificultad el coste de venderse a las exigencias de competitividad de las poderosas multinacionales. Una vez más los ciudadanos recibimos pan para hoy a cambio de hambre para mañana, pero nuestros representantes políticos (y también los sindicales) no pueden ni saben hacer otra cosa que vendernos y embaucarnos.

Durante un año o dos, a lo sumo, se fabricará un caprichoso auto de lujo, del tipo machacapeatones altamente contaminante, dirigido a un público selecto, adinerado pero insensible con el medio ambiente. Clientes que necesitan más imperiosamente alimentar su ego, desinflado quizá por el hundimiento de su chollo burbujístico inmobiliario que les enriqueció (a la par que arruinó de por vida a algunos millones de personas). Lo malo es, dado el futuro de los sectores inmobiliario y financiero al que pertenecerá la clientela de este tipo de vehículos-adorno crece-egos, que estos deberán ahorrar en muchas otras cosas para pagar su capricho, con lo cual enviarán al paro a más personas de las que se salvarán en la fábrica de coches.

También me pregunto si las medidas de fomento del transporte sostenible recibirán tanta ayuda como las industrias automovilísticas. ¡Ah! Olvidé por un instante que era por el empleo, no por la industria. Ya puestos, ¿porqué no se invierte más en armamento, que es un sector con buenas perspectivas de desarrollo y con alto valor añadido, generador de empleo estable y cualificado?

La verdad, me hubiera alegrado más que hubieran reconvertido la fábrica de coches en una fábrica de bicicletas. A fin de cuentas, necesitamos trabajar menos, menos cochazos y más transporte público, más bicicletas y espacio para los peatones, más zonas verdes y campo libre de carreteras y asfalto. Todo esto sí es calidad de vida.

También necesitamos menos telediarios y más conversación y lectura (no de diarios). Menos electrodomésticos y más placas solares. Menos medicinas y más alimentos sanos. Menos formación académica y más sentido común. Menos políticos y funcionarios, menos impuestos y menos inversión en grandes infraestructuras. Menos prisas por llegar a ningún sitio y más calma y contemplación de la naturaleza. Menos necesidades y menos créditos. Menos marketing y más trueque. Menos estilo vacío y más contenido útil. Porque, a fin de cuentas, menos es más.

Anuncios

2 comentarios el “AuTos CuTres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s