Precisión suiza

Gruyeres da nombre al famoso queso agujereado.

Por Alberto Montiel

Acabo de regresar de un viaje de una semana por Suiza y me han llamado la atención una serie de detalles diferenciadores con España, el país donde resido, de los cuales alguien podría tomar nota, digo yo:

En Suiza, aparte de cobrar salarios mucho más elevados que en España en cualquier empleo, no tienen una tasa de paro tan extremadamente elevada como para mantener una población activa angustiada ante la posibilidad de perder su precario empleo (y ni el miedo ni la pobreza agudizan el ingenio ni mejoran la productividad). Para observar esto no era necesario hacer tantos kilómetros, dirán ustedes. Vale, pero hay más diferencias de las cuales yo no supe hasta que fui por allí y observé y hablé con gente del lugar.

Los funcionarios suizos, según me contó uno de ellos, trabajan bastantes más horas que los de aquí (más de 2000 anuales allí y aquí unas 1700 ), seguramente son más productivos por la mejor organización del trabajo y los abundantes medios técnicos a su disposición, y ganan sueldos mucho más elevados (que aunque no me concretaron, obtuve indicios). Puede que trabajen más horas, pero en mejores condiciones, más motivados y mucho mejor pagados, por lo que no han de buscarse un pluriempleo para llegar a fin de mes (como yo mismo, cuando trabajaba para la universidad).

Las autopistas Suizas son infinitamente más económicas, pues con un pago único de 40 francos (unos 37 euros) compras una pegatina para el parabrisas que te permite circular todo el año por todas ellas sin límite de kilómetros. Es fácil ver que realizar cuatro trayectos de Barcelona a Tarragona (dos viajes de ida y vuelta) ya superan esa cantidad, sin descuento ni aun cuando perdías un cuarto de hora haciendo cola en los peajes, inexistentes en Suiza, igual que las horteras y carísimas tiendas de las áreas de servicio españolas. Y eso incluso con una concesión de la autopista catalana que ha sido prorrogada por enésima vez.

Las obras públicas que interfieren en el tráfico (¿todas?), también en la autopista, se inician unas horas después de acabar las jornadas laborales, para evitar entorpecer la circulación en la medida de lo posible; exactamente como aquí, donde cierran los carriles justo en plena hora punta de entrada a los trabajos, para acabar un poco después de la hora punta de salida.

La formación profesional, según me comentaban allí, tiene ciertamente prestigio (no como en España) y produce profesionales de valía reconocida, también en sus sueldos (todo ello como en Alemania). Y no se pretende que todos los jóvenes estudien en la universidad, que en España resulta una fábrica de frustrados trabajadores – en el mejor de los casos- que se han de conformar con lo que encuentren … o irse a Suiza o Alemania a trabajar, como hicieron mis propios padres hace unos 50 años.

Tienen una democracia verdaderamente participativa, no como en España, y sus representantes parecen saber lo que se hacen … no como en España. Esto último es una deducción cosecha propia, con la que supongo pocos de ustedes discreparán.

El IVA -de muchos productos al menos- es de un 8%. En España tenemos un 18% en la mayoría de ellos… de momento.

Las zonas azules, quizá en general un poco más caras que en Barcelona, se gestionan otorgando un grado de confianza en el ciudadano muy de agradecer. En las ciudades catalanas por las que me muevo, si te excedes más de 15 minutos del tiempo pagado tienes asegurada la multa. En algunas zonas azules que encontré en Suiza incluso no es necesario que coloques el ticket en el parabrisas y te lo llevabas en la cartera, después de anotar el número de la plaza ocupada (yo alucinaba).

Hemos encontrado magníficos parques y zonas verdes en ciudades de no mucha población, carriles-bici por casi todas partes, y enormes aparcamientos para bicicletas en las zonas estudiantiles. Por cierto, en la segunda quincena de Agosto ya habían empezado las clases en los institutos. Y muchos, muchos árboles de gran envergadura, que supongo que no deciden talar o arrancar a la mínima oportunidad, como sucede aquí, donde parece que los concejales de urbanismo los aborrecen por algún motivo.

En la televisión suiza -por lo poco que vi- observé que participan políticos y funcionarios de responsabilidad, incluso fuera del periodo electoral, para tratar de temas de interés común de la ciudadanía, y los periodistas les preguntan por lo que les interesa conocer a los ciudadanos…. y éstos responden a sus preguntas, sin salirse por la tangente o hacerse los suecos. ¡Alucinante! Y sin descalificaciones que no aportan ninguna información útil.

En los supermercados que vi, abundaban los productos ecológicos de todo tipo, llegando a igualarse la oferta de estos con los convencionales.

Unos detalles puramente técnicos: a mi parecer los enchufes  domésticos suizos (que alimentan electrodomésticos a igual tensión y frecuencia que aquí) son de un diseño simple pero muy eficaz que diría que supera claramente el de los nuestros (donde aquí cabe uno allí hasta tres, y diría también que con mayor seguridad, pues los enchufes con tierra no tienen los contactos de ésta a la vista); algunos sistemas de cerraduras de puertas, balconeras y ventanas que observé son igualmente ingeniosos y simples; también otros “inventos” domésticos sencillos y bien pensados me hicieron ver que aquí, en España, el sentido común es bien poco común hasta en las cosas más simples.

Otro detalle técnico, importantísimo, que se evidencia en las construcciones en general y particularmente en las viviendas: valoran la luz solar y en general diseñan las ventanas y las propias viviendas para optimizar la iluminación natural, con predilección por las orientaciones Sur y ventanas más altas que anchas.

También es visible que, al margen de las construcciones de los 70, feas donde las haya, se valora mucho la estética, no sólo en las viviendas, sino en las propias naves industriales, e incluso en las propias fábricas, que son las antípodas de lo que abunda por aquí, al menos entre Barcelona y Tarragona, donde las fábricas pueden resultar nefastas no sólo para el medio ambiente, sino también para la vista.

Otro detalle trivial pero interesante, que también observé en Francia: en los comercios y peajes Suizos te saludan cortésmente y se despiden igual de cortésmente, incluso deseándonos buen viaje. ¡Qué raros son!

Todo esto me hace plantearme que aquí tenemos muchas cosas por mejorar, y algunas de las cuales costarían relativamente poco. Y también me pregunto por qué mis padres tuvieron que volver aquí… cuando yo aún no podía decidir si quedarme en Alemania, donde comparten muchas de las costumbres de los Suizos (Berna, por ejemplo, me pareció una ciudad típica alemana en muchos aspectos, aparte de que hablan alemán).

En fin, aquí al menos también tenemos mucho sol incluso en invierno; aunque muchos españoles no lo ven ni un momento entre el Lunes y el Viernes. Bueno, eso y nuestra gastronomía, entre las mejores del mundo. Y por supuesto, los propios ciudadanos españoles (en general), que hacen grande al país (salvo algunos políticos y empresarios, que lo arruinan) son lo mejor que encuentro por aquí. Creo que si en Francia, Alemania o Suiza tuvieran casos de incompetencia (y corrupción política) tan frecuentes y graves como los nuestros, habrían tomado medidas mucho más efectivas para remediarlo.

Quizá la próxima vez mejor viajo a otro país que aún esté “en vías de desarrollo” para no sentirme tan mal al regreso a casa. Y es que fue cruzar la frontera española, sintonizar una emisora de noticias y ponerme de mala leche, al verificar que nuestros políticos ciertamente muestran muy pocos escrúpulos, por la reforma constitucional “exprés” que nos cuelan en pleno Agosto en un par de días y pasándose por el forro la opinión al respecto de 45 millones de ciudadanos. Parece que los golpes de estado militares son cosa del pasado: ahora son perpetrados entre financieros y políticos. Pero este es un tema para otro post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s