Ni lo sueñes

Si no tienes objetivos honestos nunca serás feliz

Anuncio muy original, visualmente impactante, divertido… en cierto modo; pero comunica ideas horribles: que solo la riqueza extrema te puede hacer feliz, y que ése es el mayor sueño que puede perseguirse… y que alcanzar ese sueño (para ti o para mí) solo es posible jugando. Aunque se olvidan de contar que también hay que ganar una premio importante, lo cual no es nada fácil. De hecho es mucho más probable hacerse rico mediante el trabajo creativo y bien enfocado (que tampoco es tan probable) que jugando a juegos de azar.

Realmente es fácil creer lo que quieren que creas; que somos esclavos del dinero, que sólo el dinero puede redimirnos del aburrimiento y la desidia de una vida triste y gris. Que solo el dinero da brillo, nos aporta entusiasmo, o incluso nos hace parecer más inteligentes. Y el Estado, el mismo que administra los boletos y la suculenta porción que se queda, se ocupa, además, de que así sea. Es decir, se ocupa de diseñar un mundo en el que sin dinero la vida sea cada vez más difícil, incómoda, incluso prácticamente imposible si se vive en un entorno urbano, moderno y tecnológico; todo eso que llaman “avanzado”. Por tanto, parecen aconsejar: trabaja duro para que te sobre un poco de dinero para comprar tu boleto. O bien: fórmate, haz un máster -o un doctorado- … y luego emigra a Alemania para emplearte, pero vuelve por Navidad … y no olvides comprar lotería del Estado.

Pero lo cierto es que los que ganaron su fortuna mediante el azar o una gran herencia no obtuvieron una felicidad muy duradera, tan sólo -y por un par de años- disfrutaron de la euforia del dinero fácil, pero la carencia de una personalidad forjada en el sacrificio y la autodisciplina propia de la ¿mayoría? de los ricos, (bueno, exceptuando a los banqueros, que son “diferentes” y a los ricos herederos, inclasificables) que no suele reflejarse en el cine con la misma frecuencia que otros aspectos más glamurosos de sus vidas, les impide alcanzar la satisfacción del “éxito”, del mismo modo que las vidas de muchos artistas y deportistas de élite son consumidas por un triunfo arrollador para el que no estaban preparados.

Me atrevería a aconsejar que, si te gusta jugar un poco, optes por alguna lotería que destine un mayor porcentaje a una labor social, como es la ONCE o la Cruz Roja, que además no torturan a la gente con su manipuladora publicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s