El seny i la rauxa. El Yin y el Yang

Spain-with-Catalonia

Son muchos los que opinan que el conflicto originado por el deseo de independencia de una gran parte de la población de Catalunya no tiene ya solución. Sin embargo, creo que a día de hoy, Jueves, 5 de Octubre de 2017, fecha entre la celebración del referéndum ilegal y una amenzante declaración unilateral de independencia, aún sería posible revertir un posible desastre, no permiendo que las tensiones deriven en algo peor, aunque la solución exige no emplear ningún tipo de violencia bajo ningún concepto y aplicar sensatez y generosidad en las negociaciones.

A continuación, estas reflexiones, a raíz de esta delicada situación política y social.

Sigue leyendo

Anuncios

Conflicto diplomático en el Toilet

wwdc-bathroom

Desde muy joven me preguntaba por el porqué de las guerras. Pero, ¿que son las guerras? Podría decirse que son el resultado de la incapacidad de resolver los conflictos entre grupos (paises, facciones o tribus) por la vía diplomática; de lo que deriva un enfrentamiento entre fuerzas o bandos armados. Y, ¿por qué hay conflictos armados entre naciones? Quizá por el egoísmo, que impide valorar las necesidades del vecino si éstas compiten con las necesidades propias. Si hay un único pozo de agua en medio de dos poblados, será necesario repartir de forma muy justa y equilibrada la producción del pozo. Si el pozo no da para las necesidades de ambos grupos o las necesidades de ambos crecen desigualmente, las negociaciones del reparto se van, seguramente, a complicar mucho.

Sigue leyendo

La importancia de Quién lo dijo.

monjas-del-patronato

El reciente fallecimiento de un familiar cercano, que fue monja durante buena parte de su vida, me ha traído ciertos recuerdos. Además de recordar las visitas a los conventos en los que mi tía era Madre superiora, a veces antiguos colegios que en verano eran para mi imaginación un castillo deshabitado, otras veces eran -realmente- un viejo palacete en el casco antiguo de un pueblo histórico, recuerdo especialmente sus comentarios en tono de humor fino y su uso constante de viejos dichos castellanos, ya casi en desuso por entonces.

Sigue leyendo

Invertir en apostar: ¿una jugada maestra?

¿ruleta rusa?

Los Reyes Magos se juegan el oro, el incienso y la mirra a la ruleta

El juego de azar podría llegar a convertirse en breve plazo en un sector de la economía estratégico en este vilipendiado país llamado España, si prosperan los macroproyectos Eurovegas y Barcelona World, en Madrid y Tarragona respectivamente (sí, Tarragona, es correcto).

Las apuestas de todo tipo (bingos, casinos, máquinas tragaperras, loterías, quinielas, bonolotos, primitivas, poker online, etc.) se han reconocido como un modo eficaz de recaudar y exprimir (aún más) a la clase trabajadora. El Estado mira para otro lado por si accidentalmente asoma la mala conciencia al recordar las miles de personas y familias a las que esta adicción causará sufrimiento, e incluso la ruina económica en muchísimos casos. Pero como hacen también las mafias, no se hacen demasiadas preguntas por el origen de los ingresos si estos son fluidos y constantes.

En este caso, si bien la inmoralidad de estas especiales actividades económicas podrían recordarnos los negocios de la famosa organización siciliana, podemos quedarnos tranquilos; todo resultará perfectamente legal, aunque para ello se modificarán leyes, normativas y disposiciones de todo tipo con tal de adecuar nuestro inflexible país a este nuevo sector estratégico tan dinámico y moderno. Pero no viene ya de aquí: en España son tradicionales ciertos sorteos “extraordinarios” asociados a días tan señalados como el de Navidad o el Niño (Jesús), que mezclan el sentimentalismo navideño con el juego (de azar), como si comprar o regalar un décimo fuera la cosa más noble y cristiana que puede hacerse por estas fechas.

No contentos con esta forma tan “ingeniosa” y cruel de recaudar a costa de la debilidad psicológica de la población, se plantean estos macropelotazos inmobiliarios para construir unos complejos de casinos y salas de máquinas tragaperras (escurabutxaques -escurrebolsillos- en catalán) diseñados bajo unos criterios a medio camino entre campo de concentración, gran centro comercial y parque de atracciones temático. Una forma hábil de coerción que obligue a dejarse el doble o triple de la pasta que los visitantes ingenuamente presupuesten para sus “vacaciones”.

Es muy probable que económicamente (para el conjunto del país o la ciudadanía) resulte -de llevarse a cabo- una inversión tan acertada como lo está siendo el AVE. Sin embargo, igual que en el caso de este moderno tren, la construcción de estos hoteles-casino-complejos repartirá plusvalías entre un selecto grupo de actores económicos, estratégicamente posicionados.

Pero no todo sería tan negativo; también se crearán algunos puestos de trabajo; aunque no de sectores de la alta tecnología ni titulados superiores (sí algún director de casino u hotel) y las mayor parte de los empleados podrían ser “de importación” (como la clientela). Además, los ingeniosos dueños del negocio calculan que los empleados de salas de juegos -como los croupier- podrían percibir buena parte de sus emolumentos directamente de los clientes, en forma de propinas, por lo que no será necesario pagarles demasiado, aunque tampoco cotizarán mucho. Y por si creían que al menos las arcas públicas engordarán un poco a costa de los casinos, recordar que se baraja rebajar el porcentaje aplicado a las apuestas a un tercio o menos del actual.

El tema da para mucho más, pero no quiero abusar ni crearles mala sangre (con la mía ya es suficiente). Además, aún con todo lo esperpéntico del asunto, cabe considerar que las posibilidades de éxito del “negocio” sean tantas como en su día las tuvo el Gran Scala que se planeó en el desierto de los Monegros, en la provincia de Huesca. Por tanto, quizá no debamos preocuparnos tanto. Por si acaso; hagan sus apuestas, señoras y señores.

Repartir el trabajo no es repartir la pobreza

dormir_trabajo2

El tema se ha repetido aquí demasiadas veces para mi gusto, pero como es algo sobre lo que se hace oidos sordos, es necesario insistir en ello una y otra vez, para que no digan que no sabían nada, o que no lo entendían o que no era posible.Pero esta vez reproduzco un artículo que encontré en Rebelión escrito por Carmen Castro García. Sin estar de acuerdo al 100%, sí suscribo la idea central: la de manipulación de la información para simular motivos para el acoso social, para el golpe de Estado (o estados, en plural) con el que el mundo de las altas finanzas nos impone someternos a su violencia del poder. Sin embargo creo que el discurso feminista está un poco desfasado ya. Si hay diferncias salariales entre hombres y mujeres es porque aún ocupan porcentualmente tipos de empleos distintos, pero dentro de las mismas empresas será difícil, creo, encontrar esas discriminaciones. En cualquier caso, hoy las discriminaciones ya son otras, porque a fin de cuentas siempre se ha tratado de excusas para pagar lo menos posible: dominar el alemán, francés, el ruso o el chino (lenguas que casi nunca son realmente necesarias), las titulaciones superiores (idem), la juventud (excusa para pagar poco, o para no contratar), la madurez (excusa para no soportar personal con criterio propio y experiencia), la poca predisposición a la flexibilidad total  (decir sí a todo), el master (por pedir que no quede), la buena o mala presencia, la simpatía o la antipatía, etc. ; todo puede ser una excusa discriminatoria, y pagar menos es para muchos la única forma que conocen de mejorar la rentabilidad de sus empresas y negocios.

Sigue leyendo

¿Deliramos un ratito?

risas

Qué tal si deliramos por un ratito
qué tal si clavamos los ojos más allá de la infamia 
para adivinar otro mundo posible
(...)
Se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez
que cometen quienes viven por tener o por ganar
en vez de vivir por vivir no más
como canta el pájaro sin saber que canta
y como juega el niño sin saber que juega
(...)
Nadie vivirá para trabajar
pero todos trabajaremos para vivir
Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel 
  de consumo
ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas
La comida no será una mercancía
ni la comunicación un negocio
porque la comida y la comunicación son derechos humanos
Nadie morirá de hambre
porque nadie morirá de indigestión

Los niños de la calle no serán tratados como si 
  fueran basura
porque no habrá niños de la calle
Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero
porque no habrá niños ricos
La educación no será el privilegio de quienes puedan
  pagarla
y la policía no será la maldición de quienes no puedan 
  comprarla

La Iglesia corregirá algunas erratas de las tablas de Moisés
y el 6º mandamiento ordenará festejar el cuerpo
La Iglesia dictará también otro mandamiento que se le había 
  olvidado a Dios:
Amarás a la naturaleza de la que formas parte
Serán reforestados los desiertos del mundo
y los desiertos del alma

Los desesperados serán esperados
y los perdidos serán encontrados
porque ellos se desesperaron de tanto esperar
y ellos se perdieron por tanto buscar

Seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan 
voluntad de belleza y voluntad de justicia
hayan nacido cuando hayan nacido
y hayan vivido donde hayan vivido
sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa ni 
  del tiempo
Seremos imperfectos 
Porque la perfección seguirá siendo 
el aburrido privilegio de los dioses
pero en este mundo
en este mundo chambón y jodido 
seremos capaces de vivir cada día
como si fuera el primero
y cada noche 
como si fuera la última

Eduardo Galeano

Desempleo estratégico

Desempleo estratégico

Por Alberto Montiel

Vaya por delante que no soy economista, por lo que intento entender los hechos por encima de las cifras macroeconómicas, que a estas alturas sospechamos que sirven fundamentalmente para enmascarar la realidad. Es más, estoy seguro de que me comprenderán mejor que a los expertos a sueldo que los gobiernos contratan para justificar esa tomadura de pelo que parece la política económica.

En vista del panorama es fácil creer que las espectaculares cifras de paro en España solo puedan tener una explicación: el interés de las grandes empresas y grupos de inversión en presionar los salarios a la baja mediante la sobre-dimensión del “ejército de reserva” laboral que son los parados.

Porque si no es así no pueden entenderse las continuas contradicciones entre la intención supuesta a los “planes” de creación de empleo y los efectos de las medidas. Como la de atrasar la edad de jubilación (que realmente quiere decir pensiones aún más bajas) y que retrasará que los jóvenes tomen el relevo, o el de acabar de arruinar el sector agrícola que no sea latifundista y supertecnificado, o el de dificultar el autoempleo y empleo con unos costes de seguridad social excesivamente elevados (más teniendo en cuenta las magras prestaciones), o el de ajustar el IVA a uno de los porcentajes más altos del mundo, o el de los costes de “mantenimiento” de las sociedades limitadas, o que haya que adelantar el IVA, o que la administración pueda pagar a 3 meses vista, etc, etc… El castigo al pequeño comercio local (de barrio), favoreciendo las grandes superficies, o la permisividad con la especulación inmobiliaria que permite que se mantengan tantos locales cerrados porque sus propietarios no necesitan avenirse al más mínimo ajuste de los alquileres (quizá porque suelen ser dueños de un buen número de ellos e hicieron mucho dinero con la burbuja inmobiliaria), son ejemplos del interés que tiene realmente la administración de acabar con esta lamentable situación.

Si quisieran acabar con el paro, sería relativamente fácil. Pero manda quien manda. Si no fuera porque les conocemos diríamos que son gente insensible o estúpida, o quizá ambas cosas.

Porque, ¿Sería posible crear 3 millones de nuevos empleos en España en apenas 6 meses, y otros 2 millones en 6 meses más? (así, estilo promesa electoral) Sí, quisieran hacerlo realmente.¿Cómo? Ahí van algunas sugerencias, que deberían definirse.

1- Reduciendo las jornadas de trabajo, tal como explican muchos expertos y estudiosos del tema. A 6 horas, como mucho, (o 21 horas semanales) pero dejando abierta la posibilidad de llegar a 8 horas, bajo ciertas condiciones.

2- Facilitando el autoempleo, reduciendo a la mitad los costes mínimos de seguridad social, entre otras medidas.

3- Bajando sensiblemente el IVA de algunos productos.

4- Potenciando un sector estratégico: el de los innovadores y emprendedores.

5- Potenciando el I+D y la inversión en los sectores de Low Tech, energías renovables, diseño industrial, transporte sostenible, agricultura biointensiva y ecológica, etc.

6- Potenciar el talento y la excelencia empresarial.

7- Potenciar el arte, la artesanía y la belleza en los objetos de uso corriente. Controlar la importación desmedida de los engendros asiáticos tóxicos y de calidad ínfima.

8- Proteger el entorno natural, los bosques, playas y parques naturales. Facilitar la repoblación controlada del entorno rural, la montaña y los bosques. Reforestación.

Ir cambiando el modelo de turismo de sol y playa por un turismo cultural y que valore más el entorno natural. Menos turistas e impacto ambiental pero más ingresos netos.

9- Fomentar fiscalmente la inversión en los sectores estratégicos mencionados (ecológicos y sostenibles), especialmente empresas locales, en detrimento de las compañías multinacionales que tienen un ratio inversión/empleo mayor.

10- Realizando algunos cambios en la legislación sobre propiedad intelectual, que permita la divulgación de algunas innovaciones tecnológicas de interés común, impulsando el desarrollo tecnológico en aquellos sectores que se consideran estratégicos (agricultura, transporte, energía…).

11- Invirtiendo fondos públicos en sectores estratégicos: en energías renovables, transporte sostenible, agricultura ecológica, etc.

12- Educando desde la escuela en los valores propios del nuevo ciudadano-emprendedor, que serían: mutidisciplinar, perseverante, sacrificado, creativo, empático y responsable.

13-Impulsando un internet libre, accesible y económico.

14- Poniendo en marcha la e-democracia y la democracia participativa.

15- Favorecer el desarrollo de la banca ética y crear un nuevo mercado de valores en empresas sostenibles.

16- Limitar los préstamos a aquellas inversiones con mayor efecto multiplicador y en la creación de empleo.

Etc, etc.

Estas medidas pueden afrontarse si hay voluntad de hacerlo, y pueden pagarse si se evitaran otros gastos mucho más prescindibles… y que deberían ser discutidos.

Con toda seguridad hay gente capaz de desarrollar estos cambios… aunque posiblemente no entre los parlamentarios, la gran mayoría de ellos políticos profesionales entrenados para hablar y argumentar con mayor o menor “acierto”, pero poco dados a analizar problemas y definir y aplicar medidas correctoras sobre tan variados y complejos asuntos.

¿Y sus muchos y bien pagados asesores? Que nos lo expliquen.

Vídeo

WWF: ¿F de fundación o de fraude?

Un video muy bonito y emotivo, pero no te fies demasiado de los genios del marketing y de una campaña con dinero abundante, pues WWF mueve mucho dinero.

No olvidemos que esta organización tenía como presidente de honor en España a Don Juan Carlos de Borbón, hasta que se descubrió su afición a cazar elefantes, y que fue creada por otros “nobles” aficionados a cazar tigres de bengala en la India y otras cosas igual de naturales. Como siempre, apoyando ciegamente estas campañas cedes tu poder a un grupo que tiene intereses muy concretos y sabe mejor que tú por qué hace lo que hace.  En esta ocasión, también es mejor pensar globalmente pero actuar localmente.

La hora del planeta pretende convencer a la población de la necesidad de ahorrar energía mediante un “apagón” simbólico. Es estupendo eso de ahorrar energía, pero realmente no es necesario que se gasten dinero en campañas, pues como somos cada día más pobres y la enegría es más cara ya nos acordamos cada día del año de no dejar luces encendidas y de no coger el coche si no es muy necesario. Sin embargo poco podemos hacer frente a las decisiones políticas de mayor calado, como la de mantener centrales nucleares que se pagarán durante las siguientes generaciones (si no ocurren más accidentes), o de que se empeñen en sustituir los trenes regionales por AVEs de gran potencia, o de que nos organicen urbanisticamente para vivir y trabajar en ciudades y polígonos industriales, gasten una buena parte de los impuestos en asfalto y dejen de lado los trenes de cercanías, para que sea mucho más atractivo -y necesario- comprarte un coche (eficiente, eso sí). Tampoco se dice ni una palabra de la obsolescencia programada o de la obsolescencia percibida que nos aplican los grandes fabricantes, o de los viajes en avión cuyo queroseno se subvenciona, o de tantas otras cosas que sí supondrían una diferencia significativa (la lista podría ser muy larga).

Pero en fín, si acabamos perdiendo nuestra capacidad de pensar, aunque sea un poco críticamente, quizá sí seamos más felices bailando al ritmo de estas organizaciones tan molonas y guais

Democracia bajo mínimos en el mundo “libre”

another world is possible

Attac es una organización internacional involucrada en el movimiento altermundialista. Combate la mundialización liberal y trabaja por alternativas sociales, ecológicas y democráticas con el objetivo de garantizar los derechos fundamentales de todos. Lucha muy especialmente por la regulación de los mercados financieros, el cierre de los paraísos fiscales, la introducción de un impuesto global para financiar los bienes públicos mundiales, la anulación de la deuda exterior de los países en desarrollo, un comercio justo y la aplicación efectiva de límites al libre cambio y los movimientos de capitales.

Susan Geoge, politóloga y presidenta de honor de Attac Francia, ayer decía cosas como estas en el programa “Singulars” de Canal 33 de Cataluña.

Vamos por un camino muy peligroso, y todas las sociedades de los países más desarrollados se encuentran en un punto de bifurcación: o bien defendemos los valores que hemos desarrollado en los últimos dos siglos o dejamos que dicte el mercado y que una pequeña parte de la sociedad, la “clase Davos”, domine el resto. Lo que tendremos será un gobierno extremadamente cruel, dominado por las grandes corporaciones financieras y donde cosas tan básicas como la sanidad o la educación dependerán del dinero que tenga cada uno .

Es muy raro ver cómo los políticos o no quieren controlar los bancos, o bien no saben cómo hacerlo, o bien son demasiado estúpidos para hacerlo. ¿Por qué los bancos siguen haciendo lo que quieren? No hemos impuesto ninguna clase de control sobre el sistema financiero.
Actualmente el presidente de una compañía importante en un país desarrollado gana 300 veces el salario de un trabajador medio. Antes había una diferencia de unas 20 o 30 veces .
La ideología neoliberal se ha impuesto y la mayoría de personas terminan creyendo que es cierto lo que sienten decenas de veces cada día. Cosas del tipo:” habéis vivido gastando más de lo que teníais La clase política ha interiorizado la ideología neoliberal; de verdad parece que se crean que el mercado por sí solo puede resolver los problemas de un país. Esto es una locura.
En los últimos 30 años, la ideología neoliberal es la que se enseña en las clases de economía en todo el mundo desarrollado. En Europa y en EEUU, la mayoría de economistas le siguen y actúan como si se pudiera tener un crecimiento infinito, pero vivimos en un planeta finito .
Supuestamente el mercado proporciona a todos la misma información y las mismas oportunidades. Pero no es así, porque el mercado no vela por todas las cosas que hacen que una sociedad se mantenga unida, como la educación y la sanidad, y el tejido social se hace más débil y la desigualdad crece. Actualmente, el 0,1% de la población mundial, una parte mínima, concentra la riqueza y aprovecha de la crisis .
Los que dicen que el neoliberalismo no existe deberían recordar Margaret Thatcher cuando decía que no hay nada que podamos llamar” sociedad “, lo que hay son hombres y mujeres y familias, y basta .

España

España tenía una deuda muy pequeña. En 2008 era de un 38% del PIB. Los virtuosos alemanes, a los que todos supuestamente admiran, tenían una deuda del 68% del PIB, 30 puntos más que España, y nadie les dijo a los alemanes que habían gastado por encima de sus posibilidades .
Después del 2008, la deuda española ha subido porque se ha protegido los bancos y el gobierno ha absorbido las deudas privadas de la burbuja inmobiliaria. No pagarán los que causaron la crisis, sino que lo pagará toda la población con impuestos y sacrificio . La austeridad es esto, y estamos en una crisis moral, porque se gratifica a los culpables y se castiga a los inocentes .
Es terrible lo que pasa en España con los desahucios. Te dejan en la calle y aún así continuas debiendo dinero al banco.

Grecia
A griegos se les trata como si fueran ratas de laboratorio. Observa hasta dónde son capaces de aguantar, qué tipo de castigo pueden soportar, cuánto dolor pueden absorber sin que haya una revuelta o un colapso generalizado”.
Entre las grandes mentiras de la UE está la que dice que” estamos ayudando Grecia “. No, no estamos ayudando Grecia: estamos ayudando a los bancos de Alemania, del Reino Unido, Francia y Holanda, no la población griega .

La Clase Davos

Deberíamos reflexionar sobre cómo nos está manipulando esta” clase Davos “, este pequeño sector de la sociedad que tiene el poder financiero. Una frase de Adam Smith del 1776 parece plenamente vigente ahora mismo: “Todo para nosotros, nada para los demás” .
Tenemos pruebas más que suficientes que es el mundo financiero que gobierna el planeta y no ha habido ningún castigo a ningún banquero por ninguna decisión equivocada. Los paraísos fiscales están mejor que nunca y abren las puertas al dinero de las grandes corporaciones. Desde 2007, el número de transacciones financieras y derivados financieros han aumentado un 25% .
La clase Davos’ la forman unos 10 millones de personas en el mundo que tienen una fortuna colectiva que es tres veces el PIB de EEUU, o tres veces el PIB de Europa: 42 trillones de dólares. Nunca antes había habido una concentración de riqueza de este tipo .

Europa y la austeridad

Economistas como Joseph Stiglitz o Paul Krugman dicen que la política de austeridad no es el camino a seguir, pero nuestros líderes políticos han decidido aplicar esta política con todas las consecuencias. Los sectores financieros y corporativos quieren todas las ganancias para ellos y tomar privilegios a las clases trabajadoras. Si la democracia se vuelve un obstáculo, esta clase dirigente mundial puede decidir eliminar la democracia. Europa está jugando este juego ahora mismo. Se cambian los tratados y se aprueban normativas de manera secreta y rápida .
La mayoría de españoles no saben que sus representantes en el Congreso no tienen ni el derecho de analizar los presupuestos antes de votarlos. El presupuesto español a la Comisión Europea y si no les gusta lo vuelven y dicen:” repasad -lo, vuelva a hacer, queremos más recortes “. Hay una falta clara de democracia en el ámbito europeo, y eso es intencionado. La Comisión actual es la más neoliberal de la historia.
Incluso el FMI está rectificando y dice que no calcularon el impacto brutal de la austeridad ni que sería tan costosa para la economía europea. Han reconocido que se han equivocado y que el impacto de los recortes ha estado dos o tres veces mayor de lo que habían calculado. La Comisión y el BCE no escuchan el FMI .
El BCE sigue dando dinero a los bancos privados europeos a menos del 1% de interés, y estos bancos prestan dinero en España o Grecia o Italia el 5 o el 6%. No es necesario ser un genio de las finanzas para ver que tienen mucho que ganar .
Los bancos deben volver a hacer la función para la que se crearon: prestar dinero a las familias ya las pequeñas y medianas empresas. Ahora no lo hacen.

La reacción de los ciudadanos

Lo que tenemos que hacer los ciudadanos es unirnos, compartir lo que está pasando para entenderlo mejor y luego actuar en función de lo aprendido. Es muy difícil crear el equilibrio de fuerzas que necesitamos para cambiar la política , y sólo es posible con una combinación de presión desde todas partes. Hay que unan sindicalistas, ecologistas, asociaciones de mujeres, medios de comunicación, personas de todas las profesiones … Hay momentos en que todos debemos actuar juntos, porque el 95% de la sociedad está sufriendo .
Los partidos políticos no han sabido reaccionar a la situación actual. No tienen ideas, sólo se ajustan a la disciplina de partido, y si no se mueven están preparando el terreno para el fascismo, como vemos que está pasando en Grecia.
Tengo esperanza porque las cosas están cambiando. No debemos decir que no podemos hacer nada. Algo que se escribe o se dice, una nueva idea, una acción, tal dará lugar a una reacción en cadena.

El Baktún número 13

amazonia

Se acabó el decimotercer Baktún que forma la Cuenta Larga de 5128 años del famoso calendario maya. Y no tiene pinta de que se acabe hoy el Mundo, ni de que sea el Fin de los tiempos.

Sin embargo, lo que sí es cierto es que podríamos estar metidos de lleno en un período histórico único para la Humanidad, pues en no mucho más de una generación humana “se jugará” el futuro de muchas más generaciones. El verdadero fin (más bien de la Humanidad, que no del Mundo, ni de los tiempos) puede depender más de lo que hagamos ahora (como civilización) que de los movimientos planetarios, actividad solar, volcánica o sísmica. Todo esto de los milenarismos, profecías, incompletos calendarios exóticos, etc., distrae de riesgos mucho más acuciantes, y que además sí son controlables (envenenamiento generalizado de la vida debido a químicos, radiaciones y electromagnetismo, contaminación genética, destrucción de selvas y bosques, acuíferos, contaminación marina, atmosférica, etc, etc.)

Este “daño” se ha agravado con dos factores fundamentales: la expansión del modelo económico occidental industrial-financiero basado en un consumo energético intensivo, y el crecimiento de la población mundial y su desplazamiento a entornos y modos de vida “urbanitas”. Este desastroso panorama podría también explicarse por la creciente complejidad (y por tanto, mayor exposición a riesgos) de la civilización, como fallo de los sistemas de gobierno democráticos, como fallo del propio sistema capitalista financiero, como incapacidad de la tecnología para lograr ese paraíso de paz y seguridad que prometían, etc., etc.Aunque quizá, por encima de todo esto, este Desastre Global podría explicarse por nuestra estupidez colectiva, por la ceguera ante los asuntos críticos, que no siempre son los más urgentes, pero que ahora ya son críticos y urgentes por igual.

En fin, creo que nos han vuelto a engañar una vez más; quizá la nueva era nos acabe de ayudar a “despertar”.

David Icke opina sobre los anti-disturbios

Siempre me he preguntado que tal duermen estos tipos después de zurrar con semajante saña a gente indefensa, gente que a veces podrían ser sus hijos, y otras sus padres, hermanos, esposas… Incluso parece que lo hacen por algo más que una triste nómina: deben tener buenos adiestradores en la policía que les lavan bien el cerebro.. o quizá no hace ni falta.

Inconformes

Insumisos e inconformes. Son los llamados antisistema. Son, ni más ni menos, ciudadanos que se oponen al sistema político-económico vigente. Otra cosa es que siempre hay algunos pocos violentos que aprovechan la situación de confusión para provocar o llevar a cabo directamente acciones violentas (de baja intensidad, eso sí). Y a menudo son tan ajenos a la movida real que incluso son policías de incógnito. Y es que los medios, el sistema, se complace en señalarles y destacar su violencia a la vez que les relacionan con los pacíficos, con los que tienen las cosas muy claras y que estarían muy dispuestos a dejarse oír si los medios se propusieran entrevistar a algún representante de estos “antisistema”. Pero los medios no quieren que se les oiga, porque tienen miedo de lo que puedan decir.

Lo cierto es que tienen muchos, muchísimos motivos para estar contra el “sistema”. Lo cierto es que muchos, desde la comodidad de nuestro sofá, les admiramos por su valentía y nos avergonzamos un poco de nosotros mismos, por nuestra cobardía.

Por cierto, señores políticos, señores banqueros, “grandes” empresarios: que la huelga no haya sido tan contundente como temían que fuera no es señal de que la gente esté tranquila, ni conforme, ni que no estemos muy cabreados con este patético gobierno y sus lamentables políticas de ajuste, ni con la escandalosa transferencia de riqueza desde las clases populares a los más ricos.  Lo que pasa es sólo que estamos hartos también de los grandes sindicatos, que callaron cuando no deberían haber callado y que hicieron su papel tarde y mal, con la boca pequeña, cuando ya sabían que estaba todo perdido. Estamos hartos de su hipocresía y por ello muchos no hemos apoyado la huelga.  Y porque no creemos que la única protesta posible dependa de estas grandes y poco transparentes organizaciones.

Todos los sensatos, inconformes, esforzados ciudadanos que anhelamos un futuro mejor, no sólo para nosotros sino para nuestros hijos, deberíamos declararnos “antisistema”.

Sobre acuerdos y desacuerdos

Cuando se produce alguna tragedia suele ser fácil estar de acuerdo acerca de lo que debió hacerse para evitarla. Antes de que sucedan, en cambio, no suele haber consenso sobre las medidas preventivas, la inversión de recursos o las probabilidades y gravedad de los daños. Por eso no se toman, generalmente, las medidas adecuadas y sucede, a menudo, lo evitable.

En algunos casos al menos, los medios (de comunicación) sí parecen estar de acuerdo acerca de las causas y los responsables. Es el caso del desgraciado atropello ferroviario sucedido la pasada noche de San Juan en la localidad barcelonesa de Castelldefels.

Oyendo la televisión (sí, dije oir) comprobé que existía una opinión extendida entre varios canales acerca de la casi exclusiva culpabilidad de las jóvenes víctimas. Chicos entre 16 y 25 años en su mayoría (según las mismas fuentes), que se apearon en un demasiado oscuro andén, en el que la aglomeración (previsible), probablemente desorientó a muchos, especialmente cuando encontraron el habitual paso superior cerrado y no conocían de la existencia del paso inferior, situado a unos excesivos 80 metros del anterior (según fuentes televisivas algo más críticas). Tampoco se extraña casi nadie (y desde luego ninguna autoridad) de que un tren pueda aparecer en una abarrotada estación circulando a 140 Km/h (y la normativa parece ser que permite incluso circular a 150 Km/h al paso de una estación).

Dicen que si la gente permanece en el andén no hay peligro; pero a mí no me da esa sensación, y lo he visto con demasiada frecuencia. Lo he visto a menudo en la calle Barcelona de la localidad turística de Salou (Tarragona), donde en plena temporada veraniega se amontonan decenas y hasta centenares de peatones esperando (más o menos pacientemente) junto a una simple barrera, al paso de un tren. Un tren que llega a menudo a altas velocidades en medio de la noche, sorprendiendo con su fulgurante aparición (tras una curva que implica escasa visibilidad) a numerosas personas entre las que se encuentran familias con niños en carrito o niños cogidos de la mano, a sólo un par de metros de una mole de toneladas de peso que hace temblar el suelo a su paso. Es todo un espectáculo: primero por el propio tren y luego por ver la cara de alucinados de los turistas que tienes en frente, cuando acabó de pasar el tren; Algunos de ellos tardan un rato en reaccionar al shock.

Ni en los pasos a nivel ni en los estrechos andenes me siento seguro (ni cuando ni por asomo me planteo bajar del andén). A veces he llegado a temer que una ráfaga de aire provocada por el propio paso del tren pueda arrastrar a alguien hacia las vías. Desde luego no me siento nada seguro cuando un tren pasa tan cerca a tan alta velocidad ( y no bajo del andén, desde luego; ni tan sólo me acerco al borde, si puedo evitarlo, claro). También se dice que no hay diferencia entre que llegue el tren a 75 que a 150 km/h. Yo creo que sí, pues si caes a la vía o has cometido la grave imprudencia de bajar a las vías para atajar podrías reaccionar, pues dispones del doble de tiempo antes de que el tren te arrolle. Y si el tren pita, también le oyes con mucho más tiempo.

Pero las autoridades, a pesar de lo complejo del caso, ya dictaminaron. Y simplificaron, según su conveniencia. Como siempre. Supongo que no son usuarios de trenes de cercanías ni  de regionales. Si acaso, en los pocos casos en los que no usan sus caros coches oficiales, van en los de alta velocidad o los trenes rápidos; trenes que tienen derecho  a no perder un minuto (ni tan sólo por el bien de los que permanecen en los andenes). Dicen que es el precio del progreso. Pero yo me pregunto: ¿tanta prisa adónde nos lleva?

Otra duda que me asalta: Tanta insistencia respecto a la culpabilidad de las victimas, ¿es sólo por alejar la remota posibilidad de unas indemnizaciones? ¿o es también para evitar cambiar la normativa acerca de la velocidad de paso por estaciones de los trenes rápidos?

En cualquier caso, las autoridades decepcionan una vez más.

Una poco jubilosa jubilación

Publicado por Alberto Montiel el 24/2/2010

Nuestros gobernantes van en serio: se ha puesto en marcha la campaña de acoso al jubileo. La antaño jubilosa jubilación dará paso a un jubileo achacoso y triste pero mucho más rentable para las arcas públicas. Ese par de años que de momento se pretenden retrasar se tratan de justificar con la esperanza de salvar de la quiebra la seguridad social. Que no se les “ocurra” nada mejor no es ninguna sorpresa, pues ya vamos conociendo de que tipo son las auténticas motivaciones de nuestros gobernantes, del poder auténtico o quien quiera que sea que tome en última instancia estas maquiavelicas decisiones.

Al mismo tiempo que se trata de salvar la seguridad social, se supone que se trata también de luchar contra un paro que en el caso de los jóvenes es aún más preocupante, pero precisamente con esta medida se retrasará aún más el relevo generacional. Y es que, reconozcámoslo, la medida es -aparte de absurda- puramente pragmática, economicista y absolutamente desconsiderada para con las personas, a las que se ve sólo como ubres que exprimir. Y es que los mayores cotizan muy por encima que los más jóvenes que les sustituyen, pues éstos últimos cobran menos, por su falta de experiencia y porque así lo decide la curva de la oferta y la demanda de trabajo; lógicamente el Estado tratará de que continúen cotizando los veteranos aún a costa de que los jóvenes tengan que esperar un poco más antes de engrosar las líneas de los mileuristas (con bastante suerte). A estas alturas sus sufridos padres ya no se quejarán apenas.

Se aduce -estúpidamente- que se ha incrementado la esperanza de vida. Ya; lo que tú digas. El mito de la esperanza de vida es uno de los más incuestionados -pero sin embargo muy cuestionables- mitos.

Mirad en vuestro entorno. ¿Cuántas personas mayores de 65 conoceis que se encuentren saludables, aparte de vivas? ¿Y mayores de 67? Muchas menos, por supuesto, ya que cada año más implica un incremento exponencial de los achaques. (ya a partir de los treinta y pico, si no te duele algo -al menos de vez en cuando- ello probablemente signifique que estés muerto y no lo advertiste).

Cada cumpleaños viene con algún pequeño achaque nuevo; y a partir de cierta edad los achaques quizá ya no sea tan pequeños. No se da una linealidad en el deterioro de la salud porque en los fenómenos naturales -como el envejecimiento- no existen las líneas rectas. Y no sólo en la naturaleza: tampoco en la economía ni en la sociología abundan las funciones expresadas por líneas rectas: el doble de asesores no produce el doble de resultados.; ni doblar los honorarios de éstos implica que se incremente apenas la calidad y cantidad de su “trabajo”. ¡Hey! Propongo ahorrar por ahí. Hay mucho gasto evitable en lo público, ya lo creo.

Si ellos disimularan un poco su maldad o indiferencia para con el sufrimiento ajeno, propondrían medidas menos radicales, más flexibles; como podría ser una reducción paulatina de las jornadas de trabajo, fomentar las jornadas reducidas para compartir el empleo -especialmente a partir de cierta edad-, hacer que la automatización trabajara no sólo para el beneficio privado sino también para el beneficio público, quizá regulando la forma en que los procesos automáticos cotizaran a la seguridad social. Hace años leí, creo que en El fin del trabajo de Jeremy Rifkin, algo así como que los robots de las cadenas de montaje niponas cotizaban igual que lo hacen los trabajadores humanos. ¿y por qué no? Me pregunto cual es la utilidad de la eficiencia si sólo ha de servir para mejorar los beneficios (económicos). ¡Por supuesto, es que no hay otra utilidad!, contestarán ellos.

Nos pasamos tantas horas trabajando como hace 40 años o más, cuando la productividad se ha incrementado muy notablemente. Y aún así se pide más compromiso (apretarse el cinturón, trabajar más horas por lo mismo, etc.) a unos trabajadores que no tienen apenas culpa de esta gran chapuza político-económica en la que nos han sumido los que verdaderamente tienen poder de tomar decisiones por nosotros. Y lo han hecho porque era la forma más cómoda de enriquecerse.

Y nosotros a mirarlo en la tele babeando y admirando su inteligencia.

Y a pagar impuestos. Y a votar. Y a callar. ¿o no?

Peligro quizá no tan inminente.

La ubicación del futuro cementerio de residuos nucleares de alta actividad va a suponer una prueba más de que la democracia que tenemos es sencillamente penosa y lamentable. Los ayuntamientos que están presentando su candidatura a la selección de tan polémica instalación podrán determinar, con el voto de 4 gatos (un puñado de concejales), la ubicación de unas instalaciones que afectarán en gran medida las posibilidades de desarrollo económico, la seguridad, la calidad de vida y -muy probablemente- la salud, de decenas de miles de personas, aparte de las generaciones futuras que habiten -o no- en las inmediaciones. Personas cuya opinión se está ignorando, y que no podrán hacer otra cosa que quejarse amargamente si finalmente sus representantes políticos les traicionan, como es de esperar siempre que hay tanto dinero en juego, o cuando el juego político no permite opciones.

Podría parecer una queja de ecologistas caprichosos del tipo NIMBY (Not in my Back Yard), de los que no quieren renunciar a la electricidad barata pero tampoco quieren centrales térmicas o incineradoras cerca de sus casas, entre otras cosas. Pero es mucho más que eso. Y una vez más los medios de desinformación tratan de tapar la verdadera dimensión del asunto, que no es otra que el planteamiento de que la energía nuclear presenta demasiados riesgos e inconvenientes como para que su supuesta rentabilidad o su muy discutible ausencia de emisiones de CO2, puedan inducirnos a creer que es la solución a algo, sino más bien una fuente inagotable de quebraderos de cabeza.

Y el de los residuos es un gran inconveniente; quizá el mayor, pues supone que las personas que ahora son niños y no pueden opinar siquiera, incluso los aún no nacidos, sufrirán la mayor parte de los inconvenientes, asumirán los mayores riesgos, y pagarán las deudas, sin disfrutar ni una sóla de las supuestas ventajas que -justa o injustamente- representa la energía nuclear.

La energía nuclear es lo que tiene: es “barata” porque no atiende a ninguna clase de justicia social o económica, y porque se socializan los costes incluso intergeneracionalmente.

Un accidene técnico en una central nuclear puede convertirse en catástrofe medioambiental y humana que afecte a un amplio área de muchos kilómetros a la redonda, y no sólo en el municipio o comarca donde se ubica la central (y que se beneficia casi en exclusiva del aluvión de ingresos).

Allí donde se coloque el engendro (perdón, el ATC o almacenamiento temporal centralizado), éste supone un incremento notabilísimo del riesgo al que se somete la población, al concentrarse el almacenamiento de los desechos nucleares de todos los reactores del país en un sólo punto, originado además un importante tráfico de contenedores de basura atómica.

Otra cuestión sobre la que no se oye ni una palabra: ¿por qué no se realizó antes? ¿por qué esperaron a tener la capacidad de las piscinas de las centrales al límite? Pues porque en esto de la energía nuclear (como en tantos otros asuntos) siempre se ha confiado ciegamente en la tecnología y en las fantásticas soluciones que ésta depararía en el futuro; y desde luego también en la suerte.

El “problema” de los residuos se pensaba resolver sobre la marcha. Mientras los reactores ya estuvieran activos, mientras ya iba funcionando el negocio.

Empezaron lanzando bidones al mar. Luego se echaron atrás; no por conciencia, no; sino por las presiones de ecologistas y otros grupos que se opusieron, a menudo arriesgando en ello sus vidas.

Se especuló con estupideces varias, como la de enviar los residuos nucleares al espacio, enterrarlos a gran profundidad (AGP, o almacenamiento geológico profundo), etc. Soluciones que se han mostrado muy poco viables. Y de momento, como a  corto plazo no hay solución, se aplaza una vez más la solución con la chapuza-solución del ATC, que además casi nadie quiere, salvo cuatro pobres desgraciados y ciertos concejales y alcaldes de algunos pocos (poquísimos, afortunadamente) de los municipios más necesitados de “ayuda económica al precio que sea”. Desde luego la crisis facilitará las cosas. Pero aún con todo, es muy significativo que tan pocos municipios se presten a ello.

Para resumir, recordaría unos cuantos puntos, muy brevemente:

  • El ATC es una chapuza (perdón, solución) provisional.
  • Los puestos de trabajo que se destruirán en los alrededores de la instalación serán muy cuantiosos y seguramente superiores a los que generará la instalación.
  • La posibilidad de sufrir un terremoto de alta intensidad -no descartable-.
  • El riesgo de atentados o accidentes en las operaciones de transporte o de manipulación en la descarga de los contenedores
  • La basura nuclear permanecerá peligrosamente activa durante cientos de años.
  • Y claro: “dentro de cien años todos calvos”; pero ahora los bolsillos de algunos a rebosar.
  • Algunos, dentro de cien años (o 500), se cagarán en nosotros y en las madres que nos parieron.

¿el impuesto de los tontos?

No. De eso nada. Hay muchas buenas razones para jugar a la lotería (de Navidad), aparte de la estulticia habitual del personal. Todas ellas reforzadas y fomentadas por unas campañas publicitarias que, mas que animar, atemorizan a los pocos que nos resistimos a participar. Porque, ¿quien en su sano juicio se quiere negar una oportunidad así de experimentar la felicidad suprema de hacerse rico al instante?

Sigue leyendo

Aristocracia política

empresas mamando del ciudadano europeo

Se anunció ya la elección de la nueva cúpula en la Unión Europea. Nuevo presidente del consejo y nueva jefa de la diplomacia. Un refinado burócrata belga, Van Rompuy, aficionado a escribir haikus en su blog, y una baronesa poco conocida en su própio país, inglaterra, Catherine Ashton.

En diarios como La vanguadia se justifica la elección por la ventaja que supone el modesto peso político de ambos y resalta sus intachables trayectorias. Otros diarios más críticos (con algunos temas al menos) como Público, destacan el “estupor mundial por los nuevos rostros de la UE”, en alusión a las numerosas críticas recibidas por su falta de experiencia, llegando a escribir respecto a la futura ministra de exteriores de la UE que se mostró “perplejidad en Londres por la elección de la gris Ashton”; y reproduciendo declaraciones como la del jefe de los Verdes en la Eurocámara, Daniel Cohn-Bendit: los 27 “han seguido con su tarea de debilitamiento de las instituciones” al nombrar a un “presidente soso” y a una ministra de Exteriores “insignificante”. También se ha escrito de ella en Público que “su mayor mérito ha sido siempre seguir las órdenes de sus superiores”.

Destacaría, además, que se les ha votado por unanimidad y tras semanas de reuniones a puerta cerrada, todo un signo de buen funcionamiento democrático, mucho diálogo y transparencia.

Desde luego, parece que vamos de mal en peor; una democracia representativa en la que además se eligen en secreto -y por tanto por motivos ocultos- los máximos representantes del gobierno de la UE, con poderes por encima de los atribuidos a los representantes elegidos democráticamente a nivel más local. Tiene aspecto de auténtica conspiración al estilo gobierno en la sombra tipo Club Bilderberg, en las que no suelo creer demasiado. Pero Bilderberg, poder en la sombra, o ignorantes peligrosos, no se por qué pero me temo que el resultado sea que lograrán que los europeos dependamos aún más del poder de las grandes empresas y los grupos financieros, a costa de nuestra libertad y de nuestra calidad de vida, como no podía ser de otra forma.