¿Compartimos el huerto?

Huertos-compartidos

No sólo se pueden compartir los archivos, las ideas, los espacios de trabajo, el coche, la vivienda, etc, Si tienes un terreno del que no te puedes ocupar adecuadamente, o no le sacas apenas provecho y crees que podría ser más útil (para tí y para otros), también puedes compartirlo. La gente de huertoscompartidos así lo vió y diseñó un servicio que trata de facilitar estos intercambios entre propietarios y personas deseosas de cultivar un huerto ecológico, compartiendo además, conocimientos, experiencia, etc.

Esta no es una idea nueva, en realidad; huertoscompartidos se inspira en experiencias de otros lugares, como es el caso de landshare o wepatch. Pero ser absolutamente original no siempre es lo más adecuado: mejor es hacer cosas que ayuden a las personas y mejoren el entorno, lo cual es el caso; además le ponen al proyecto mucho entusiasmo y ganas. Un proyecto que facilita a hortelanos (los que buscan terrenos para cultivar un huertecito) y propietarios, que puedan contactar libremente (sin intermediar de la forma en que lo hacen casi todas las páginas de servicios de intermediación, que ocultan la identidad entre ambos incluso para los suscriptores), les entrega un formato de contrato muy útil para formalizar el acuerdo entre ambas partes (hortelanos y propietarios). Y hace ambas cosas por un precio casi ridículo (2€), considerando la satisfacción que ambas partes pueden obtener a cambio: muchos ratos agradables al aire libre, verduras y frutas frescas y ecológicas, conocimientos nuevos…

¡Animaos… y compartid la idea! Y el huerto.

img_1952

Ya somos ricos, en realidad

EcoVillageTransitStationArt

Hace unos días escribí un post en eidonlink acerca del coworking en el que hice una breve alusión a la nueva economía. Una economía que supone la irrupción de nuevas formas de consumo y organización de los negocios, expresados -entre otros- por Lisa Gansky en La malla, o divulgados en completos directorios por gente más cercana (Barcelona), como Albert Cañigueral a través de las webs consumocolaborativo y ouishare. Esta nueva forma de economía forma parte de un cambio más amplio que se traduce en una serie de cosas a las que la administración normalmente suele dar la espalda, como es potenciar las pymes y lo local, la calidad de vida en el entorno urbano (para los que la bossa no sona: la mayoría) y una economía que facilita al ciudadano de a pie su participación y expresión de sus talentos, desarrollándose un auténtico tejido creativo, tal como exponen algunos grupos, como en el Manifiesto de Memphis.

high-line-2-lawn

No puedo dejar de preguntarme (con esperanza) si esta nueva economía -y cultura- supondría en un cierto plazo una tendencia hacia menos monopolios y más emprendedores, menos multinacionales todopoderosas y más empresas cercanas al ciudadano, menos administración y más autogestión, menos monocultura y más diversidad cultural, menos dictadura financiera (mejor ninguna) y más democracia participativa (partimos prácticamente de cero), más calidad de vida y jornadas de trabajo más cortas pero fructíferas y satisfactorias (y no solo para el empresario). Deseo creer que sí, que esta nueva economía, diría que emparentada con el capitalismo natural propuesto por la gente del rmi y la economía azul de Gunter Pauli, es la única posibilidad de organizar una sociedad moderna en torno a un sistema económico sostenible. Porque el modelo capitalista de concentración y escasez premeditada ya ha fracasado, a pesar de que traten de reanimarlo con masivas inyecciones (de liquidez) a bancos casi quebrados y recortes despiadados al maltrecho estado de bienestar. Sería mucho más sensato no prolongar su agonía ni un día más, pues ésta conlleva empeorar la situación y el sufrimiento generalizados.

Mientras el viejo y decrépito sistema languidece, demos la bienvenida a la nueva, vital y esperanzadora economía creativa (compartida, distribuida, azul, etc.) de ciudadanos más implicados en la política, más recompensados económicamente, socialmente más justa, económicamente sostenible, ecológicamente viable. Si podemos definirlo, puede ser real. Ya somos ricos, pero nos escondieron el tesoro. Aunque sabemos dónde encontrarlo; está entre nosotros.