Imagen

Los Papalagi – Erich Scheurmann

Los -inspirados- discursos del jefe samoano Tuiavii son una mezcla de filosofía y humor, observación antropológica y sociológica de la civilización centroeuropea de principios del siglo XX. A pesar de que ha transcurrido casi un siglo desde la edición original (en alemán), los aspectos fundamentales de la vida y costumbres
“occidentales” podrían parecer tan extrañas como entonces a una cultura ancestral que hubiera permanecido aislada.

La moda es una de esas extrañas cualidades de nuestra cultura y una de las primeras en llamar la atención del jefe samoano.

La vida entre las grietas de las piedras, (las calles entre los edificios), excesivamete bulliciosa para un “salvaje” es otra de las cosas que describe en detalle sobre “los Papalagi”

La fascinación de los Papalagi por los objetos, ya sean los creados artificialmente, o los extraídos a la naturaleza, que debe ordenar y clasificar obsesivamente, es otra curiosidad anotada para los discursos.

Tuiavii no deja de admirarse, a pesar de todo, de la magnífica capacidad creativa de los Papalagi. Sin embargo, también constata que toda su tecnología y maquinaria no le sirven para lo esencial, vivir como hombres, ni tan sólo vivir confortablemente, ni en paz, sino que parecía todo lo contrario.

Una construcción samoana, al contrario de las de los Papalagi, estaba hecha por todos (no por especialistas) y para todos, a partir de materiales locales, reciclables, sin crear residuos; además debía ser cómoda, liviana, luminosa y “barata” en cuanto a tiempo y esfuerzo de dedicación a su construcción.

Los oficios, la especialización del trabajo, era otro asunto sobre el que reflexionaría y se asombraría cualquier “salvaje”. Sin embargo, hoy lo tenemos tan asumido que hasta nos parece “normal”.

Imagen

Elogio de la Locura – Erasmo de Rotterdam

Publicado por primera vez en 1511, Elogio de la Locura ( o de la Necedad) de Erasmo de Rotterdam, fue quizá el primero de muchos ensayos en tratar el tema de la estupidez del Ser Humano, o más concretamente, la Civilización.

image

En la obra se hace una relación puntual de las “ventajas” de la Locura sobre la Razón; señala cuán felices son los hombres cuando viven arropados por la necedad, situación de la que no escapan ni siquiera los Gramáticos, los Filósofos, los Teólogos, los Papas, los Obispos Germánicos, los Reyes ni los Príncipes. La locura se presenta ante un auditorio donde desarrolla un elogio de sí misma, logrando que su sola presencia desarrugue entrecejos y produzca cálidas sonrisas. Enumera una por una sus cualidades, vanagloriándose de que sus muchos beneficios se reparten entre todo tipo de personas: desde el vulgo que se contenta con pláticas de viejas, hasta los reyes y eclesiásticos que se embriagan con toda clase de diversiones. 

(fuente Wikipedia)

image

Ver en Publitas