Regreso a la eficiencia perdida

image

Los desplazamientos de personas y eltransporte de mercancías llegaron a ser responsables de la mayorparte del consumo energético. El modelo de transporte individual y
motorizado, a la par que la dispersión de las urbes, antaño más
compactas, prácticamente se ha universalizado. Las mercancías se
producen en donde resulta más barata (y menos “conflictiva) la
mano de obra y más barata la energía y los impuestos, por lo que
también se ha incrementado el transporte de mercancías.

Sigue leyendo

Move it! ¡Muévelo!

avion de carga

No parece necesario recordar que vivimos en un mundo globalizado, o más o menos globalizado. Las ideas, el dinero y las comodities van de un rincón del planeta a otro, y se desplazan con menos dificultad que las mismas personas que impulsan esas ideas, dinero y mercancias: no sufren jet-lag y además ideas y dinero no tienen apenas fronteras ( lo cual es bueno por la parte de las ideas, pero no tan bueno en cuanto al dinero, que se pierde entre los bits de los ordenadores de ciertos países paradisíacos).

Las ideas y la información son quizá la “mercancía” más ágil en sus desplazamientos. Aunque no tanto como sería deseable. Y sospechamos que las ideas e información que se desplazan con mayor celeridad y tienen mayor alcance no son las que más merecerían tal distinción; a menudo son las peores ideas, las más arcaicas y las menos dignas de mención las que reciben el status de universales y se benefician de dispersión vírica. Con la información en general sucede que es aquella con menos valor, o la que tiene valor para un grupo más reducido de beneficiarios, la que acaba desplazando a la información que debería ser de dominio público o debiera cambiar el mundo a favor del mayor número de personas.

Pero al margen de las ideas, el dinero y las comodities, las pequeñas mercancías a menudo no son tan fáciles ni económicas de transportar, ni tan solo a distancias mucho más modestas que la que media entre puertos como Nueva York y Shangai, atestados de contenedores. Porque no es la distancia la que determina en mayor medida la dificultad y el coste, sino la logística requerida por cada pequeña unidad, elemento o paquete que debe entregarse, aunque sea a unos pocos cientos de kilómetros, pues exige un sistema de almacenamiento, clasificación y distribución tan complejo al menos como el de los contenedores de los grandes puertos.

Hoy día el comercio minorista está sufriendo una gran transformación, especialmente con la irrupción de internet y el comercio online. Casi cualquier persona medianamente avispada y con una buena idea, tiempo y un poco de dinero puede diseñar una tienda online con la que vender productos físicos (y por supuesto digitales). Crear una página ya no es costoso ni engorroso. Encontrar productos tampoco, ni cobrarlos. Tener un stock sin almacén, y poder gestionar la entrega en un plazo prudencial ya es harina de otro costal. Pero para ello también contamos con la ayuda de numerosas empresas de paquetería muchas de las cuales están cada vez más enfocadas al e-commerce. Tantas que es necesario poner un poco de luz para compararlas adecuadamente, como hace el comparador de paquetería y transporte PackLink.es, aunque no esté especializado en empresas de paquetería exclusivamente online.

contendores

En PackLink podemos encontrar la opción más adecuada a nuestras necesidades en base al precio y tiempo de entrega. Y, por supuesto, no solo de internet vive el Hombre: cualquiera que necesite enviar un regalo, como pueden ser los chorizos ibéricos que se envían del pueblo al pariente de la gran ciudad, la ropita de bebé para ese recién nacido que aún no podremos ver porque estamos a demasiada distancia, juguetes, etc. Y como no, todo lo relacionado con el mundo de la empresa, como pueden ser pequeñas piezas de recambio, libros y revistas, teléfonos móviles, tablets, etc.

Mover pequeños objetos de un lugar a otro, para acercarlos a amigos o familiares, para solventar los pequeños pero repetidos suministros de la empresa, puede considerarse parte vital de la economía. En realidad es mucho más necesario que mover el dinero de un lugar a otro sin cambiar de manos. Mover esos pequeños objetos puede que no sea siempre tan productivo y emocionante como mover ideas para combinarlas y crear ideas nuevas o de mas valor, pero produce un vínculo entre las personas. La paquetería podría considerarse una posibilidad de intercambio de bienes entre particulares, empresas y particulares, y empresas, a la mínima escala posible (desde solo 1 artículo) y a un coste totalmente asequible para cualquiera. Y si no lo crees, pruébalo. Encontrarás empresas como ASM que te ofrecerán buen servicio a cambio de precios muy competitivos.