Lo llaman industria alimentaria cuando debería llamarse genocidio

Sobran argumentos, pero falta honestidad por parte de la sociedad.

Anuncios