“Decidí salir del armario”

CIMG1154

Ésta es una expresión que normalmente se aplica para describir la decisión de mostrar públicamente una homosexualidad que hasta entonces se ha mantenido oculta. Los motivos para ocultar la homosexualidad, que ahora empieza a percibirse en muchas sociedades como normal, podían ser varios: miedo a una opinión fuertemente contraria, rechazo social, rechazo incluso de padres y hermanos.

Si lo analizamos, el hecho de que los homosexuales se ocultaran (y muchos aún se oculten) es un síntoma de una sociedad enfermiza. Pero lo rechazable no es la tendencia gay (of course), sino la hipocresía social debida a algunos individuos marcadamente intolerantes que provocan ese miedo en algunas minorías.

Y el caso de la intolerancia hacia diferentes tendencias sexuales es más o menos evidente, pero hay otras intolerancias que no son tan fácilmente reconocibles. Cualquiera que decida vivir de una forma diferente, o no se amolde a los patrones marcados entre los estrechos límites impuestos por lo “normal” y lo “decente” corre el peligro de ser estigmatizado del mismo modo que un gay lo era (o es) cuando decide vivir con alguien del mismo sexo. Es el caso del que abandona un empleo fijo y bien pagado para irse a vivir a una comuna, o la chica (o el chico) de buena familia que no se quiere casar, o el que abandona la carrera de abogado (o ingeniero, o médico, o lo que sea) porque cree que esa vida no es para él. Yendo un poco más lejos, también es mal visto o es sospechosamente peligroso el que no cree en la democracia y no vota nunca, el que no cree en Dios (o en algo alternativo) el que lleva el pelo demasiado largo, o demasiado corto, o demasiado colorido, el que rechaza la autoridad competente (por incompetente), el que voluntariamente no ahorra y se conforma con poco, y el que no tiene coche porque no le apetece, o vive como un monje teniendo dinero para vivir “bien”, o el que no es hincha de ningún equipo de fútbol o el que no se emociona con ningún himno ni bandera, etc, etc. Parece ser que si uno no es como el personaje standard, tan bien definido por la publicidad (caprichoso de todo lo que se vende, consumista, aburrido, idiotizado, manipulable, decente, guapo, corriente…) es uno sospechoso de rebeldía antisistema.

Pero quien más quien menos se deja llevar por ese miedo y practica esa hipocresía light de amoldarse a las masas tratando de no llamar la atención.

Todos somos algo cobardes (unos mucho más que otros) y practicamos el engaño y el camuflaje. Pero algunos, especialmente cobardes e hipócritas, no se conforman con pasar desapercibidos; estos tratan de mostrar su normalidad poniendo a raya a los que se salen de la vereda. Estos ya tienen la piedra en la mano y están dispuestos a lanzarla a la primera oportunidad. Más nos vale no estar en su punto de mira.

Soy un gnomo

Gnomo feliz

Rindo pleitesía ante vuestros poderes mágicos: Marketing Avanzado, Organización de organizaciones, Exexutive Business, Master del Universo por la Esculea Superior de seres superiores. Me inclino ante los sacerdotes que ofician los ritos de la Sagrada Economía, obedientes a las inescrutables fuerzas de la Mano Invisible del Grandísimo Libre Mercado. Oh, Señor de las Finanzas Etéreas, Misterio entre los misterios, te ruego me sea concedido tu misericordioso crédito.

Soy un gnomo del reino fabuloso donde nunca se ponía el Sol. Un reino abandonado del favor de los dioses, que han permitido que las fuerzas del mal nos dejen sumidos en la oscuridad. El euro-ogro y la UE-ogra nos acosan y hostigan, y los populares verdugos elegidos para el necesario sacrificio hacen el trabajo sucio que nadie haría en su sano juicio.

Por si fuera poco, unos perezosos esclavos poco competitivos, que ya no quieren trabajar de sol a sol por una escudilla y una promesa, que se niegan a vender lo poco que les queda para pagarse un billete a Disneylandia (en cómodos pagos mensuales), que no consumen alocadamente ni ahorran, ni invierten ya en bolsa, a los que incluso cuesta ya vaciar los bolsillos poniéndoles la etiqueta de contribuyentes a cada paso, movimiento, inhalación o parpadeo… (¡Malditos! No merecen vivir ya al amparo del reino).

Soy un gnomo desterrado, que vive no en un país, sino en una marca. Eso sí, dicen que es una marca de diseño. Claro que uno podría pensar “el diseñador que la diseñó buen diseñador no será”. Pero en realidad no hubo diseñador sino que la marca fue un restyling de un viejo y anticuado producto que poco tiene de diseño. Pero el marketing es eso: venderte la destartalada moto como si fuera nueva.

Soy un gnomo despistado que no sabe de donde le vendrá la próxima Gran Ostia (que nada tendrá de sagrada); humilde siervo de la marca . Una marca que pretende competitir con otras tan competitivas como… China, la antes exótica y después popular.

China… anhelada por tantos Señores de los Negocios, país-marca donde sus competitivos ciudadanos pobres sí que saben cuales son sus obligaciones: trabajar por lo que quieran los amos darles, hasta que se les caiga la fábrica encima, enfermen o mueran de agotamiento.

Pero yo soy un gnomo que sueña y trabaja por un mundo mejor y que viendo que es posible, contento baila en el jardín. Un gnomo desterrado y despistado, pero feliz.

 

Lectura Basura

Pildora roja

No creas en nada meramente por la autoridad de maestros, mayores u hombres sabios.

No creas en nada, ni siguiera porque lo haya dicho yo. Cree solamente después de cuidadosa observación y análisis, cuando encuentres que concuerda con tu razón y que conduce a lo bueno y al beneficio de uno y de todos…

Entonces acéptalo y vive según ello.

Buddha

Sin ser demasiado conscientes, casi inadvertidamente, estamos enfermando; y no poco a poco sino a pasos agigantados. La comida chatarra (comida basura), los aditivos, el azúcar y las harinas refinadas, las grasas “malas”, etc. tienen parte de la culpa. Pero como no solo de pan vive el hombre, también lo que nos entra por los ojos y oídos, la excesiva información (a veces adulterada) que apenas somos capaces de digerir, también nos está envenenando. Las abundantes malas noticias, la inoculada impotencia, el victimismo campante, el “irracional razonamiento” político, los tóxicos contenidos en la prime time televisiva, las tertulias de (…), etc, etc., pueden acabar con nuestra salud mental antes de que la comida basura acabe con nuestra salud física.

Ante este panorama tan amenazador, ¿que podemos hacer? Además de comer más sano, quiero decir.

Lo más fácil, que suele ser también lo más inútil: quejarnos en privado, entre amigos y conocidos; votar a otros diferentes la próxima vez, hacer zaping, cambiar de diario…

Algo más costoso, pero también un poco menos inútil: discurrir sobre los problemas sociales y escribir las conclusiones en algún medio público (cartas al director, un blog, etc.), enviar un poco de dinero a una ong que nos seduzca, consumir con algo de criterio cívico y ecológico, no encender la tele en prime time, etc.

Mucho más comprometido, pero también mucho más eficaz: participar activamente en alguna asociación de las que pretende cambiar el mundo; trabajar en algo en lo que se cree (quizá no buscar el trabajo, sino más bien crearlo); comprometerse con cada acción, escrito y compra con unos principios propios. (No como Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”).

Respecto a esto de los principios, pese a la buena voluntad por sacrificarse por el bien común, podría haber un problema: hay que ir desarrollándolos lenta y penosamente, pues no se venden ya cocinados. Requiere tiempo y dedicación en forma de lecturas reflexivas y lucha contra los prejuicios. Y otro problema suele ser que pocas personas, ni aún los profesores de literatura, suelen aconsejar las lecturas más inspiradoras y adecuadas a los jasp, que son como esponjas de lo bueno y de lo malo.

Para empeorar el tema, no vivimos entre sabios; los más potentes medios de comunicación de masas no facilitan en absoluto que los sabios puedan expresarse. No parece interesar que la gente reflexione. Solo interesa manipular las intenciones de compra y de voto, y mantenernos ignorantes y temerosos. Incluso entre los que ya no ven tele, mucha gente se culturiza entre tuits y sloganes marketinianos de blog barato. Y los libros no siempre son mucho mejores que la tele. Los “buenos” no están entre los best sellers

La buena noticia es que probablemente ya sospechabas que algo no encajaba, que tu vida no tenía el sentido que se supone que debería tener, y que -como Neo- aún puedes elegir la píldora roja

Vídeo

El gran cambio

Este video, continucación del La historia de las cosas (Story of Stuff), se adentra en lo que podemos hacer para mejorar el mundo además de actuar con nuestras elecciones como consumidores. Pues nuestro protagonismo en el cambio ha de ir necesariamente más allá si deseamos ver resultados claros.

Conversación privada

No trabajan en universidades (ya sea en docencia o investigación), ni en empresas de software, ni en banca financiera, ni en investigación privada sobre cosas tan raras como la inteligencia artificial, las redes neuronales o la lógica difusa; no, algunos de los mejores matemáticos son reclutados por eso que hoy se llama defensa. Porque la mejor arma (perdón, defensa) de cualquier ejército siempre ha sido la información… sobre lo que hace y pretende hacer el enemigo, cómo y cuándo. No es un asunto especialmente moderno, pero sabemos de ello sobre todo por el cine, al relatar episodios (ficticios o no) de espionaje durante la 2ª guerra mundial y la posterior guerra fría. Uno de estos episodios tiene como protagonista a una máquina de encriptación (o mejor dicho, cifrado)*1 alemana que se utilizó en la 2ª guerra mundial, denominada Enigma. Durante algún tiempo permitió a los militares alemanes mantener informaciones confidenciales, pero sus códigos pudieron ser descifrados por otra maquina aún más sofisticada desarrollada por los norteamericanos, que además tenían en su poder varias máquinas Enigma (aunque les faltaban las claves, sin las cuales no podían leerse las transcripciones)…. hasta que atraparon un submarino con todas las claves.

enigma machine

Curiosamente, los militares norteamericanos habían utilizado anteriormente un sistema mucho más simple y también eficaz: el lenguaje navajo, en el que además no existen palabras como submarino, tanque o avión, obviamente (un sistema que los alemanes no acertaron a imaginar durante algún tiempo). Hoy pocos confiarían a un medio tan rústico como el locutor de claves navajo (o algo equivalente) para la transmisión de información confidencial, pero podemos estar relativamente seguros al confiar las operaciones como las transacciones bancarias mediante internet a un cifrado (encriptado) informático, desarrollado por algún equipo de matemáticos destacados. *2

Tras las grandes guerras, y al mismo tiempo que aparentemente se iba apagando la guerra afría, el espionaje industrial va cobrando cierta importancia; lo cual no es solo porque hubiera espías disponibles, sino por el empeño de las escuelas de negocios en aplicar estrategia militar al mundo de los negocios (El Arte de la Guerra, de Sun Tzu, ha sido libro de cabecera de muchos ejecutivos agresivos). Como a menudo la inteligencia innovadora crea conocimiento valioso por su escasez; como propiedad intelectual, estrategia empresarial, negocios de altos vuelos, etc. es útil cifrar comunicaciones de secreto empresarial o industrial, además de proteger la intimidad de las conversaciones. La vulnerabilidad de las comunicaciones digitales móviles está creando una nueva clase de soluciones de cifrado, como la que ofrece Cellcrypt, que cifra las llamadas de voz en teléfonos móviles como Android , BlackBerry, iPhone y Nokia, proporcionando seguridad y facilidad de uso al mismo tiempo. Realizar una llamada segura es tan simple como hacer una llamada normal desde el mismo dispositivo. Las Soluciones de Cellcrypt soportan muchos tipos de teléfonos móviles y se pueden instalar a los usuarios en ubicaciones remotas a través de Internet en cuestión de minutos.

3phones_2

Luego no digan que no lo sabían

*1 encriptación, poniéndonos rigurosos, significaría introducir en una cripta

2* Mensajes cifrados que otros matemáticos pueden tratar de descifrar. Incluso en algún caso, alguno como John Forbes Nash, cuya historia se dio a conocer al público a través del film Una mente maravillosa, llega a “descifrar” imaginariamente a través de los titulares de los periódicos, pues llegó a padecer esquizofrenia paranoide. Cuando decía que los extraterrestres se comunicaban con él por medio del periódico New York Times, un profesor del MIT que lo visitó al psiquiátrico le preguntó: ¿Cómo puede un hombre tan inteligente y lógico creer que los extraterrestres le envían mensajes? La respuesta fue simple: Porque las ideas sobre seres sobrenaturales vinieron a mí de la misma forma que las ideas matemáticas. Por eso las tomé en serio.   Lo cual es sumamente revelador acerca de la naturaleza del conocimiento científico.

¿Compartimos el huerto?

Huertos-compartidos

No sólo se pueden compartir los archivos, las ideas, los espacios de trabajo, el coche, la vivienda, etc, Si tienes un terreno del que no te puedes ocupar adecuadamente, o no le sacas apenas provecho y crees que podría ser más útil (para tí y para otros), también puedes compartirlo. La gente de huertoscompartidos así lo vió y diseñó un servicio que trata de facilitar estos intercambios entre propietarios y personas deseosas de cultivar un huerto ecológico, compartiendo además, conocimientos, experiencia, etc.

Esta no es una idea nueva, en realidad; huertoscompartidos se inspira en experiencias de otros lugares, como es el caso de landshare o wepatch. Pero ser absolutamente original no siempre es lo más adecuado: mejor es hacer cosas que ayuden a las personas y mejoren el entorno, lo cual es el caso; además le ponen al proyecto mucho entusiasmo y ganas. Un proyecto que facilita a hortelanos (los que buscan terrenos para cultivar un huertecito) y propietarios, que puedan contactar libremente (sin intermediar de la forma en que lo hacen casi todas las páginas de servicios de intermediación, que ocultan la identidad entre ambos incluso para los suscriptores), les entrega un formato de contrato muy útil para formalizar el acuerdo entre ambas partes (hortelanos y propietarios). Y hace ambas cosas por un precio casi ridículo (2€), considerando la satisfacción que ambas partes pueden obtener a cambio: muchos ratos agradables al aire libre, verduras y frutas frescas y ecológicas, conocimientos nuevos…

¡Animaos… y compartid la idea! Y el huerto.

img_1952