Demos gracias a la democracia

 

Año 2017. Las personas de todo el mundo pueden estar en contacto en tiempo real, a coste prácticamente cero, Un teléfono celular común tiene hoy tanta capacidad de procesamiento como los ordenadores de sobremesa de finales del siglo XX. Las enciclopedias universales han sido sustituidas por una versión online multidioma, actualizada diariamente y gratuita. (… y todo eso la mayoría lo aprovecha para leer sobre banalidades y curiosear en redes sociales).

Trump-Clinton-Celebrity-Death-Match

Sigue leyendo

La Genuina Fuente de la “Eterna Juventud”

viejos moteros

Lo que puede hacerse para aumentar extraordinariamente las posibilidades de tener una vida larga, saludable y feliz y el gran secreto para ralentizar el tiempo.

Quizá sí sea posible esquivar la vejez, al menos por algunos años más. A parte de algunas inevitables arrugas, y canas, vivir “jóvenes” por muchos más años es ya una posibilidad real, si se sabe lo que se tiene que hacer, además de la voluntad de hacerlo. Aunque para la mayoría sería preferible hacer un pacto con el diablo.

Sigue leyendo

Los sueños del hombre blanco

En 1855, el jefe Noah Sealth de la tribu Duwamish, escribió al presidente Franklin Pierceprotestando ante su decisión de comprar las tierras tribales. En la carta, el jefe indio se explicaba así:

“¿Cómo puede comprar o venderse el cielo, el calor de la tierra? La idea nos resulta extraña. Ninguno es dueño de la frescura del aire o de la espuma del mar. ¿Cómo puede comprarnos esas cosas?”
“Sabemos que el hombre blanco no nos entiende. Una porción de la tierra es para él lo mismo que otra, porque es un extraño que viene en la noche y roba a la tierra lo que desea. La tierra no es su hermana, sino su enemiga, y cuando la ha conquistado, continúa adelante. Abandona la tumba de su padre, y el suelo donde ha nacido su hijo queda olvidado.”
“El aire es precioso para el piel roja. Porque todas las cosas llevan el mismo aliento — los animales, los árboles, el hombre —. El hombre blanco parece que no presta atención al aire que respira. Como un hombre moribundo por largo tiempo, está demasiado entumecido para poder siquiera oler la fetidez.”
“El hombre blanco debe tratar a lo animales de esta tierra como a sus hermanos. Soy un salvaje y no entiendo otra forma. He visto en la pradera miles de búfalos muertos que abandona el hombre blanco, quien los mata por diversión desde el tren en marcha. ¿ Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales desapareciesen, el hombre moriría por la gran soledad de espíritu que le embargaría, porque lo que pasa a los animales también le sucede al Hombre. Todas las cosas están vinculadas. Todo lo que le ocurre a la tierra, también le ocurre al Hombre.”    (…)

“Quizá comprendiéramos si supiésemos cuáles son los sueños del hombre blanco, qué esperanzas infunde a sus hijos en las largas noches de invierno, qué visiones imprime en sus mentes.”

Mundialmente soporífero

 

hincha loco013

Cada vez entiendo menos la pasión que desatan los partidos de ese juego del balonpié, porque lo que es el espectáculo me resulta mas bien aburrido. Además de poco emocionante, parecería que tienen la misma probabilidad de ganar cualquiera de los dos equipos, con independencia de su destreza en el juego. Por si fuera poco, si al final de 90 minutos más un tiempo de prórroga de juego uno de los equipos ha jugado claramente mejor pero no ha conseguido meter un solo gol, todo se decide a unos tiros de penalties. Con lo cual casi toda la responsabilidad recae en el portero y quizá en menor medida en el tirador. Está claro que es para que el público (incluido el que está en casa viendolo por tv) no muera de inanición esperando un desenlace prórroga tras prórroga.

Lo mejor del tema es que no soy yo solo, muchos a mi alrededor constatan que cada vez les resulta menos emocionante. La humanidad podría por fin estar evolucionando a un nivel de conciencia superior, dado que el fútbol empieza a aburrirnos, que es lo lógico. Aunque también podría ser que la publicidad “La FIFA contra el amaño de partidos” podría resultar más necesaria que nunca y los partidos estén en buena medida influenciados por un arbitraje no del todo imparcial.

Algún día, con algo de suerte, y si el balonpié sigue evolucionando hacia el aburrimiento absoluto, la gente volverá a jugar a la pelota -o a cualquier otro juego- con la misma pasión con que hasta ahora se ponen del lado de “sus” equipos, naciones, colores y banderas. Que conste que he dicho jugar, no mirar.

 

Mis mejores deseos

maromo

Santa Claus afeitadito y depiladito parece otro; más joven incluso.

Más concreto -y mucho mejor- que desearte solo Felices fiestas, deseo para ti lo siguiente:

Que hagas nuevos y buenos amigos/as (y te diviertas muchísimo con ellos), disfrutes de exquisita comida (sin engordar y en buena compañía), duermas reparadoramente y de un tirón (mejor si es después de disfrutar de buen sexo), obtengas el dinero que necesitas para vivir confortablemente, te reconozcan tus méritos laborales (y te lo recompensen generosamente), se te valore por lo estupendo y buena gente que eres (y des motivos sobrados para ello), sepas perdonar a aquellos que te ofendieron (si hubo alguno, que no creo), dejes de fumar o adelgaces (si es lo que quieres y si de verdad lo necesitas), te pongas en forma, sonrías más (puede que tu ya seas de los/las que sonríes a menudo), olvides los problemas pasados y no te agobies tanto por el futuro, te levantes cada día optimista y lleno de energía, que tu familia y amigos sepan que les aprecias y el sentimiento sea recíproco, te perdonen los que ofendiste (seguramente sin pretenderlo), te relajes más a menudo, hagas más ejercicio (pero no demasiado), trabajes menos (pero ingreses más dinero), logres al menos una buena parte de todo lo que te propongas para el próximo año (si no todo), sepas apreciar mejor las cosas pequeñas que te ofrece la vida, seas (aún) más creativo y las ideas sirvan para ayudarte a ti y a los demás … Y que todo esto sea para siempre, no solo para las fiestas.

Santa Claus se pidió una excedencia: de momento le sustituirá una becaria sin carnet de trineo de renos…

Seguro que olvido algunas cosas que podrían mejorar, pues no pretendo hacer una lista exhaustiva. Resumiendo: deseo que disfrutes al máximo de la vida, seas amado y ames, juegues, goces y rías con ganas. ¿Se puede pedir más? Es posible, todo es cuestión de imaginación.

Patrimonio inmaterial de la Humanidad

sinceridad corporativa

La imprudencia y la frecuente y subsiguiente metedura de pata es el sello distintivo del Ser Humano, un sello especialmente reconocible cuanto más civilizado y desarrollado.

Las grandes y pequeñas tragedias muy a menudo son responsabilidad humana (directa o indirectamente, de inmediato o en diferido), aunque a veces no se ve así a primera vista. Incluso las catástrofes naturales a menudo suelen ser menos naturales de lo que se pretende.

Estos días en España, el trágico accidente del Alvia por un lado y los grandes incendios como el de Mallorca (unas 2000 hectáreas) nos recuerdan la famosa frase latina: “Errare humanum est”. Ambos sucesos, pese a la espantosa diferencia de las víctimas humanas, tienen un aspecto en común; se pretende focalizar la culpabilidad sobre un individuo imprudente: un maquinista temerario y una persona que quemó rastrojos muy imprudentemente. Pero en ambos casos podrían citarse otras posibles causas, claro. En el caso del tren; los sistemas de seguridad, la falta de un segundo maquinista y una curva peligrosa, como mínimo. En el incendio cabría considerar el abandono de los bosques (que produce acumulación de maleza), propiciado por unas leyes que dificultan vivir del campo como antaño, por ejemplo. Siempre hay algún motivo más, pero no son evidentes a primera vista. Y son motivos que también nacen en el error humano, casi siempre errores de planificación.

Pero hay otros peligros, aún más graves, que nos podrían algún día dejar tan estupefactos como el cisne negro de Nassim Taleb. Son peligros globales, en los que nos hemos metido casi inadvertidamente, pero que podrían tener un gran impacto sobre una cantidad enorme de personas. Son fruto de una planificación inadecuada, o incluso de la falta de planificación, y a su vez son producto de una defectuosa transmisión de información. Me explico, hay algunos riesgos, que pese a haber sido detectados y descritos más que correctamente, no son tomados en consideración. El motivo no es tanto la falta de conciencia acerca del riesgo como los intereses económicos que las medidas correctoras desafían. Hay una gran cantidad de casos de medicamentos, productos químicos, aditivos alimentarios, etc. , sobre los que recaían y recaen graves sospechas sobre su peligrosidad, pero que demoran una eternidad su retirada del mercado (si es que se retiran). Hay otros muchos sobre los que las medidas aplicadas son tibias e insuficientes, pretendidamente por la falta de consistencia de las pruebas en contra.

Los riesgos de graves crisis alimentarias, sequías catastróficas, contaminación radioactiva, virus letales mutados, superpoblación y conflictos armados, uso de armas de destrucción masiva, cambio climático, Peak Oil, retorno de la esclavitud encubiertimprecisióna y ruina económica de la mayor parte de la humanidad, tampoco se toman en serio, pero la probabilidad de que sucedan graves incidentes es mayor de lo que cree la mayoría, me temo.

Retrospectivamente todo se verá con claridad. Dentro de 50 años dirán de nosotros que éramos unos brutos ignorantes, como si lo estuviera viendo. Tendrán razón. Aunque seguirán siendo unos brutos ignorantes, claro. Y quien sabe si aún más ignorantes, porque la inteligencia humana parece avanzar como los camaleones, un par de pasos hacia delante, uno para atrás; ¿o quizá últimamente es al revés?

En cualquier caso, cabría considerar que La Cagada Global sea nominada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Sería una forma de declaración de intenciones de enmienda, como mínimo.

Ese extraordinario planeta azul

Planeta XXL (el planeta azul)

Planeta XXL (el planeta azul)

Desde Ibexian XXX-5, con amor – Por Alberto Montiel

Fiamm, el joven arqueólogo del planeta Ibexian XXX-5 parecía saber lo que se hacía. Pese a sus escasos 2 siglos (ibexianos) de experiencia trabajando con posibles vestigios de inteligencia en el planeta azul (XXL) y a que sólo había estudiado 8 años sobre su especialidad (el ser bípedo que según sus estrambóticas tesis podría haber dominado en ese espléndido planeta durante miles de años), ya estaba en la pista de una de las más importantes investigaciones de su generación: el descubrimiento de vida inteligente extraplanetaria.

En cuanto inició sus investigaciones acerca de ese feo y raro ser de apariencia tan frágil, tuvo casi de inmediato la sensación de que podría ser el animal inteligente que andaban buscando, pese a las muchas evidencias en contra. Por supuesto, sus colegas se habían reído con ganas cuando les contó la ocurrencia.

Sigue leyendo

Un campesino filósofo y sabio

sobriedad feliz

Unas escogidas frases de un libro muy especial, Hacia la sobriedad feliz, de Pierre Rabhi, un sabio filósofo que nació en Argelia en 1938, que aprendió a cuidar de la tierra, y que empezó a pensar en lo que hacemos con la Tierra, nuestro planeta:

¿Qué planeta vamos a dejar a nuestros hijos? ¿Qué hijos vamos a dejar a nuestro planeta?

El planeta Tierra es, hasta ahora el único oais de vida que conocemos en el seno de un inmeoso desierto sideral. Cuidarlo, respetar su integridad física y biológica, aprovechar sus recursos con moderación, instaurar en él la paz y la solidaridad entre los humanos, en el respeto  de toda forma de vida, es el proyecto más realista y magnífico que pueda haber.  

De la Introducción al Movimiento por la Tierra y el Humanismo

Para que los árboles y las plantas puedan florecer,

para que los animales que se alimentan de ellas crezcan,

para que los hombres vivan,

hay que honrar la tierra.

Si queremos garantizar la perennidad y el florecimiento de la especie humana en el planeta, debemos construir nuevos modelos de sociedad que pongan al ser humano y la naturaleza en el corazón de las prioridades. En primer lugar, esta sociedad perenne debe alimentar de forma sana a su población, preservar y regenerar el medio natural y volver a crear un vínculo entre los seres humanos y la naturaleza, con el interés que impone a nuestra conciencia, de la forma más rigurosa, la suerte de las generaciones futuras.

Pierre Rabhi

¿Deliramos un ratito?

risas

Qué tal si deliramos por un ratito
qué tal si clavamos los ojos más allá de la infamia 
para adivinar otro mundo posible
(...)
Se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez
que cometen quienes viven por tener o por ganar
en vez de vivir por vivir no más
como canta el pájaro sin saber que canta
y como juega el niño sin saber que juega
(...)
Nadie vivirá para trabajar
pero todos trabajaremos para vivir
Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel 
  de consumo
ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas
La comida no será una mercancía
ni la comunicación un negocio
porque la comida y la comunicación son derechos humanos
Nadie morirá de hambre
porque nadie morirá de indigestión

Los niños de la calle no serán tratados como si 
  fueran basura
porque no habrá niños de la calle
Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero
porque no habrá niños ricos
La educación no será el privilegio de quienes puedan
  pagarla
y la policía no será la maldición de quienes no puedan 
  comprarla

La Iglesia corregirá algunas erratas de las tablas de Moisés
y el 6º mandamiento ordenará festejar el cuerpo
La Iglesia dictará también otro mandamiento que se le había 
  olvidado a Dios:
Amarás a la naturaleza de la que formas parte
Serán reforestados los desiertos del mundo
y los desiertos del alma

Los desesperados serán esperados
y los perdidos serán encontrados
porque ellos se desesperaron de tanto esperar
y ellos se perdieron por tanto buscar

Seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan 
voluntad de belleza y voluntad de justicia
hayan nacido cuando hayan nacido
y hayan vivido donde hayan vivido
sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa ni 
  del tiempo
Seremos imperfectos 
Porque la perfección seguirá siendo 
el aburrido privilegio de los dioses
pero en este mundo
en este mundo chambón y jodido 
seremos capaces de vivir cada día
como si fuera el primero
y cada noche 
como si fuera la última

Eduardo Galeano

Los pilares de la Tierra

CIMG0983

Más que las catedrales, cabría decir que son los árboles los verdaderos pilares de la Tierra, pues sostienen la vida entera en ella. Conectan los rayos solares con la vida del subsuelo que alimenta a su vez toda la vida sobre la Tierra. Los árboles podrían continuar perfectamente sobre la Tierra sin seres humanos (incluso diría que prosperarían mejor), pero difícilmente nosotros podríamos sobrevivir sin árboles… a menos que nos traslademos a vivir al Mar, o a Marte; ambas opciones muy del gusto de algunos alucinados científicos que se entusiasman con soluciones extremas y complejísimas, además de ciertamente caras e incómodas.

Hoy, 22 de Abril, día internacional de la Tierra, deberíamos recordar la insensatez que supone no proteger los árboles. No me refiero solo a la barbarie que es la destrucción de las selvas tropicales; también cerca nuestro ocurren tragedias similares, en menor escala pero repetido miles de veces: se talan árboles que llevan décadas creciendo, a veces incluso árboles centenarios, para ampliar carreteras y construir nuevas urbanizaciones de chalets, hoteles para apenas 3 meses de ocupación, etc. ¿puede darse una confluencia mayor de despropósitos? Eliminamos -matamos- seres vivos perfectamente adaptados al entorno, que producen oxígeno, protegen de la erosión y la desertización, conservan húmedo el subsuelo, atraen lluvia (cuando hay muchos), aportan belleza, etc.; a cambio de una capa de negro asfalto y/o cemento, para un fin planificado a muy corto plazo. Asfalto que resultará en su mayoría casi inútil en una década (cuando el precio del combustible nos obligue a replantearnos la lógica del transporte); cemento para construir urbanizaciones que serán igualmente inútiles en algunos años, tal como expresan documentales como The end of Suburbia.

Al mismo tiempo, hablamos muy en serio de cosas tales como el comercio de emisiones y las soluciones de alta tecnología y superingeniería para protegernos del calentamiento del excesivo efecto invernadero que parecen producir las emisiones de CO2 de la quema de combustibles fósiles. Pero parecemos olvidar que los árboles, además de lo dicho, también acumulan CO2 (hasta un 50% de su peso). Lo olvidan tan a menudo que se han diseñado incluso “árboles” artificiales para tal fin. A veces cabe preguntarse de que inteligencia hablan los que opinan que somos los reyes de la creación. A título individual aún es posible encontrar personas que manifiestan inteligencia, pero colectivamente nos comportamos… ¿como animales? No, como animales no.

¡Asnos estúpidos!!!

Asimov

Asnos estúpidos – Cuento de Isaac Asimov

 Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos. Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el don de la inteligencia, y el libro, mucho menor, en el que figuraban las que habían llegado a la madurez y poseían méritos para formar parte de la Federacion Galáctica.

En el primer libro habían tachado algunos nombres anotados anteriormente: los de las razas que, por el motivo que fuere, habían fracasado.
La mala fortuna, las deficiencias bioquímicas o biodísicas, la falta de adaptación social se cobraban su tributo.
Sin embargo, en el libro pequeño no había habido que tachar jamás ninguno de los nombres anotados.
En aquel momento, Naron, enormemente corpulento e increíblemente anciano, levantaba la vista, notando que se acercaba un mensajero.
-Naron -saludó el mensajero-.¡Gran señor!
-Bueno, bueno, ¿qué hay? Menos ceremonias.
-Otro grupo de organismos ha llegado a la madurez.
-Estupendo. Estupendo. Actualmente ascienden muy aprisa.
Apenas pasa año sin que llegue un grupo nuevo. ¿Quiénes son ésos?
El mensajero dio el número clave de la galaxia y las coordenadas del mundo en cuestión.
-Ah, sí -dijo Naron-. Lo conoco. -Y con buena letra cursiva anotó el dato en el primer libro, trasladando luego el nombre del planeta al segundo. Utilizaba, como de costumbre, el nombre bajo el cual era conocido el planeta por la fracción más numerosa de sus propios habitantes.
Escribió, pues: La Tierra.
-Estas criaturas nuevas -dijo luego- han establecido un récord.
Ningún otro grupo ha pasado de la inteligencia a la madurez tan rápidamente. No será una equivocación, espero.
– De ningún modo, señor – respondió el mensajero.
– Han llegado al conocimiento de la energía termonuclear, ¿no es cierto?
-Sí, señor.
-Bien, ése es el requisito. -Naron soltaba una risita-. Sus naves sondearán pronto el espacio y se pondrán en contacto con la Federación.
-En realidad, señor -dijo el mensajero con renuencia-, los Observadores nos comunican que todavía no han penetrado en el espacio.
Naron quedó atónito.
-¿Ni poco ni mucho? ¿No tienen siquiera una estación espacial?
-Todavía mo, señor.
-Pero si poseen la energía termonuclear,¿dónde realizan las pruebas y  las explosiones?
-En su propio planeta, señor.
Naron se irguió en sus seis metros de estatura y tronó:
-¿En su propio planeta?
-Sí, señor.
Con gesto pausado, Naron sacó la pluma y tachó con una raya la última anotación en el libro pequeño. Era un hecho sin precedentes; pero es que Naron era muy sabio y capaz de ver lo inevitable como nadie en la galaxia.

-¡Asnos estúpidos!-murmuró.

FIN

Comentario de Isaac:
Me temo que éste es otro cuento con moraleja. Pero verán ustedes, el peligro nuclear escaló puntos cuando Estados Unidos y la Unión Soviética, cada uno por su parte, construyeron la bomba de fusión, o de hidrógeno. Yo volvía a sentirme amargado.

El Baktún número 13

amazonia

Se acabó el decimotercer Baktún que forma la Cuenta Larga de 5128 años del famoso calendario maya. Y no tiene pinta de que se acabe hoy el Mundo, ni de que sea el Fin de los tiempos.

Sin embargo, lo que sí es cierto es que podríamos estar metidos de lleno en un período histórico único para la Humanidad, pues en no mucho más de una generación humana “se jugará” el futuro de muchas más generaciones. El verdadero fin (más bien de la Humanidad, que no del Mundo, ni de los tiempos) puede depender más de lo que hagamos ahora (como civilización) que de los movimientos planetarios, actividad solar, volcánica o sísmica. Todo esto de los milenarismos, profecías, incompletos calendarios exóticos, etc., distrae de riesgos mucho más acuciantes, y que además sí son controlables (envenenamiento generalizado de la vida debido a químicos, radiaciones y electromagnetismo, contaminación genética, destrucción de selvas y bosques, acuíferos, contaminación marina, atmosférica, etc, etc.)

Este “daño” se ha agravado con dos factores fundamentales: la expansión del modelo económico occidental industrial-financiero basado en un consumo energético intensivo, y el crecimiento de la población mundial y su desplazamiento a entornos y modos de vida “urbanitas”. Este desastroso panorama podría también explicarse por la creciente complejidad (y por tanto, mayor exposición a riesgos) de la civilización, como fallo de los sistemas de gobierno democráticos, como fallo del propio sistema capitalista financiero, como incapacidad de la tecnología para lograr ese paraíso de paz y seguridad que prometían, etc., etc.Aunque quizá, por encima de todo esto, este Desastre Global podría explicarse por nuestra estupidez colectiva, por la ceguera ante los asuntos críticos, que no siempre son los más urgentes, pero que ahora ya son críticos y urgentes por igual.

En fin, creo que nos han vuelto a engañar una vez más; quizá la nueva era nos acabe de ayudar a “despertar”.

La seguridad del rebaño

nada es lo que parece

Por Alberto Montiel

La clave de una utópica evolución de la Humanidad posiblemente sería la integración del desarrollo tecnológico con el avance de la inteligencia integral: emocional, social, intuitiva, moral y ecológica.

Esta inteligencia, que supone la comunicación y aprovechamiento pleno de las facultades mentales propias de ambos hemisferios cerebrales (el derecho, imaginativo, intuitivo y capaz de abstracción; con el izquierdo, analítico y secuencial) permitiría que la tecnología no se empleara de forma caótica, egoísta y contraproducente, o que la política no estuviera exclusivamente dedicada a servir a la minoría rica. Sigue leyendo

¿Sin esperanza?

Si nos rendimos al credo mediático no nos quedará mas que languidecer y morir en vida, tales son los mensajes y consignas con los que nos alimentan. Pero lo cierto es que no tiene por qué ser así: podemos pensar libremente (aunque no es tan fácil, claro) sacando nuestras propias conclusiones.

Yo trato de pensar libremente casi desde que tengo uso de razón (o eso creo, al menos) y he llegado a algunas conclusiones que contrastan con las ideas que con tanta frecuencia se divulgan en los grandes medios de comunicación, mercenarios del Tinglado (el “sistema”). Trataré de resumir las más importantes.

Sigue leyendo