La muerte tenía más de un precio

curiosos-funerales-ghana-L-KWVsX7Se suele decir que la muerte es de las pocas cosas (¿o es la única?) de las que podemos tener total y absoluta certeza. Pero en cierto modo tampoco de la muerte podemos estar seguros, pues también se considera (en muchas culturas) que la extinción de la vida es algo de relativa trascendencia y que no es un final real sino un cambio o tránsito; es decir, que puede tener significados muy distintos en función de la cultura y religión en las que estemos inmersos. Pero al margen de estas consideraciones de carácter trascendental y religioso, el fallecimiento de un ser querido supone un trauma emocional más o menos doloroso, según las circunstancias de cada caso.

the_funeral_of_shelley_by_louis_edouard_fournier En las sociedades modernas actuales no consideramos la muerte como una parte más de la vida, es más, la tendemos a ocultar de nuestras miradas. No debiera sorprendernos, en cuanto vivimos fundamentalmente alejados de la propia Naturaleza, en climatizados edificios de acero, hormigón y vidrio, rodeados de asfalto y tecnología, como luz artificial y alimentos procesados industrialmente. En este contexto de artificialidad de la sociedad moderna, la muerte es algo que se trata de ocultar a toda costa.

Sin embargo, la muerte no llega necesariamente tras un proceso más o menos previsible de envejecimiento y enfermedad; también puede sorprendernos, por supuesto. Es en estos casos en los que disponer de un buen seguro puede suponer una diferencia significativa… para los familiares, claro está. La diferencia de encontrarse en una situación emocionalmente muy estresante en la que apetece menos que nunca realizar las gestiones relacionadas, y peor aún, que no se disponga del dinero suficiente para hacerles frente.

Parece ser que suele entenderse así, y así se explica que pese a la crisis, la contratación de estos servicios no solo no se ha resentido, sino que ha experimentado un pequeño aumento, también debido a los residentes extranjeros, para quienes los trámites aún pueden resultar más complicados y caros.logo rojo_0

En cuanto a si escoger una mutua o una compañía, las mutuas pertenecen a los tomadores del seguro (los que contratan las pólizas; los mutualistas), mientras que las compañías son sociedades que, por tanto pertenecen a los accionistas. En teoría, el objetivo de una aseguradora tradicional es maximizar el beneficio para sus accionistas, y el de las mutuas maximizar los beneficios que obtienen sus mutualistas a través de los servicios que ésta presta.

Resumiendo, parece que es mejor añadir un seguro de decesos (como el de MDC) al seguro general, que tener un seguro de vida convencional. Porque recibir ayuda en un momento así, no tiene precio.

Más información:

http://www.asesorseguros.com/mutuas.html

 

http://www.teledocumentales.com/funerales-de-color-en-ghana/

 

http://ghaneantes.wordpress.com/2012/03/15/de-funeral/

 

http://esoterismo-guia.blogspot.com.es/2012/06/diferentes-ritos-funerales-entierros.html

 

La seguridad del rebaño

nada es lo que parece

Por Alberto Montiel

La clave de una utópica evolución de la Humanidad posiblemente sería la integración del desarrollo tecnológico con el avance de la inteligencia integral: emocional, social, intuitiva, moral y ecológica.

Esta inteligencia, que supone la comunicación y aprovechamiento pleno de las facultades mentales propias de ambos hemisferios cerebrales (el derecho, imaginativo, intuitivo y capaz de abstracción; con el izquierdo, analítico y secuencial) permitiría que la tecnología no se empleara de forma caótica, egoísta y contraproducente, o que la política no estuviera exclusivamente dedicada a servir a la minoría rica. Sigue leyendo