Desempleo estratégico

Desempleo estratégico

Por Alberto Montiel

Vaya por delante que no soy economista, por lo que intento entender los hechos por encima de las cifras macroeconómicas, que a estas alturas sospechamos que sirven fundamentalmente para enmascarar la realidad. Es más, estoy seguro de que me comprenderán mejor que a los expertos a sueldo que los gobiernos contratan para justificar esa tomadura de pelo que parece la política económica.

En vista del panorama es fácil creer que las espectaculares cifras de paro en España solo puedan tener una explicación: el interés de las grandes empresas y grupos de inversión en presionar los salarios a la baja mediante la sobre-dimensión del “ejército de reserva” laboral que son los parados.

Porque si no es así no pueden entenderse las continuas contradicciones entre la intención supuesta a los “planes” de creación de empleo y los efectos de las medidas. Como la de atrasar la edad de jubilación (que realmente quiere decir pensiones aún más bajas) y que retrasará que los jóvenes tomen el relevo, o el de acabar de arruinar el sector agrícola que no sea latifundista y supertecnificado, o el de dificultar el autoempleo y empleo con unos costes de seguridad social excesivamente elevados (más teniendo en cuenta las magras prestaciones), o el de ajustar el IVA a uno de los porcentajes más altos del mundo, o el de los costes de “mantenimiento” de las sociedades limitadas, o que haya que adelantar el IVA, o que la administración pueda pagar a 3 meses vista, etc, etc… El castigo al pequeño comercio local (de barrio), favoreciendo las grandes superficies, o la permisividad con la especulación inmobiliaria que permite que se mantengan tantos locales cerrados porque sus propietarios no necesitan avenirse al más mínimo ajuste de los alquileres (quizá porque suelen ser dueños de un buen número de ellos e hicieron mucho dinero con la burbuja inmobiliaria), son ejemplos del interés que tiene realmente la administración de acabar con esta lamentable situación.

Si quisieran acabar con el paro, sería relativamente fácil. Pero manda quien manda. Si no fuera porque les conocemos diríamos que son gente insensible o estúpida, o quizá ambas cosas.

Porque, ¿Sería posible crear 3 millones de nuevos empleos en España en apenas 6 meses, y otros 2 millones en 6 meses más? (así, estilo promesa electoral) Sí, quisieran hacerlo realmente.¿Cómo? Ahí van algunas sugerencias, que deberían definirse.

1- Reduciendo las jornadas de trabajo, tal como explican muchos expertos y estudiosos del tema. A 6 horas, como mucho, (o 21 horas semanales) pero dejando abierta la posibilidad de llegar a 8 horas, bajo ciertas condiciones.

2- Facilitando el autoempleo, reduciendo a la mitad los costes mínimos de seguridad social, entre otras medidas.

3- Bajando sensiblemente el IVA de algunos productos.

4- Potenciando un sector estratégico: el de los innovadores y emprendedores.

5- Potenciando el I+D y la inversión en los sectores de Low Tech, energías renovables, diseño industrial, transporte sostenible, agricultura biointensiva y ecológica, etc.

6- Potenciar el talento y la excelencia empresarial.

7- Potenciar el arte, la artesanía y la belleza en los objetos de uso corriente. Controlar la importación desmedida de los engendros asiáticos tóxicos y de calidad ínfima.

8- Proteger el entorno natural, los bosques, playas y parques naturales. Facilitar la repoblación controlada del entorno rural, la montaña y los bosques. Reforestación.

Ir cambiando el modelo de turismo de sol y playa por un turismo cultural y que valore más el entorno natural. Menos turistas e impacto ambiental pero más ingresos netos.

9- Fomentar fiscalmente la inversión en los sectores estratégicos mencionados (ecológicos y sostenibles), especialmente empresas locales, en detrimento de las compañías multinacionales que tienen un ratio inversión/empleo mayor.

10- Realizando algunos cambios en la legislación sobre propiedad intelectual, que permita la divulgación de algunas innovaciones tecnológicas de interés común, impulsando el desarrollo tecnológico en aquellos sectores que se consideran estratégicos (agricultura, transporte, energía…).

11- Invirtiendo fondos públicos en sectores estratégicos: en energías renovables, transporte sostenible, agricultura ecológica, etc.

12- Educando desde la escuela en los valores propios del nuevo ciudadano-emprendedor, que serían: mutidisciplinar, perseverante, sacrificado, creativo, empático y responsable.

13-Impulsando un internet libre, accesible y económico.

14- Poniendo en marcha la e-democracia y la democracia participativa.

15- Favorecer el desarrollo de la banca ética y crear un nuevo mercado de valores en empresas sostenibles.

16- Limitar los préstamos a aquellas inversiones con mayor efecto multiplicador y en la creación de empleo.

Etc, etc.

Estas medidas pueden afrontarse si hay voluntad de hacerlo, y pueden pagarse si se evitaran otros gastos mucho más prescindibles… y que deberían ser discutidos.

Con toda seguridad hay gente capaz de desarrollar estos cambios… aunque posiblemente no entre los parlamentarios, la gran mayoría de ellos políticos profesionales entrenados para hablar y argumentar con mayor o menor “acierto”, pero poco dados a analizar problemas y definir y aplicar medidas correctoras sobre tan variados y complejos asuntos.

¿Y sus muchos y bien pagados asesores? Que nos lo expliquen.

Perdidos entre cuestiones

perdidos_en_la_tierra

La cuestión no es si la tecnología puede salvarnos, a estas alturas del desastre, sino qué clase de tecnología necesitamos. La cuestión no es si el desarrollo tecnológico produce beneficios sociales, sino cómo se reparten, o si se reparten, incluso. La cuestión también es sopesar sus beneficios y efectos negativos (como en el caso de la energía nuclear, cuyos beneficios son casi ridículos en comparación del altísimo riesgo y daño producido). La cuestión no es que se tomen o no las medidas adecuadas, sino que se tomen en conjunto medidas tecnológicas, sociales y políticas.

La tecnología por sí sola no logrará ningún cambio positivo (salvo a muy corto plazo para los pocos propietarios de las sociedades que administran las patentes). Tratar de avanzar a toda velocidad solo beneficia a unas pocas megacorporaciones al adelantarse a cualquier competencia y al conocimiento y control de las repercusiones negativas de los avances. Tendríamos que tomarnos en serio el principio de precaución (y por ejemplo, no producir industrialmente compuestos químicos nuevos a mayor velocidad de la que se pueden estudiar sus efectos negativos).

Igual que la mejora de la eficiencia (como medida aislada) produce aún mayor consumo de materias y energía, “fenómeno” que explica la llamada paradoja de Jevons, la mejora de la esperanza de vida también producirá un gravísimo rebote de mortandad si no se toman medidas para controlar el crecimiento demográfico. El crecimiento de la población sí es un problema, y aunque sí fuera aún posible mantener adecuadamente a toda la población, no contener el crecimiento demográfico solo retrasa y agrava el problema. Debería dejar de ser un tabú del que nadie quiere hablar, que provoca reacciones airadas y poco meditadas.

Y aquí llegamos a la gran cuestión: deberíamos ser capaces de escucharnos unos a otros (incluso empatizar), convencer con razonamientos (y no con la fuerza o la amenaza); construir un verdadero sistema social democrático, integrador, justo e inteligente.

Si creemos que no puede ser así, entonces sí estamos perdidos.

Las cuestiones que importan

future_urbanism

 Hartitos y aburridos nos tienen de tanto repetirnos los mismos mantras una y otra vez. Sobre economía: que si el crecimiento, el desarrollo, el PIB, la mejora de la competitividad, la flexibilización del empleo … y las mil y una sandeces habituales. Sobre política: que si la lucha contra la corrupción, los pactos, los planes, las medidas, la estrategia… y las demás cuestiones que son -cada vez más- palabrería hueca en el mejor de los casos, manipulación en otros muchos. No soportamos ni un telediario-noticiario-informativo más. Para oír lo que hay que oír: todo pesimismo y ninguna información constructiva. Ni destructiva de otra cosa que no sea la moral del sufrido espectador. Mejor apaga (la tele) y vámonos. Porque la sensación transmitida por las mayoría de políticos es que no parecen ver, van como perdidos en una espesa niebla. Y se empeñan en avanzar con una brújula escacharrada, sin mapas de la zona y un sextante que de nada sirve en medio de tanta oscuridad. Lo indicado en estos casos sería detenerse, o al menos ir muy despacito. Pero no, siguen empeñados en que hay que seguir a toda máquina, hacia no saben muy bien dónde. Quizá porque la economía del crecimiento es como una bicicleta, que se para y cae si no pedaleas, sobre todo cuando vamos cuesta arriba, como ahora.

 Sobre los mantras de la economía del crecimiento cabe dudar: avance (¿hacia un muro o un iceberg?), cambio (¿a peor?), desarrollo (¿de un tumor?), competencia (¿contra la miseria?), creación de empleo (¿fabricando armamento, por ejemplo?), etc.  Si no creen necesario justificar las mayores contradicciones, como el retraso de la jubilación pese a la necesidad -supuestamente- de crear empleo, ¿para qué van a hablar del qué? Porque las cuestiones (el qué) son: ¿Nos importa realmente “salvar” la economía, si hay que alimentarla a base del sacrificio infame de vidas humanas?; ¿Necesitamos un gobierno que actúe como un verdugo, obedeciendo ciegamente las órdenes de instituciones supranacionales doblegadas al poder económico?; ¿Necesitamos un gobierno implacable, que no se compadece del malestar y sufrimiento de los ciudadanos? Creemos que no. Pero siguen ¿aparentando? creer que es necesario crecer, avanzar, invertir en alta tecnología, hacer crecer el PIB, etc. Si no comprenden el error de todo ello, deberían empezar a dedicar tiempo a informarse convenientemente.

Muchos opinamos que el capitalismo financiero se está revelando tan desastroso como el socialismo. Y que sería necesario un retorno a una “ilustración”, científica, filosófica, social, política y económica. Un gobierno ilustrado, en las antípodas de lo que tenemos: insensible, desinformado, aislado en su pedestal, y ¿aparentemente? necio. Un gobierno en el que participe la ciudadanía, verdaderamente democrático, en el que se debatan seriamente los asuntos importantes, de forma transparente, informada y atendiendo a la justicia social. Definamos lo que importa; lo esencial, valioso y justo. Si no empezamos por ahí, solo se añade más confusión. A partir de ahí, necesitaremos talento y creatividad para ponerlo en práctica.

Ya somos ricos, en realidad

EcoVillageTransitStationArt

Hace unos días escribí un post en eidonlink acerca del coworking en el que hice una breve alusión a la nueva economía. Una economía que supone la irrupción de nuevas formas de consumo y organización de los negocios, expresados -entre otros- por Lisa Gansky en La malla, o divulgados en completos directorios por gente más cercana (Barcelona), como Albert Cañigueral a través de las webs consumocolaborativo y ouishare. Esta nueva forma de economía forma parte de un cambio más amplio que se traduce en una serie de cosas a las que la administración normalmente suele dar la espalda, como es potenciar las pymes y lo local, la calidad de vida en el entorno urbano (para los que la bossa no sona: la mayoría) y una economía que facilita al ciudadano de a pie su participación y expresión de sus talentos, desarrollándose un auténtico tejido creativo, tal como exponen algunos grupos, como en el Manifiesto de Memphis.

high-line-2-lawn

No puedo dejar de preguntarme (con esperanza) si esta nueva economía -y cultura- supondría en un cierto plazo una tendencia hacia menos monopolios y más emprendedores, menos multinacionales todopoderosas y más empresas cercanas al ciudadano, menos administración y más autogestión, menos monocultura y más diversidad cultural, menos dictadura financiera (mejor ninguna) y más democracia participativa (partimos prácticamente de cero), más calidad de vida y jornadas de trabajo más cortas pero fructíferas y satisfactorias (y no solo para el empresario). Deseo creer que sí, que esta nueva economía, diría que emparentada con el capitalismo natural propuesto por la gente del rmi y la economía azul de Gunter Pauli, es la única posibilidad de organizar una sociedad moderna en torno a un sistema económico sostenible. Porque el modelo capitalista de concentración y escasez premeditada ya ha fracasado, a pesar de que traten de reanimarlo con masivas inyecciones (de liquidez) a bancos casi quebrados y recortes despiadados al maltrecho estado de bienestar. Sería mucho más sensato no prolongar su agonía ni un día más, pues ésta conlleva empeorar la situación y el sufrimiento generalizados.

Mientras el viejo y decrépito sistema languidece, demos la bienvenida a la nueva, vital y esperanzadora economía creativa (compartida, distribuida, azul, etc.) de ciudadanos más implicados en la política, más recompensados económicamente, socialmente más justa, económicamente sostenible, ecológicamente viable. Si podemos definirlo, puede ser real. Ya somos ricos, pero nos escondieron el tesoro. Aunque sabemos dónde encontrarlo; está entre nosotros.

Un Beppe Grillo de cinco estrellas

Movimiento cinco estrellas

Beppe Grillo

Mientras a los españoles parece que nos priva más la Mahou 5 estrellas, en Italia el  nuevo grupo político Movimento Cinque Stelle, y su líder mediático Beppe Grillo, hacen furor.
Pues este personaje ha puesto el dedo en la llaga, como sólo un cómico podría hacerlo, sobre las inconsistencias y absurdos de la política, el mercado y sus actores principales. A muchos españoles les está produciendo sana envidia ver a este provocador arengando a las multitudes al inconformismo. Y más allá de sus contundentes declaraciones, uno se puede sorprender aún más del valiente y en apariencia coherente programa político del “movimiento”.
Todo muy bonito para un progresista y ecologista moderado como yo, aunque algunas de las propuestas podrían ser excesivas, pues si en España pretendiéramos que un diputado tuviera un salario “medio” nacional, deberían quedarse en casa y hacer las sesiones por videoconferencia, pues no ganarían ni para pagarse una pensión y comer bocadillos de mortadela, tal es la diferencia entre el nivel de vida de sus señorías y el del trabajador medio español, y el coste de la vida en una ciudad como Madrid (tan disparatado como el de Barcelona).

Ver un post sobre el programa electoral del Moviemento Cinque Stelle

O descargar el programa original completo

En cualquier caso, no soy de los que se entusiasma con partidos que hacen de su fuerza principal a líderes mediáticos, pero lo cierto es que el programa es una muestra de auténtica utopía de la buena, en el sentido de que se proponen hacer de Italia un país más solidario, justo y ecológico, además de auténticamente sostenible y democrático. Aunque ya veríamos en que podrían quedar las palabras, aunque tuvieran alguna vez una improbable mayoría absoluta. A estas alturas no me entusiasmo con ningún lider ni partido, pero hay que reconocer que éste parece otra cosa. Y al menos el Señor Grillo parece un tio divertido, que no es poco si lo comparamos con los muermos que tenemos en la vieja Hispania.

movimiento cinco estrellas

¿sólo un cómico?

Democracia bajo mínimos en el mundo “libre”

another world is possible

Attac es una organización internacional involucrada en el movimiento altermundialista. Combate la mundialización liberal y trabaja por alternativas sociales, ecológicas y democráticas con el objetivo de garantizar los derechos fundamentales de todos. Lucha muy especialmente por la regulación de los mercados financieros, el cierre de los paraísos fiscales, la introducción de un impuesto global para financiar los bienes públicos mundiales, la anulación de la deuda exterior de los países en desarrollo, un comercio justo y la aplicación efectiva de límites al libre cambio y los movimientos de capitales.

Susan Geoge, politóloga y presidenta de honor de Attac Francia, ayer decía cosas como estas en el programa “Singulars” de Canal 33 de Cataluña.

Vamos por un camino muy peligroso, y todas las sociedades de los países más desarrollados se encuentran en un punto de bifurcación: o bien defendemos los valores que hemos desarrollado en los últimos dos siglos o dejamos que dicte el mercado y que una pequeña parte de la sociedad, la “clase Davos”, domine el resto. Lo que tendremos será un gobierno extremadamente cruel, dominado por las grandes corporaciones financieras y donde cosas tan básicas como la sanidad o la educación dependerán del dinero que tenga cada uno .

Es muy raro ver cómo los políticos o no quieren controlar los bancos, o bien no saben cómo hacerlo, o bien son demasiado estúpidos para hacerlo. ¿Por qué los bancos siguen haciendo lo que quieren? No hemos impuesto ninguna clase de control sobre el sistema financiero.
Actualmente el presidente de una compañía importante en un país desarrollado gana 300 veces el salario de un trabajador medio. Antes había una diferencia de unas 20 o 30 veces .
La ideología neoliberal se ha impuesto y la mayoría de personas terminan creyendo que es cierto lo que sienten decenas de veces cada día. Cosas del tipo:” habéis vivido gastando más de lo que teníais La clase política ha interiorizado la ideología neoliberal; de verdad parece que se crean que el mercado por sí solo puede resolver los problemas de un país. Esto es una locura.
En los últimos 30 años, la ideología neoliberal es la que se enseña en las clases de economía en todo el mundo desarrollado. En Europa y en EEUU, la mayoría de economistas le siguen y actúan como si se pudiera tener un crecimiento infinito, pero vivimos en un planeta finito .
Supuestamente el mercado proporciona a todos la misma información y las mismas oportunidades. Pero no es así, porque el mercado no vela por todas las cosas que hacen que una sociedad se mantenga unida, como la educación y la sanidad, y el tejido social se hace más débil y la desigualdad crece. Actualmente, el 0,1% de la población mundial, una parte mínima, concentra la riqueza y aprovecha de la crisis .
Los que dicen que el neoliberalismo no existe deberían recordar Margaret Thatcher cuando decía que no hay nada que podamos llamar” sociedad “, lo que hay son hombres y mujeres y familias, y basta .

España

España tenía una deuda muy pequeña. En 2008 era de un 38% del PIB. Los virtuosos alemanes, a los que todos supuestamente admiran, tenían una deuda del 68% del PIB, 30 puntos más que España, y nadie les dijo a los alemanes que habían gastado por encima de sus posibilidades .
Después del 2008, la deuda española ha subido porque se ha protegido los bancos y el gobierno ha absorbido las deudas privadas de la burbuja inmobiliaria. No pagarán los que causaron la crisis, sino que lo pagará toda la población con impuestos y sacrificio . La austeridad es esto, y estamos en una crisis moral, porque se gratifica a los culpables y se castiga a los inocentes .
Es terrible lo que pasa en España con los desahucios. Te dejan en la calle y aún así continuas debiendo dinero al banco.

Grecia
A griegos se les trata como si fueran ratas de laboratorio. Observa hasta dónde son capaces de aguantar, qué tipo de castigo pueden soportar, cuánto dolor pueden absorber sin que haya una revuelta o un colapso generalizado”.
Entre las grandes mentiras de la UE está la que dice que” estamos ayudando Grecia “. No, no estamos ayudando Grecia: estamos ayudando a los bancos de Alemania, del Reino Unido, Francia y Holanda, no la población griega .

La Clase Davos

Deberíamos reflexionar sobre cómo nos está manipulando esta” clase Davos “, este pequeño sector de la sociedad que tiene el poder financiero. Una frase de Adam Smith del 1776 parece plenamente vigente ahora mismo: “Todo para nosotros, nada para los demás” .
Tenemos pruebas más que suficientes que es el mundo financiero que gobierna el planeta y no ha habido ningún castigo a ningún banquero por ninguna decisión equivocada. Los paraísos fiscales están mejor que nunca y abren las puertas al dinero de las grandes corporaciones. Desde 2007, el número de transacciones financieras y derivados financieros han aumentado un 25% .
La clase Davos’ la forman unos 10 millones de personas en el mundo que tienen una fortuna colectiva que es tres veces el PIB de EEUU, o tres veces el PIB de Europa: 42 trillones de dólares. Nunca antes había habido una concentración de riqueza de este tipo .

Europa y la austeridad

Economistas como Joseph Stiglitz o Paul Krugman dicen que la política de austeridad no es el camino a seguir, pero nuestros líderes políticos han decidido aplicar esta política con todas las consecuencias. Los sectores financieros y corporativos quieren todas las ganancias para ellos y tomar privilegios a las clases trabajadoras. Si la democracia se vuelve un obstáculo, esta clase dirigente mundial puede decidir eliminar la democracia. Europa está jugando este juego ahora mismo. Se cambian los tratados y se aprueban normativas de manera secreta y rápida .
La mayoría de españoles no saben que sus representantes en el Congreso no tienen ni el derecho de analizar los presupuestos antes de votarlos. El presupuesto español a la Comisión Europea y si no les gusta lo vuelven y dicen:” repasad -lo, vuelva a hacer, queremos más recortes “. Hay una falta clara de democracia en el ámbito europeo, y eso es intencionado. La Comisión actual es la más neoliberal de la historia.
Incluso el FMI está rectificando y dice que no calcularon el impacto brutal de la austeridad ni que sería tan costosa para la economía europea. Han reconocido que se han equivocado y que el impacto de los recortes ha estado dos o tres veces mayor de lo que habían calculado. La Comisión y el BCE no escuchan el FMI .
El BCE sigue dando dinero a los bancos privados europeos a menos del 1% de interés, y estos bancos prestan dinero en España o Grecia o Italia el 5 o el 6%. No es necesario ser un genio de las finanzas para ver que tienen mucho que ganar .
Los bancos deben volver a hacer la función para la que se crearon: prestar dinero a las familias ya las pequeñas y medianas empresas. Ahora no lo hacen.

La reacción de los ciudadanos

Lo que tenemos que hacer los ciudadanos es unirnos, compartir lo que está pasando para entenderlo mejor y luego actuar en función de lo aprendido. Es muy difícil crear el equilibrio de fuerzas que necesitamos para cambiar la política , y sólo es posible con una combinación de presión desde todas partes. Hay que unan sindicalistas, ecologistas, asociaciones de mujeres, medios de comunicación, personas de todas las profesiones … Hay momentos en que todos debemos actuar juntos, porque el 95% de la sociedad está sufriendo .
Los partidos políticos no han sabido reaccionar a la situación actual. No tienen ideas, sólo se ajustan a la disciplina de partido, y si no se mueven están preparando el terreno para el fascismo, como vemos que está pasando en Grecia.
Tengo esperanza porque las cosas están cambiando. No debemos decir que no podemos hacer nada. Algo que se escribe o se dice, una nueva idea, una acción, tal dará lugar a una reacción en cadena.

El dinero es la solución

billetes de 500€Las auténticas soluciones, como las ideas, están conectadas unas con otras y por ello no acaban de funcionar si se abordan por separado. A saber: democracia participativa, desarrollo sin crecimiento (decrecimiento), dinero sin intereses ni inflación, banca sin bancos centrales, tecnología apropiada, … y sobre todo mucha creatividad e innovación estratégica (no innovación financiera) y mucha honestidad. Esto último es con seguridad lo más difícil, pues uno aprende a auto-engañarse con mentiras cada vez más sofisticadas, como hemos visto. O lo que es peor, si cabe, creerse las mentiras institucionales y “oficiales”.  Pero como el asunto que nos ocupa es el dinero, nos centraremos en la solución monetaria.

Tal vez la escasez no esté principalmente “ahí fuera”, como hemos creído durante siglos. ¿No podría ser que el propio sistema monetario que hemos estado usando, hipnotizados, haya ido creando continuamente la escasez que la mayoría teme? ¿Acaso hay un límite para la cantidad de cosas que podemos aprender, para la cantidad de pasión o belleza que podemos generar y disfrutar?¿No se podrían cuidar todos los jardines con el amor y la atención a los detalles puestos en lo tradicionales jardines de té japoneses? ¿ No se podría alentar a todos lo niños proporcionándoles los mejores mentores en el campo que a ellos los hiciera felices? ¿ No podrían todas las calles de las ciudades ser bellas obras de arte? Las limitaciones surgen cuando cambiamos “trabajo” por “empleo”, es decir, cuando necesitamos intercambiar nuestro trabajo por una moneda artificialmente escasa. ¿por qué no diseñar un sistema monetario que opere en función de nosotros, en vez de ser nosotros los que trabajemos para el sistema? Walter Wriston, ex presidente del Citibank, definió el dinero como información,. ¿por qué debería ser escasa la información, en particular en momentos en que la tecnología de la Era de la información se extiende como reguero de pólvora por todo el mundo?

Bernard Lietaer – El Futuro del Dinero

Duras dictaduras

monarca rey borbon dictador francoAmbas dictaduras, la fascista y la financiera, tienen muchas cosas en común: líderes títeres, libertades y democracia en retroceso, sometimiento al sinsentido político, y falta de sentido común. En ambas dictaduras la población con más capacidad de crear auténtica riqueza (la clase media y trabajadora) sufre una dura represión (de un modo u otro) que le impide realizarse. Y la consecuencia es que unos pocos (poquísimos) ganan a costa del empobrecimiento y sufrimiento de una inmensa mayoría.

Hablando de España en concreto; puntualmente, como en la ocasión del “fallido” golpe militar del 23 de Febrero de 1981, o como en la reforma “exprés” del artículo 135 de la Constitución (realizada en apenas una semana en agosto de 2011) se realizan movimientos estratégicos para reforzar las dictaduras (políticas o financieras). Pero no nos engañemos, el día a día es un cúmulo de  avances del sistema para controlar cada parcela de libertad. Nuevamente se disfrazarán los lobos de cordero y nos ofrecerán alternativas calculadas para que lo esencial permanezca inalterable, para que los intereses y voluntades que importan no sean contrariadas. hitler-general-franco

Hoy día el  control por la fuerza militar ya no sería admisible, no está de moda por esta parte del mundo, pero lo que se lleva es la doctrina del shock y el control férreo de la política fiscal y financiera, y las deudas parece ser que se exigirán por la fuerza, caiga quien caiga. La canciller alemana (Frau Merkel) no movilizará ni un solo soldado para reclamar su espacio vital. Ni falta que le hace; le basta con desplegar desde Bruselas a unos pocos funcionarios muy bien pagados (troika, hombres de negro) para controlar y exigir medidas de ajuste del déficit draconianas, para intentar el pago de una deuda colosal. Grecia ya cayó víctima de estas nuevas estrategias ofensivas, quizá en buena medida para intentar pagar los submarinos franceses y los tanques alemanes. ¿para qué guerra, nos preguntamos?

“M” de control social

Philippe-IV_les-TempliersHace unos días, en una charla impartida por un integrante de los Iaioflautas, ese grupo de jubilados indignados nacidos del movimiento15M, se mencionaron las tres emes que permiten el control de la población por una minoría poderosa: miedo, mansedumbre y mentira.

No puedo estar más de acuerdo, aunque añadiría manipulación, la utilización de la mentira, la propaganda y el miedo con una finalidad de control.

Todas estas emes me recuerdan mucho al feudalismo, forma de organización social propia de un tiempo que creíamos mucho más lejano. ¿por qué? Porque el orden social de entonces se basaba en esas tres emes; y hoy parece que también. Sigue leyendo

La seguridad del rebaño

nada es lo que parece

Por Alberto Montiel

La clave de una utópica evolución de la Humanidad posiblemente sería la integración del desarrollo tecnológico con el avance de la inteligencia integral: emocional, social, intuitiva, moral y ecológica.

Esta inteligencia, que supone la comunicación y aprovechamiento pleno de las facultades mentales propias de ambos hemisferios cerebrales (el derecho, imaginativo, intuitivo y capaz de abstracción; con el izquierdo, analítico y secuencial) permitiría que la tecnología no se empleara de forma caótica, egoísta y contraproducente, o que la política no estuviera exclusivamente dedicada a servir a la minoría rica. Sigue leyendo

Los auténticos muertos vivientes

Escena de American Psycho

El día de difuntos es, en una buena parte del mundo, costumbre honrar a los antepasados.

Nuestros ancestros mas recientes, los que conocimos, tuvieron la mayoría de ellos historias de sacrificio y privaciones en alguna parte de sus vidas (si no toda), pero también vivieron unos tiempos en que el progreso, la mejora de las condiciones de vida, era casi generalizados (en nuestra parte del mundo, al menos).

Muchos de ellos lucharon de alguna forma para conseguir mejoras de las que ahora disfrutamos las siguientes generaciones. Mejoras obtenidas literalmente a base de sangre, sudor y lágrimas, y que ahora están siendo eliminadas impunemente y a la vista de todos. Sigue leyendo

Trabajo, desarrollo y crisis: mitos y más mitos

Por Alberto Montiel (EidonLink)

Estos son los mensajes que se difunden desde la mayor parte de publicaciones, emisoras de radio, canales de televisión, magazines económicos online…: la crisis económico financiera va para largo, no tiene facil arreglo, y todos tendremos que apretarnos el cinturón.

Y se quedan tan anchos.

Pero pocos, por no decir ninguno, tocan lo esencial del asunto. Cuando se analiza en serio y sin prejuicios el asunto descubrimos que el origen de la crisis no está directamente relacionado con las habituales extravagantes explicaciones financieras.

El motivo de la crisis quizá no sea otro que la imposibilidad del crecimiento sostenido (ni sostenible) de la economía, la producción de riqueza para cada vez mayor población a partir de unos recursos materiales finitos.

Sigue leyendo

¿Surrealismo o maquiavelismo?

Por Alberto Montiel

Retrasar la jubilación, sugerir volver a trabajar los sábados, incrementar espectacularmente la presión fiscal, inyectar masivas cantidades de dinero a los bancos que contribuyeron irresponsablemente a la crisis, reducir el gasto público en educación y sanidad, predicar el crecimiento del PIB como fórmula mágica de salvación de la economía, … son algunos de los curiosos mensajes y acciones con que nos sorprenden cada día los gobernantes de aquí y de allá. Nos muestran así su indiferencia ante la destrucción del estado de bienestar y su ignorancia de los mecanismos más elementales de la economía, pues tanto sacrificio no servirá de nada si las medidas son contradictorias entre ellas. Sigue leyendo

Shaffi Mather: Una nueva forma de combatir la corrupción

Sinopsis TED: haffi Mather explica por qué abandonó su primera carrera para volverse un empresario social, proporcionando transporte salvavidas con su empresa “1298 for Ambulance”. Ahora tiene una nueva idea y planes para comenzar una compañía que combata la creciente corrupción empresarial en el servicio público, eliminando de a un soborno a la vez.

Precisión suiza

Gruyeres da nombre al famoso queso agujereado.

Por Alberto Montiel

Acabo de regresar de un viaje de una semana por Suiza y me han llamado la atención una serie de detalles diferenciadores con España, el país donde resido, de los cuales alguien podría tomar nota, digo yo:

En Suiza, aparte de cobrar salarios mucho más elevados que en España en cualquier empleo, no tienen una tasa de paro tan extremadamente elevada como para mantener una población activa angustiada ante la posibilidad de perder su precario empleo (y ni el miedo ni la pobreza agudizan el ingenio ni mejoran la productividad). Para observar esto no era necesario hacer tantos kilómetros, dirán ustedes. Vale, pero hay más diferencias de las cuales yo no supe hasta que fui por allí y observé y hablé con gente del lugar.

Sigue leyendo

David Icke opina sobre los anti-disturbios

Siempre me he preguntado que tal duermen estos tipos después de zurrar con semajante saña a gente indefensa, gente que a veces podrían ser sus hijos, y otras sus padres, hermanos, esposas… Incluso parece que lo hacen por algo más que una triste nómina: deben tener buenos adiestradores en la policía que les lavan bien el cerebro.. o quizá no hace ni falta.

¡Democracia real Ya!

MANIFIESTO “DEMOCRACIA REAL YA”:

Somos personas normales y corrientes. Somos como tú: gente que se levanta por las mañanas para estudiar, para trabajar o para buscar trabajo, gente que tiene familia y amigos. Gente que trabaja duro todos los días para vivir y dar un futuro mejor a los que nos rodean.

Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos… Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros… Por la indefensión del ciudadano de a pie.

Esta situación nos hace daño a todos diariamente. Pero si todos nos unimos, podemos cambiarla. Es hora de ponerse en movimiento, hora de construir entre todos una sociedad mejor. Por ello sostenemos firmemente lo siguiente:

Las prioridades de toda sociedad avanzada han de ser la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas.

Existen unos derechos básicos que deberían estar cubiertos en estas sociedades: derecho a la vivienda, al trabajo, a la cultura, a la salud, a la educación, a la participación política, al libre desarrollo personal, y derecho al consumo de los bienes necesarios para una vida sana y feliz.

El actual funcionamiento de nuestro sistema económico y gubernamental no atiende a estas prioridades y es un obstáculo para el progreso de la humanidad.

La democracia parte del pueblo (demos=pueblo; cracia=gobierno) así que el gobierno debe ser del pueblo. Sin embargo, en este país la mayor parte de la clase política ni siquiera nos escucha. Sus funciones deberían ser la de llevar nuestra voz a las instituciones, facilitando la participación política ciudadana mediante cauces directos y procurando el mayor beneficio para el grueso de la sociedad, no la de enriquecerse y medrar a nuestra costa, atendiendo tan sólo a los dictados de los grandes poderes económicos y aferrándose al poder a través de una dictadura partitocrática encabezada por las inamovibles siglas del PPSOE.

El ansia y acumulación de poder en unos pocos genera desigualdad, crispación e injusticia, lo cual conduce a la violencia, que rechazamos. El obsoleto y antinatural modelo económico vigente bloquea la maquinaria social en una espiral que se consume a sí misma enriqueciendo a unos pocos y sumiendo en la pobreza y la escasez al resto. Hasta el colapso.

La voluntad y fin del sistema es la acumulación de dinero, primándola por encima de la eficacia y el bienestar de la sociedad. Despilfarrando recursos, destruyendo el planeta, generando desempleo y consumidores infelices.

Los ciudadanos formamos parte del engranaje de una máquina destinada a enriquecer a una minoría que no sabe ni de nuestras necesidades. Somos anónimos, pero sin nosotros nada de esto existiría, pues nosotros movemos el mundo.

Si como sociedad aprendemos a no fiar nuestro futuro a una abstracta rentabilidad económica que nunca redunda en beneficio de la mayoría, podremos eliminar los abusos y carencias que todos sufrimos.

Es necesaria una Revolución Ética. Hemos puesto el dinero por encima del Ser Humano y tenemos que ponerlo a nuestro servicio. Somos personas, no productos del mercado. No soy sólo lo que compro, por qué lo compro y a quién se lo compro.

Por todo lo anterior, estoy indignado.

Creo que puedo cambiarlo.

Creo que puedo ayudar.

Sé que unidos podemos.

Sal con nosotros. Es tu derecho.

Enlace a la página original.

¡Vuelven a sonreirnos!

Por ello, pese a los pocos motivos que nos han dado ultimamente,  una vez más nos piden el voto, que aparte del dinero que nos obligan a pagar como impuestos es lo único que necesitan de nosotros.  Y como no tienen ya ni un sólo buen argumento, nos piden nuestro voto para parar a  los otros, los que según ellos aún son peores, lo cual es posible  pero es una muy pobre justificación para apoyar a nadie.

En fin, la política se convierte cada día en un espectáculo más bochornoso y lamentable. Y lo peor es que no tiene pinta de mejorar, y además ya ni me divierten.


Esto huele mal

theme=a_taste_of_tedglobal_2010;event=TEDGlobal+2010;&preAdTag=tconf.ted/embed;tile=1;sz=512×288;” />

</object>

Por Alberto Montiel

Las principales noticias de estos días hacen referencia a unas lucha por las libertades y derechos que se suponía que estaban algo más claras. Por un lado el asunto global de Wikileaks, que parece haber destapado secretos molestos para los principales gobiernos y especialmente para los servicios de inteligencia de USA. Parece la historia de siempre: matar al mensajero. Y lo están intentando, pues el gobierno usamericano ha forzado a algunos servidores de alojamiento web y a uno de los principales medios de pago por internet (PayPal, propiedad de Ebay) a anular sus contratos con el portal de filtraciones. Afortunadamente internet es la suma de fuerzas de millones de usuarios, muchos de los cuales están por la labor de democratizar el acceso a la información. Internet probablemente nos traerá la verdadera democracia, o al menos tiene el potencial de lograrlo.

Por otro lado, un asunto algo más doméstico pero que también repercutió internacionalmente: la huelga de los profesionales del control aéreo español, que ha puesto muy de mala leche al gobierno de este país, a las compañías aéreas, a los hoteleros y a los usuarios. Claro que con la “ayuda” de los medios no sorprende que nadie se acuerde de la responsabilidad del gobierno en todo este desaguisado -que viene ya de lejos- y en cambio se etiquete de “privilegiados, insolidarios y avariciosos” a unos controladores aéreos que igual resulta que básicamente sólo quieren dejar de hacer horas extras; supongo que para estar mas descansados y aportar así mayor seguridad a su estresante tarea.

Como es difícil extraer conclusiones a partir de las informaciones vertidas en los periódicos, intuyo lo siguiente, en parte también a partir de mi propia experiencia profesional:

– los controladores valoran subjetivamente su salario en función no sólo de la capacitación técnica y habilidades que requiere el puesto sino también porque conocen los abultados ingresos a los que contribuyen, los riesgos económicos en que incurren, el alto nivel de estrés que han de soportar, las horas de dedicación total, etc, por lo que no les parece tanto (y realmente no es tanto si se compara con lo que cobran algunos directivos, banqueros, políticos, funcionarios, etc; mucho más prescindibles y de dudosa cualificación).

– aena ¿y el gobierno? calculan por otros medios -igualmente subjetivos- el coste hora, pero también el coste de crear cada puesto adicional y la amortización del mismo, y llegan a la conclusión de que es mucho más rentable (sobre todo a corto plazo) pagar horas extras.

– algunos controladores (no sé si serán mayoría o no) preferirían hacer menos horas -aún cobrando menos- pero se les obliga a hacer horas extras para cubrir la escasez de puestos cualificados.  Unas horas extras que pueden ser teóricamente ilegales.

En definitiva.  A mí no me cabe en la cabeza que este asunto no se pueda haber llevado mejor por la parte que le corresponde al gobierno, máxime cuando llevan una década con la disputa. Lo que hicieron ayer, movilizando al ejército en un país declarado en estado de alarma,  para obligarles bajo amenaza de aplicarles el código penal militar (mucho más severo que el civil), pues son considerados militares desde hace unos días porque el gobierno así lo quiere. De verdad que creía que la dictadura quedó más lejos.