Venezuela, Catalunya & Co.

hombre-y-zanahoria

Desde que empecé a escribir este blog, hace ya algunos años, he ido observando como la situación social en el mundo se ha ido degradando más y más, al contrario de lo que algunos pocos medios, futurólogos y prospectivistas explican. Hasta hace poco aún veía esperanza y posibilidades de ver como se arreglarían algunos de los principales problemas globales, pero empiezo a sospechar que también me equivoqué en eso. Ya no estoy seguro de que la humanidad tenga arreglo, y, por otra parte,  tampoco estoy del todo seguro de si vale tanto la pena el esfuerzo por salvar eso que llamamos civilización.

Sigue leyendo

Anuncios

El seny i la rauxa. El Yin y el Yang

Spain-with-Catalonia

Son muchos los que opinan que el conflicto originado por el deseo de independencia de una gran parte de la población de Catalunya no tiene ya solución. Sin embargo, creo que a día de hoy, Jueves, 5 de Octubre de 2017, fecha entre la celebración del referéndum ilegal y una amenzante declaración unilateral de independencia, aún sería posible revertir un posible desastre, no permiendo que las tensiones deriven en algo peor, aunque la solución exige no emplear ningún tipo de violencia bajo ningún concepto y aplicar sensatez y generosidad en las negociaciones.

A continuación, estas reflexiones, a raíz de esta delicada situación política y social.

Sigue leyendo

“Decidí salir del armario”

CIMG1154

Ésta es una expresión que normalmente se aplica para describir la decisión de mostrar públicamente una homosexualidad que hasta entonces se ha mantenido oculta. Los motivos para ocultar la homosexualidad, que ahora empieza a percibirse en muchas sociedades como normal, podían ser varios: miedo a una opinión fuertemente contraria, rechazo social, rechazo incluso de padres y hermanos.

Si lo analizamos, el hecho de que los homosexuales se ocultaran (y muchos aún se oculten) es un síntoma de una sociedad enfermiza. Pero lo rechazable no es la tendencia gay (of course), sino la hipocresía social debida a algunos individuos marcadamente intolerantes que provocan ese miedo en algunas minorías.

Y el caso de la intolerancia hacia diferentes tendencias sexuales es más o menos evidente, pero hay otras intolerancias que no son tan fácilmente reconocibles. Cualquiera que decida vivir de una forma diferente, o no se amolde a los patrones marcados entre los estrechos límites impuestos por lo “normal” y lo “decente” corre el peligro de ser estigmatizado del mismo modo que un gay lo era (o es) cuando decide vivir con alguien del mismo sexo. Es el caso del que abandona un empleo fijo y bien pagado para irse a vivir a una comuna, o la chica (o el chico) de buena familia que no se quiere casar, o el que abandona la carrera de abogado (o ingeniero, o médico, o lo que sea) porque cree que esa vida no es para él. Yendo un poco más lejos, también es mal visto o es sospechosamente peligroso el que no cree en la democracia y no vota nunca, el que no cree en Dios (o en algo alternativo) el que lleva el pelo demasiado largo, o demasiado corto, o demasiado colorido, el que rechaza la autoridad competente (por incompetente), el que voluntariamente no ahorra y se conforma con poco, y el que no tiene coche porque no le apetece, o vive como un monje teniendo dinero para vivir “bien”, o el que no es hincha de ningún equipo de fútbol o el que no se emociona con ningún himno ni bandera, etc, etc. Parece ser que si uno no es como el personaje standard, tan bien definido por la publicidad (caprichoso de todo lo que se vende, consumista, aburrido, idiotizado, manipulable, decente, guapo, corriente…) es uno sospechoso de rebeldía antisistema.

Pero quien más quien menos se deja llevar por ese miedo y practica esa hipocresía light de amoldarse a las masas tratando de no llamar la atención.

Todos somos algo cobardes (unos mucho más que otros) y practicamos el engaño y el camuflaje. Pero algunos, especialmente cobardes e hipócritas, no se conforman con pasar desapercibidos; estos tratan de mostrar su normalidad poniendo a raya a los que se salen de la vereda. Estos ya tienen la piedra en la mano y están dispuestos a lanzarla a la primera oportunidad. Más nos vale no estar en su punto de mira.

¡Felices (y filosóficas) fiestas!

La navidad ya no es lo que era

La navidad ya no es lo que era

En estas fechas “señaladas” se utilizan como nunca las palabras felices, felicidad y feliz (junto con otras igual de imprecisas y abstractas como paz y amor). Las usamos para desear felices fiestas, feliz Navidad, año nuevo, etc. Por ello me pregunto estos días, ¿que es la felicidad? Yo no lo tengo tan claro; y tu seguro que tampoco, no creas.

Algunos -la mayoría, me temo- pueden considerar que la felicidad está en algunas cosas “pequeñas” como un abrazo con un ser querido, sentirse bien y optimista, el buen sexo y otras sensaciones placenteras (una comida rica, el primer trago de cerveza, comprarse algo bonito- y aún mejor si es un “chollo”-, recibir un elogio, etc.). Es una forma de felicidad breve y con características adictivas.

Otra versión de la felicidad es la sensación de logro y/o superación, como puede ser alcanzar un objetivo difícil (perder unos kg, ponerse cachas, aprobar un curso o examen difícil, ligar con aquel o aquella que parecía tan inaccesible…). Recibir un aumento de sueldo, encontrar empleo, o mejor aún, cambiar de empleo, montar un negocio (y aguantar), o divorciarse, pese a los obstáculos de todo tipo… También ayudar a otros te hace feliz, pero supongo que esto no funcionará con todo el mundo.

Otras circunstancias generalmente felices son: casarse o iniciar una convivencia feliz (al menos al principio), tener un hijo (según las circunstancias, y también al principio, al menos), los logros de los hijos – algunos-, mudarse a un lugar mejor, etc. No olvido que recibir un premio de lotería también proporciona felicidad (y cómo olvidarlo en Navidad) Pero, por muy grande que sea la cantidad, es curioso que es del tipo de felicidad breve (aunque no tanto como un buen revolcón) que mencionaba en primer lugar.

Dicen los que se dedican a analizar estas cuestiones que los que consiguen tomar las riendas de su vida (crean su negocio, deciden dónde y cómo vivir ) y toman decisiones frecuentemente, no dejando que sean siempre otros los que decidan por uno, son por lo general mucho más felices que los que logran una cantidad de dinero importante sin haberlo ganado, sin haberse forjado carácter, y se dejan llevar por la consecución de esos placeres inmediatos que el dinero puede fácilmente comprar, pero que no son otra cosa que otra versión -pero mejor vista- de las drogas duras, fuertemente adictivas y que destruyen el carácter (suponiendo que uno tuviera algo así).

Por tanto, es cierto que el dinero da un tipo de felicidad, breve y adictivo. Para algunos no parece haber otra felicidad posible, lo cual parecía defender Woody Allen cuando sentenció algo así como: “En efecto, el dinero no da la felicidad, pero (gastarlo) proporciona una sensación tan parecida que es difícil notar la diferencia”. Bueno, a mí me parece que sí se nota la diferencia; la verdadera felicidad sería una sensación de energía y entusiasmo que te permite soñar y avanzar hacia objetivos grandes (nobles, auténticos, genuinos…) y eso no se compra con dinero (aunque por supuesto ayuda si sabes cómo gastarlo).

Mirado así, la mayoría somos unos infelices durante la mayor parte de la vida, si no toda. Quizá ya es hora de cambiar.

Invertir en apostar: ¿una jugada maestra?

¿ruleta rusa?

Los Reyes Magos se juegan el oro, el incienso y la mirra a la ruleta

El juego de azar podría llegar a convertirse en breve plazo en un sector de la economía estratégico en este vilipendiado país llamado España, si prosperan los macroproyectos Eurovegas y Barcelona World, en Madrid y Tarragona respectivamente (sí, Tarragona, es correcto).

Las apuestas de todo tipo (bingos, casinos, máquinas tragaperras, loterías, quinielas, bonolotos, primitivas, poker online, etc.) se han reconocido como un modo eficaz de recaudar y exprimir (aún más) a la clase trabajadora. El Estado mira para otro lado por si accidentalmente asoma la mala conciencia al recordar las miles de personas y familias a las que esta adicción causará sufrimiento, e incluso la ruina económica en muchísimos casos. Pero como hacen también las mafias, no se hacen demasiadas preguntas por el origen de los ingresos si estos son fluidos y constantes.

En este caso, si bien la inmoralidad de estas especiales actividades económicas podrían recordarnos los negocios de la famosa organización siciliana, podemos quedarnos tranquilos; todo resultará perfectamente legal, aunque para ello se modificarán leyes, normativas y disposiciones de todo tipo con tal de adecuar nuestro inflexible país a este nuevo sector estratégico tan dinámico y moderno. Pero no viene ya de aquí: en España son tradicionales ciertos sorteos “extraordinarios” asociados a días tan señalados como el de Navidad o el Niño (Jesús), que mezclan el sentimentalismo navideño con el juego (de azar), como si comprar o regalar un décimo fuera la cosa más noble y cristiana que puede hacerse por estas fechas.

No contentos con esta forma tan “ingeniosa” y cruel de recaudar a costa de la debilidad psicológica de la población, se plantean estos macropelotazos inmobiliarios para construir unos complejos de casinos y salas de máquinas tragaperras (escurabutxaques -escurrebolsillos- en catalán) diseñados bajo unos criterios a medio camino entre campo de concentración, gran centro comercial y parque de atracciones temático. Una forma hábil de coerción que obligue a dejarse el doble o triple de la pasta que los visitantes ingenuamente presupuesten para sus “vacaciones”.

Es muy probable que económicamente (para el conjunto del país o la ciudadanía) resulte -de llevarse a cabo- una inversión tan acertada como lo está siendo el AVE. Sin embargo, igual que en el caso de este moderno tren, la construcción de estos hoteles-casino-complejos repartirá plusvalías entre un selecto grupo de actores económicos, estratégicamente posicionados.

Pero no todo sería tan negativo; también se crearán algunos puestos de trabajo; aunque no de sectores de la alta tecnología ni titulados superiores (sí algún director de casino u hotel) y las mayor parte de los empleados podrían ser “de importación” (como la clientela). Además, los ingeniosos dueños del negocio calculan que los empleados de salas de juegos -como los croupier- podrían percibir buena parte de sus emolumentos directamente de los clientes, en forma de propinas, por lo que no será necesario pagarles demasiado, aunque tampoco cotizarán mucho. Y por si creían que al menos las arcas públicas engordarán un poco a costa de los casinos, recordar que se baraja rebajar el porcentaje aplicado a las apuestas a un tercio o menos del actual.

El tema da para mucho más, pero no quiero abusar ni crearles mala sangre (con la mía ya es suficiente). Además, aún con todo lo esperpéntico del asunto, cabe considerar que las posibilidades de éxito del “negocio” sean tantas como en su día las tuvo el Gran Scala que se planeó en el desierto de los Monegros, en la provincia de Huesca. Por tanto, quizá no debamos preocuparnos tanto. Por si acaso; hagan sus apuestas, señoras y señores.

Pobres y ricos

capitalismo?

El mundo se polariza a toda marcha. Y debido a la globalización, las diferencias no se agravan necesariamente entre países sino también entre ciudadanos de un mismo país.

Es un resultado lógico del juego (del sistema). Un juego cuyas reglas implican concentración, explotación, y crecimiento.

Es fácil reconocer que la concentración de riqueza no favorece la igualdad. Es relativamente fácil reconocer que la explotación intensiva de los recursos (también los humanos) mengua la capacidad de producir riqueza a medio plazo. Pero parece resultar mucho más difícil reconocer que el crecimiento es también un factor de destrucción de riqueza. Porque durante mucho tiempo el crecimiento ha generado riqueza, al menos en los países ricos, que crecían en buena parte a costa del endeudamiento y empobrecimiento real de otros países (y personas).

El crecimiento produjo también que algunos de los países antes pobres ahora lo sean menos -se han desarrollado- y necesiten para prosperar de otros países aún más pobres en los que expandir sus economías, de los que extraer recursos (también humanos); a los que explotar.

En China, donde se ha concentrado la producción de gran parte de los países llamados ricos, ahora necesitan de otros territorios para que su floreciente industria siga prosperando. Y son los países más pobres de Africa los que están empezando a suministrarles alimentos, madera y materias minerales, y en menor medida también mano de obra barata, pues de eso China anda sobrada.

Y a la vez que todo esto sucede, en los países llamados ricos los pobres son cada día más numerosos, aunque como son países tan “ricos”, los ciudadanos pobres lo son incluso contando con empleos cuyo salario es el establecido por ley como mínimo, o incluso superior. Porque es difícil vivir con salarios de país pobre en los “países ricos”. Porque los salarios se están globalizando, pero los costes de vida se mantienen a la altura de la ambición de las grandes empresas, los precios de burbuja y de las necesidades de recaudación de sus endeudadas administraciones. Endeudadas, ¿con quien? ¿con qué fin? No es tan difícil plantear preguntas. Ni contestarlas. Pero hay que estar dispuesto a enfrentar la cruda realidad.

The Social Coin

thesocialcoin_logo

Un grupo de innovadores jóvenes está detrás de un curioso y bonito proyecto al que bautizaron The Social Coin. Se trata de una moneda que sirve para impulsar cadenas de favores, una moneda biodegradable y que tras su uso se planta, pues guarda semillas en su interior. Según la teoría de los seis grados de separación y el posible crecimiento exponencial de los favores, la propia existencia de estas monedas podría mejorar la vida de miles (incluso millones) de personas, además de servir a la reforestación, suponiendo que las semillas sean de especies de árboles autóctonos y la gente se tome la molestia de plantarlas. En la web del proyecto no he encontrado muchos detalles más, quizá para remarcar la simplicidad de la idea. Vale, porque las ideas simples a menudo son más eficaces.

goteosocialcoin_INT

Ni lo sueñes

Si no tienes objetivos honestos nunca serás feliz

Anuncio muy original, visualmente impactante, divertido… en cierto modo; pero comunica ideas horribles: que solo la riqueza extrema te puede hacer feliz, y que ése es el mayor sueño que puede perseguirse… y que alcanzar ese sueño (para ti o para mí) solo es posible jugando. Aunque se olvidan de contar que también hay que ganar una premio importante, lo cual no es nada fácil. De hecho es mucho más probable hacerse rico mediante el trabajo creativo y bien enfocado (que tampoco es tan probable) que jugando a juegos de azar.

Realmente es fácil creer lo que quieren que creas; que somos esclavos del dinero, que sólo el dinero puede redimirnos del aburrimiento y la desidia de una vida triste y gris. Que solo el dinero da brillo, nos aporta entusiasmo, o incluso nos hace parecer más inteligentes. Y el Estado, el mismo que administra los boletos y la suculenta porción que se queda, se ocupa, además, de que así sea. Es decir, se ocupa de diseñar un mundo en el que sin dinero la vida sea cada vez más difícil, incómoda, incluso prácticamente imposible si se vive en un entorno urbano, moderno y tecnológico; todo eso que llaman “avanzado”. Por tanto, parecen aconsejar: trabaja duro para que te sobre un poco de dinero para comprar tu boleto. O bien: fórmate, haz un máster -o un doctorado- … y luego emigra a Alemania para emplearte, pero vuelve por Navidad … y no olvides comprar lotería del Estado.

Pero lo cierto es que los que ganaron su fortuna mediante el azar o una gran herencia no obtuvieron una felicidad muy duradera, tan sólo -y por un par de años- disfrutaron de la euforia del dinero fácil, pero la carencia de una personalidad forjada en el sacrificio y la autodisciplina propia de la ¿mayoría? de los ricos, (bueno, exceptuando a los banqueros, que son “diferentes” y a los ricos herederos, inclasificables) que no suele reflejarse en el cine con la misma frecuencia que otros aspectos más glamurosos de sus vidas, les impide alcanzar la satisfacción del “éxito”, del mismo modo que las vidas de muchos artistas y deportistas de élite son consumidas por un triunfo arrollador para el que no estaban preparados.

Me atrevería a aconsejar que, si te gusta jugar un poco, optes por alguna lotería que destine un mayor porcentaje a una labor social, como es la ONCE o la Cruz Roja, que además no torturan a la gente con su manipuladora publicidad.

Niño Becerra – profeta español de la crisis

Santiago Niño Becerra Singulars

Este es un extracto de algunos de los mejores momentos de la entrevista a Santiago Niño Becerra en el programa “Singulars” de TV3 emitido el miércoles 20 de Marzo.

“El enfoque que hasta ahora se daba a la seguridad de nuestros ahorros ha cambiado. El mundo -los expertos, incluso- no sabían qué pasaba si en un país se bloqueaban las cuentas bancarias y lo que pasó en Argentina resolvió la duda en 2001. Después, no sabían qué pasaría si un banco quebraba y lo descubrieron con Leman Brothers en 2008, no sabían qué pasaba si se rescataba un país y eso lo aprendimos con Grecia, con Portugal y con Irlanda , no sabían qué pasaba si se hacía un finiquito de la deuda de un país y Grecia resolvió esta pregunta en 2011. Y, hasta ahora, no sabían qué pasaba si se intervienen unas cuentas bancarias para decir a la gente: “usted ha de contribuir al rescate de una serie de bancos “, y ahora lo estamos aprendiendo con Chipre“.

“Ante lo que sucede en Chipre, tenemos que empezar a pensar que puede ocurrir que alguien nos diga ‘ustedes deben contribuir a su deuda pública, al pago de su deuda y al rescate de su banca'”.

“El caso de Chipre es un caso muy curioso (…) , directamente les cogeremos el dinero en forma de impuesto y sin intereses’. En el fondo es eso, coger dinero para contribuir a rescatar una banca “.

“La garantía de 100.000 euros es una pura teoría. En España, esta garantía la tiene que cubrir el Fondo de Garantía de Depósitos y, actualmente, no hay nada en el Fondo de Garantía de Depósitos. Es decir, es una garantía puramente teórica “.

“Hasta ahora, los que tenían depósitos en los bancos les decían ‘sus depósitos están seguros hasta 100.000 euros, ningún problema’. Pues ahora no; alguien ha decidido que las personas que tienen dinero en el banco, cuando hay problemas, deben contribuir. Se ha cambiado la legislación, la norma ha cambiado, y hemos entrado dentro de otro marco jurídico “.

“Se ha cambiado, sobre la marcha, la manera de entender una serie de cosas. Quien tiene el poder ha decidido cambiarlas, y se han cambiado. A nadie se le ha preguntado nada, porque nadie pinta nada” .

“Tenemos dos opciones: o aceptamos esto o hacemos una revolución. No hay otra opción. Y como las revoluciones ya no están de moda … al margen de que el Estado tiene unos poderes represivos terribles, evidentemente sólo queda estar de acuerdo y tragártelo. No hay otra vía “.

“Según datos del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, el 10% de las familias estadounidenses pasan hambre. La clase media está desapareciendo. Vamos hacia una sociedad donde un 30% trabajaría muchas horas al día, otro 30% trabajaría en tiempo parcial y en trabajos precarios y otro 30% no trabajaría prácticamente nunca “.

“(…) hay que eliminar un exceso de capacidad bancaria que tenemos, un exceso de capacidad productiva, un exceso de capacidad de consumo. En productos como el automóvil , en el mundo hay un exceso de capacidad productiva del 20%. En el futuro, con un nuevo modelo, iremos hacia un PIB más pequeño y hacia unos estándares de vida más reducidos “.

“Cuando la crisis termine, entre el 2020 y el 2023, en España volveremos a las cifras de PIB que teníamos en 2001, pero con estándares de vida de los años 80. Habrá un retroceso muy importante”.

(…) no hay, ni habrá, demanda de empleo para todas estas personas. hay un exceso de población activa. La única manera de evitar que el índice de paro llegue al 30% es reducir la población activa “.

“En Alemania hay 7,2 millones de personas con “minijobs” que tienen una renta de hasta 400 euros y el estado les paga el alquiler y la luz. Estas personas no están en el paro y por ello Alemania puede decir que tiene una tasa de paro del 5,6%, lo que es absolutamente falsa “.

Para ver más, seguir este enlace.

El dinero es la solución

billetes de 500€Las auténticas soluciones, como las ideas, están conectadas unas con otras y por ello no acaban de funcionar si se abordan por separado. A saber: democracia participativa, desarrollo sin crecimiento (decrecimiento), dinero sin intereses ni inflación, banca sin bancos centrales, tecnología apropiada, … y sobre todo mucha creatividad e innovación estratégica (no innovación financiera) y mucha honestidad. Esto último es con seguridad lo más difícil, pues uno aprende a auto-engañarse con mentiras cada vez más sofisticadas, como hemos visto. O lo que es peor, si cabe, creerse las mentiras institucionales y “oficiales”.  Pero como el asunto que nos ocupa es el dinero, nos centraremos en la solución monetaria.

Tal vez la escasez no esté principalmente “ahí fuera”, como hemos creído durante siglos. ¿No podría ser que el propio sistema monetario que hemos estado usando, hipnotizados, haya ido creando continuamente la escasez que la mayoría teme? ¿Acaso hay un límite para la cantidad de cosas que podemos aprender, para la cantidad de pasión o belleza que podemos generar y disfrutar?¿No se podrían cuidar todos los jardines con el amor y la atención a los detalles puestos en lo tradicionales jardines de té japoneses? ¿ No se podría alentar a todos lo niños proporcionándoles los mejores mentores en el campo que a ellos los hiciera felices? ¿ No podrían todas las calles de las ciudades ser bellas obras de arte? Las limitaciones surgen cuando cambiamos “trabajo” por “empleo”, es decir, cuando necesitamos intercambiar nuestro trabajo por una moneda artificialmente escasa. ¿por qué no diseñar un sistema monetario que opere en función de nosotros, en vez de ser nosotros los que trabajemos para el sistema? Walter Wriston, ex presidente del Citibank, definió el dinero como información,. ¿por qué debería ser escasa la información, en particular en momentos en que la tecnología de la Era de la información se extiende como reguero de pólvora por todo el mundo?

Bernard Lietaer – El Futuro del Dinero

Una excusa dañina

Por Alberto Montiel

Escuchar de Viva Voz

El origen de la crisis, en realidad, no tuvo mucho que ver con las hipotecas subprime, ni con ningún “producto basura” parecido. Es solo que la economía incurre en el mismo error que la medicina, que puede llegar a confundir el primer síntoma con la enfermedad. E insistir en el error de planteamiento.

La economía es, más que una ciencia, una excusa.

Sigue leyendo

El retorno del Euroescéptico

Estos días nos preguntamos sobre el futuro inmediato de la UE y de su moneda, sobre todo al no oír ninguna explicación que disipe mínimamente las muchas dudas que tenemos.

Sencillamente, apostaría a que la UE quebrará en unos pocos años (incluso meses), por lo tanto opino que salir ahora del euro nos aportaría algunas ventajas y nos evitaría más adelante muchos y graves inconvenientes.

¿que por qué? Sigue leyendo

Shaffi Mather: Una nueva forma de combatir la corrupción

Sinopsis TED: haffi Mather explica por qué abandonó su primera carrera para volverse un empresario social, proporcionando transporte salvavidas con su empresa “1298 for Ambulance”. Ahora tiene una nueva idea y planes para comenzar una compañía que combata la creciente corrupción empresarial en el servicio público, eliminando de a un soborno a la vez.

anti-Marketing navideño

Salvemos nuestros bolsillos de la campaña navideña, si aún podemos.

Pincha en el libro para acceder a la página de Consumehastamorir y descargarlo (gratis, como todo aquí) en formato pdf

de Alberto Publicado en Dinero